Reduce el volumen y metros de hotel, viviendas y galería comercial

OHL prevé una merma en la rentabilidad de Canalejas

La cotizada pacta con Four Seasons una prórroga de un año para finalizar el hotel

Acuerda con el Ayuntamiento un nuevo proyecto en Canalejas, que está paralizado por la justicia

OHL prevé una merma en la rentabilidad de Canalejas

Ya hay nueva Operación Canalejas, si el juez lo permite. Ayuntamiento y Comunidad de Madrid, el Colegio de Arquitectos (COAM) y OHL han llegado a un acuerdo sobre cómo será el nuevo complejo, según comunicaron ayer en rueda de prensa conjunta.

Tras la llegada a la alcaldía de Manuela Carmena (Ahora Madrid), el consistorio puso en revisión el proyecto y abrió una mesa de negociación con empresa y Comunidad. Las partes han pactado ahora reducir el volumen de la manzana en su parte más alta para rebajar el impacto visual, lo que ha provocado que la cotizada controlada por Juan Miguel Villar Mir ceda en parte para desbloquear la obra y asuma que la rentabilidad del proyecto será menor.

El acuerdo del nuevo proyecto rebaja el volumen, la altura y retraen las fachadas de la parte superior. De hecho, desaparece la novena planta del edificio. “Reduce el impacto visual. El anterior proyecto resultaba agresivo para el centro de Madrid”, explicó Paloma Sobrini, directora general de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid. “Al retranquear los cuerpos superiores, la situación de invasión se reduce muchísimo. Desde la calle no ves la masa que se te cae encima”, describió.

Afecta a la superficie y rentabilidad

Esto afectará directamente a la superficie disponible del complejo. “Va a haber un impacto en la rentabilidad del proyecto”, reconoció Francisco Meliá, director general de OHL Desarrollos. La cotizada tenía calculada una rentabilidad del 16% para esta obra. De momento, no precisan de cuánto puede ser esa merma.

En proyecto inicial, el futuro complejo diseñado por Estudio Lamela, contaba con alrededor de 50.000 metros cuadrados para el Hotel Four Seasons, una galería comercial y viviendas de lujo. Ahora se rebaja a 47.000 metros.

El número de habitaciones del hotel se reduce también levemente, hasta las 205, igualmente que los apartamentos de lujo, que se calculan en 20 en total, y una galería comercial de 15.000 metros, que también verá reducido su tamaño.

Aún así, los responsables del proyecto aseguraron que no existe una distribución definitiva del espacio. Además, en el acuerdo se ha descartado realizar unas dársenas subterráneas para los autobuses de la EMT, que ahora llegarán hasta la Puerta del Sol.

Retraso de la apertura del hotel de lujo

OHL, además, ha llegado a un acuerdo con Four Seasons para retrasar la entrega de la obra, inicialmente prevista para 2017, y ha acordado un nuevo plazo a finales de 2018 sin que la empresa de Villar Mir sea penalizada por el retraso. “Para Four Seasons el proyecto en Madrid es prioritario, porque no tienen ningún hotel en España”, explicó el directivo de OHL.

La compañía participada por el grupo Villar Mir tiene previsto invertir alrededor de 500 millones de euros en la operación, de los que 268 millones provienen de un crédito sindicado pactado con nueve entidades financieras.

Obra paralizada

En paralelo, el Juzgado 54 de Madrid ha paralizado la obra y, además, la Comisión de Patrimonio de Madrid mantiene todavía abierto el expediente sobre la supuesta destrucción de partes protegidas de algunos edificios de la manzana comprendida entre la Puerta del Sol, y las calles de Alcalá, Sevilla y Carrera de San Jerónimo. Ambos interrogantes tienen como consecuencia el retraso de la obra.

En la actualidad, el promotor ha derribado el interior de los edificios, pero todavía no cuenta con la licencia de edificación.

El responsable de la compañía dijo no saber cómo afectará la paralización dictada por el juez, ya que de momento no se ha comunicado a la empresa. En principio, la cotizada podrá recurrir e incluso pedir que la obra continúe hasta no tener una resolución en firme.

“Agradecemos el esfuerzo de la empresa por reducir su volumen de negocio”, declaró José Manuel Calvo, concejal de Urbanismo. El edil remarcó que su grupo político, Ahora Madrid, no ha llegado a la alcaldía con ánimo de paralizar las grandes operaciones inmobilarias en la ciudad como Distrito Castellana Norte o Campamento. “Este paso es la prueba clara de que no es así. Somos un gobierno responsable y nos reservábamos la posibilidad de evaluar, revisar y analizar el conjunto de intervenciones”, defendió. Lo que se ha incluido ha sido un “proceso de corrección de aspectos discutibles”.

Con expediente y paralizado por el juez

El consistorio de Manuela Carmena también ha querido desligar este acuerdo con OHL del auto de la Justicia y de la decisión administrativa de la propia Comisión de Patrimonio. “Nos hemos encontrado un proyecto con un agujero en una de las principales zonas de Madrid, y hemos llegado a una solución”, aseguró el concejal José Manuel Calvo, para responder por qué han pactado una obra que todavía tiene abierto un expediente administrativo. “El Ayuntamiento cumple y hará cumplir la ley”, añadió.

El juzgado 54 de Madrid ha paralizado la obra para investigar si OHL destruyó indebidamente parte protegidas de las llamadas crujías (la estructura tras la fachada) en unos edificios declarados Bien de Interés Cultural.

La demanda fue presentada por la sociedad R&A Palace Gestión, una empresa que había intentado hacerse previamente con los edificios donde se construye el complejo. Finalmente fue Villar Mir quien se hizo con esa céntrica manzana, por la que pagó 215 millones de euros al Santander. De momento, la obra se paraliza a la espera de la investigación de la Fiscalía.

Paralelamente, se encuentra abierto un expediente administrativo de la Comisión de Patrimonio de Madrid, donde se analiza si el promotor ha destruido esa parte protegida. Una investigación que incluso puede acabar con una sanción, independientemente del acuerdo presentado ayer. Incluso Calvo aseguró que no se darán las licencias si no se cumplen los requisitos.

“En las obras hay errores. Es una obra complejísima”, se justificó el arquitecto Manuel Lamela, responsable del proyecto, aunque aseguró que siempre han trabajado con transparencia ante las autoridades.

Normas