En Madrid sube el precio de las rentas solo en las mejores zonas

2016, año de mudanzas para las empresas

La recuperación económica impulsa los traslados y la contratación de más superficie para oficinas

2016, año de mudanzas para las empresas

Tras pasar los años de dura crisis, las empresas comienzan a pensar en crecer y eso tiene una consecuencia en el mundo inmobiliario. Necesitan más espacio y buscan nuevas oficinas después de años de aguantar en lugares con pocas reformas a base de precios más baratos. Por eso, los expertos ven que en los próximos meses se producirán traslados, nueva contratación en alquileres e incluso compras de nuevas sedes.

“Ha llegado el momento para muchas empresas de actualizar sus sedes”, comenta Borja Basa, consejero director general del negocio de empresas de la consultora inmobiliaria de JLL. “Ha habido siete años de muy bajas inversiones en los edificios, así que las compañías piensan ahora si cambian de sede o mejoran las que tienen”, añade.

Durante estos años, las empresas han tenido una actitud de ahorrar costes y han primado la renegociación a la baja de las rentas del alquiler. Por su parte, los propietarios, han aceptado descuentos a cambio de no perder inquilinos, aunque tampoco han realizado grandes obras de adecuación de los espacios.

En el entorno de la Castellana de Madrid, por ejemplo, en 2007 se llegó a superar un alquiler mensual de 40 euros por metro cuadrado. Entre 2012 y 2013 se tocó suelo, con rentas de 25 euros. Los últimos datos de JLL, correspondientes al tercer trimestre del año, sitúan el precio máximo en 26,5 euros, en una leve curva de recuperación. La realidad indica, sin embargo, que ese aumento de rentas no ha llegado a las áreas de la periferia. En Barcelona, igualmente, en lo que va de año, se ha recuperado un 10% para los edificios prime (los mejores en las localizaciones más céntricas) hasta alcanzar los 19,5 euros.

De igual forma ocurre con la superficie alquilada, que en Madrid llegó a los 111.666 metros cuadrados de contratación de oficinas. “Si sigue la tendencia terminaremos este año al nivel de la media histórica anual, en el entorno de los 450.000 metros”, explica José Miguel Setién, responsable del negocio de oficinas de JLL. La previsión pasa porque este año concluya con un 20% más de superficie transaccionada y en 2016 el alza sea en la misma proporción.

“Si antes las empresas veían que el coste del traslado no salía a cuenta y renegociaban las rentas, ahora la situación ha cambiado para muchas compañías”, comenta Setién.

Traslados de sedes corporativas

De hecho, el centro financiero por excelencia de la capital, en el entorno de Azca y de la Castellana, se prevén grandes movimientos en los próximos meses. Por ejemplo, EY negocia trasladarse al edificio Titania de El Corte Inglés en el espacio del calcinado Windsor. Para eso dejará 15.000 metros en su actual ubicación en Torre Picasso, propiedad de Amancio Ortega, fundador de Inditex.

Por su parte, el BBVA también ha salido de su histórica sede en Castellana 81 para mudarse a Las Tablas. GMP ya rehabilita ese rascacielos y busca uno o varios inquilinos.

Igualmente ocurre con Torre Europa, de Infinorsa, tras la salida de KPMG, que se traslada a Torre de Cristal, en los antiguos terrenos de la Ciudad Deportiva. El edificio Ederra, de GMP, también está en rehabilitación y espera en los próximos meses nuevos moradores.

“La previsión es que la contratación de nuevos espacios siga creciendo si la economía también sigue la estela de la recuperación, si no hay ningún elemento político tras las elecciones generales de diciembre que genere inquietud en los planes de las empresas y en la inversión”, apunta Setién.

Incluso se espera que las promociones de nuevas oficinas pueda recuperarse algo. El Popular, por ejemplo, desarrolla su nueva sede en la salida de Madrid por la A-2. Los mismo ocurre con BNP y AXA. Y el BBVA acaba de estrenar La Vela en Las Tablas. “Es un buen momento para comprar en vez de alquilar”, recuerda Basa, debido a la alta liquidez y bajo precio de los inmuebles.

Normas