Reconoce la fidelidad de 800 viajeros con la nueva tarjeta Iberia Plus Infinita

Iberia regala a sus mejores clientes una tarjeta que supera a la Platino

El presidente de Iberia, Luis Gallego, durante la cena en que se repartió la exclusiva tarjeta Infinita Prime.
El presidente de Iberia, Luis Gallego, durante la cena en que se repartió la exclusiva tarjeta Infinita Prime.

Iberia acaba de saldar una deuda contraída año tras año con un exclusivo grupo de 800 clientes que han demostrado la máxima fidelidad. Son sus VIP; algunos han tomado más de 1.000 aviones con la marca Iberia en el fuselaje, o vuelan la increíble cifra de 350.000 millas anuales. Todos ellos llevan al menos 20 años como miembros del programa Iberia Plus y más de la mitad de ese tiempo han tenido la tarjeta Platino en su cartera. Los socios de este selecto club de pasajeros van a recibir para siempre el trato más exclusivo que jamás ha dispensado la aerolínea.

Por ser los más fieles, prácticamente casados con Iberia, la empresa ha decidido no pedirles mayores muestras de implicación entregándoles la tarjeta Infinita e Infinita Prime, con las que Iberia supera la tarjeta Platino que hasta ahora fijaba el techo del programa de fidelización Iberia Plus. Sus portadores no tendrán que acumular millas para mantener la tarjeta, no importará el número de vuelos que cojan, ni la distancia, y tampoco se tendrá en cuenta si eligen Business o viajan en Turista.

Solo 105 personas de seis millones de titulares de una tarjeta Iberia Plus, muchos de ellos altos ejecutivos, han recibido la Platino Prime de manos del presidente de Iberia, Luis Gallego, quien cenó con ellos la semana pasada para agradecerles la confianza.

En Iberia guardan celosamente la identidad de los más habituales en sus aviones y explican que los acreedores de una Infinita no tienen por qué responder necesariamente a la figura de altos cargos de las mayores empresas del país: “Muchos directivos y empleados de pymes tienen su segunda casa en el avión por las necesidades de su negocio”, explican.

105 usuarios han recibido la Infinita Prime en una cena con el presidente de Iberia, Luis Gallego. Otros 700 recibirán su la tarjeta Infinita en los próximos días

Un pequeño escalón por debajo, y aún con posibilidades de promoción, están los 700 clientes que han reunido un mínimo de 125.000 puntos Élite, quienes irán recibiendo en los próximos días sus tarjetas Iberia Plus Infinita. La diferencia respecto a los anteriores es que no llegan a los 200.000 puntos Élite.

Cena en honor a los viajeros

“La Infinita Prime es una tarjeta vitalicia que os pertenece porque os la habéis ganado, porque nos habéis ganado. A partir de hoy no tendréis que demostrarnos nada. A partir de hoy, y para siempre, ¡hasta el infinito!, vamos a ser nosotros los que os vamos a demostrar nuestra fidelidad con el reconocimiento, la atención y los servicios que merecéis tras miles de kilómetros a nuestro lado”, dijo el presidente de Iberia en la citada cena ofrecida en honor a los que han sido reconocidos como viajeros ideales para la compañía.

El premio incluye ventajas como tarjetas Oro para acompañantes, la facturación en mostradores Business, upgrades gratuitos, acceso a salas VIP y el Fast Track hasta para cuatro personas que viajen con el titular.

La iniciativa Infinita llega en plena revolución de la estrategia comercial de Iberia y cuando en el sector aéreo no cesa la presión de las low cost. Las firmas tradicionales tratan de atraer demanda rebajando precios a base de reducir costes, pero no se les perdona que relajen la atención, que es lo que demandan quienes más tiempo pasan en aeropuertos y aviones.

La complicada fórmula del éxito, e incluso la supervivencia, pasa por la formación del personal, acuerdos laborales e inversión en flota, al tiempo que se busca la mayor eficiencia operativa para reducir los tiempos de espera y hacer lo más llevadero posible la estancia en las terminales.

Un paso más en la ofensiva comercial

Iberia regala a sus mejores clientes una tarjeta que supera a la Platino

La nueva Iberia tiene entre sus cuatro pilares estratégicos un cambio de cultura que implica mayor innovación y, ante todo, poner al cliente en el centro. Las otras claves que suelen repetir Luis Gallego y sus directivos son la mejora en la gestión de ingresos; la búsqueda de una mejor posición competitiva, y la evolución hacia un modelo de compañía más flexible, dejando atrás los vicios de la empresa pública que fue.

La oferta comercial no deja de moverse y adaptarse a la demanda. El último ejemplo es el del descuento de un 10% en los billetes adquiridos entre ayer domingo y hoy lunes para celebrar el día mundial del turismo.

Antes ha habido ofertas masivas de asientos baratos, la subasta de vuelos a los destinos más demandados, la apertura o recuperación de rutas, y están en estudio nuevos mercados en África y Asia.

Normas
Entra en El País para participar