Editorial

Dell+EMC, acuerdo a la americana

La gigantesca operación de compra de EMC por parte de Dell, la mayor adquisición de la historia en el sector tecnológico, es la confirmación de una estrategia de consolidación asumida por el sector en EE UU que marcará su futuro en los próximos años. La informática Dell, tras atravesar diversas vicisitudes de la mano de su creador, ocupa el segundo puesto mundial de servidores, tras HP, y el tercero en PC, tras la china Lenovo y la propia HP. Aparentemente son posiciones de privilegio, pero el futuro da señales claras de que no es así: el mercado de PC dibuja una línea menguante y el crecimiento en el sector tecnológico va a ir inexorablemente ligado a las actividades de big data y al cloud. EMC está especializada en el almacenamiento y gestión de datos y es en ese campo donde Dell busca ahora, mediante una compra valorada en 67.000 millones de dólares (unos 60.000 millones de euros), un rápido crecimiento, especialmente en el campo de las empresas. En la compañía resultante de la operación, Michael Dell se configura como gestor todopoderoso. El fundador del grupo informático, de hecho, controlará junto a los socios que le acompañan el 70% de la sociedad resultante. Con este acuerdo, los gigantes estadounidenses vuelven a marcar el paso tecnológico mundial en una carrera en la que Europa corre el peligro de quedar descolgada.

Normas