El gigante del 'ecommerce' entra en un negocio con rivales tan agresivos como él

Amazon en alimentación: busque, compare y elija oferta

La distribución tradicional tiene en marcha planes para mejorar sus supermercados online

La decisión de compra se construye casi en su totalidad con la variable precio

Una trabajadora de Amazon coloca productos de alimentación en el centro logístico de la compañía en Madrid.
Una trabajadora de Amazon coloca productos de alimentación en el centro logístico de la compañía en Madrid.

"La competencia es siempre buena y de todos los competidores se puede aprender”, dicen desde Mercadona cuando se les pregunta por el desembarco de Amazon en el negocio de la alimentación y los productos de limpieza para el hogar en España. El resto de las grandes cadenas de distribución prefieren no opinar sobre el asunto, pese a que este martes la noticia corría por las sedes centrales de El Corte Inglés, Carrefour, Dia o la propia Mercadona.

“Les damos miedo y no sé por qué, porque somos muy pequeños en España”, dicen desde Amazon. Quizás ello responda a que en España solo el 0,6% de los usuarios compra productos de alimentación por internet, según Nielsen. Y todo, o casi todo, el negocio de la venta online de alimentación en España está por construir, ahora que el consumidor se está transformando por completo con las nuevas tecnologías. Así lo demuestran, por ejemplo, las cifras de Mercadona, donde la compra online en 2014 representó solo un 1% de la facturación de la compañía.

“Por supuesto, a medio plazo pretendemos mejorarlo, y para ello nos estamos preparando con un plan de transformación digital 2012-2018”, dicen desde la empresa presidida por Juan Roig. También Dia, que actualmente solo vende online en Madrid y Málaga (apenas han arrancado en Barcelona), ha anunciado que el próximo martes hará público su plan estratégico para internet. Y El Corte Inglés ha lanzado una nueva app para hacer la compra en su supermercado desde el móvil como si el usuario estuviera paseando por los pasillos de su tienda.

En juego hay un negocio millonario (en 2014, el comercio online de supermercados superó ligeramente los 1.000 millones de euros), y quien se posicione bien llevará mucho ganado.

Suscríbete y ahorra

Amazon ofrece en otros mercados algunas ofertas que pueden dar pistas de por dónde podría ir su apuesta en el futuro también en nuestro país. La firma tiene el servicio Suscribe & Save (Suscribir y ahorrar), que ofrece la posibilidad de hacer pedidos fijos de productos de uso cotidiano como pañales o papel higiénico. Así, Amazon enviará de forma mensual, semanal o anual este pedido, permitiendo un ahorro de hasta un 15% en el precio. El usuario puede dejar la suscripción en cualquier momento o modificarla.

Con todo, Amazon ha introducido su supermercado en España en un momento en el que la decisión de compra se construye casi en su totalidad atendiendo a la variable precio. Las grandes cadenas líderes de la distribución lo saben desde años y lo han sufrido duramente a lo largo de la crisis económica. El enorme desempleo que atenaza la economía española ha traído de la mano dos elementos importantísimos: menos capacidad de compra y más tiempo para comparar precios, abonado con la vuelta masiva de los cupones descuento.

Productos básicos

Hasta tal punto este fenómeno se ha extendido que las ventas de los productos más básicos, los que de verdad provocan el tirón para ir a uno u otro supermercado, la facturación se ha sensibilizado a variaciones de precios de apenas un céntimo. Y esa es la batalla en la actualidad. Por eso sorprende que Amazon salga al mercado con unos precios en productos básicos como la leche o aceite muy por encima de la que ya es su competencia. En el primer caso, ni con la marca blanca Gourmet, que le ha cedido Miquel Alimentació, es capaz de acercarse a lo que cobra la distribución tradicional organizada. Amazon vende el litro de leche de su marca más barata a 0,78 euros, y Mercadona y Dia, por poner un ejemplo, lo hacen a 0,59 y 0,56 euros respectivamente.

Lo mismo ocurre con el aceite. Un cliente de Mercadona paga por un litro de oliva suave 3,35 euros y en Dia 3,29. En Amazon, la marca más barata que puedes encontrar a golpe de ratón cuesta 3,82 euros.

Desde Amazon aseguran que usarán un sistema para monitorizar los precios de la competencia y que intentarán siempre igualarlos o bajarlos. La guerra en el negocio de la distribución de la alimentación online sube de temperatura. Como dijo este martes el director de Amazon en España, François Nuyts, a sus empleados:“Hemos tenido un lanzamiento fantástico, pero recordad que aún es el primer día. Hay mucho por hacer, pero estamos por hacerlo rápido”.

Otros factores de peso

Amazon ha estrenado su supermercado online sin productos frescos ni congelados, algo que los rivales destacan como un punto débil. Pero en la venta online, no solo cuenta el precio o el número de referencias, también el servicio logístico, la exigencia o no de compra mínima o los gastos de envío.

Referencias. Amazon arranca con 10.000 productos, pero promete aumentar en las próximas semanas y meses el número de referencias. De hecho, la compañía sube cada día a su web 40.000 artículos nuevos entre todas las categorías. En este punto, Dia, por ejemplo, tiene más de 4.000 referencia, y el supermercado de El Corte Inglés, 20.000. En el caso de Hipercor, son 15.000 en alimentación y 7.700 en bazar, según datos de las empresas.

Compra mínima. El rey mundial del ecommerce no tiene compra mínima para poder realizar un pedido, aunque sí tiene productos (los denomina productos Plus; una caja de chicles o un tetrabrik, por ejemplo) que para poder comprarlos exige una compra mínima de 19 euros. No obstante, aclara algo interesante: el usuario puede completar esa compra mínima con cualquiera de los 70 millones de artículos (un libro, por ejemplo) que tienen en su web. Los gastos de envío en Amazon son a partir de 2,99 euros, según el plazo de entrega, pero los clientes Premium que pagan una tarifa anual de 19,95 euros, tienen barra libre de envíos y en 24 horas. “Incluso aunque pidan a las 8 de la noche”, dicen.

Mercadona, Dia o El Corte Inglés tampoco tienen compra mínima. En la primera, el coste de llevar a casa la compra, si se hace por internet o teléfono es de 7,21 euros, y si se realiza en la tienda y luego es Mercadona el que la lleva a casa, 4,21. En el caso de Dia, a partir de 50 euros no se pagan gastos de envío y por una cesta de menor importe se abonan 6 euros. En El Corte Inglés, si el cliente paga con la tarjeta de la firma el envío es gratis para compras superiores a 100 euros, y si lo hace con otras tarjetas, ocurre lo mismo pero el importe debe partir de los 120 euros. Se pagaría entre 6 y 8 euros por envío, según la ciudad, si el importe de la compra es menor.

Puntos de entrega. Amazon entrega a domicilio, pero también tiene 5.700 puntos de recogida en toda España, gracias a sus acuerdos con Correos y con pequeñas tiendas de barrio. En Mercadona se puede hacer la compra online desde toda España, siempre que la dirección de entrega esté dentro del área de reparto de uno de sus centros. A cierre de 2014, tenía 1.521 centros. El Corte Inglés entrega a domicilio, pero también ofrece la opción de comprar online y recogerlo con el coche en uno de sus centros, en el departamento indicado o en atención al cliente.

Normas