A propuesta de un banco de inversión

Popular estudia escindir parte de su ladrillo en un ‘banco malo’

Banco Popular está analizando si sacar de su balance miles de millones de euros en activos inmobiliarios creando una sociedad en la que participaría un inversor externo.

Oficina de Banco Popular
Oficina de Banco Popular

En 2012, mientras se gestaba la creación de la sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria (Sareb) Banco Popular fue una de las entidades que apostó por la creación de un banco malo propio.

Aunque el proyecto quedó finalmente apartado, la entidad tiene de nuevo un proyecto similar encima de la mesa, a propuesta de un importante banco de inversión, que le ha invitado a considerar la creación de una sociedad de este tipo.

El invento consistiría en que Popular escinda una importante carga del ladrillo que pesa en sus balances como consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria, para incluirlo en esa nueva sociedad o banco malo, que quedaría mayoritariamente participada por el banco de inversión.

El proyecto, adelantado por El Confidencial, que habla de una carga de 5.000 millones de euros a escindir en este banco malo privado, permitiría a Banco Popular sacar de su balance dicha carga de activos tóxicos.

Normas