Se trata de un combinación entre una red terrestre y un satélite
Pronto será posible disponer de conexión a Internet en los vuelos europeos

Pronto será posible disponer de conexión a Internet en los vuelos europeos

Aunque disponer de conexión WiFi durante los desplazamientos en avión es bastante común ya en Estados Unidos, en Europa es aún muy difícil de conseguir. Pero esto podría cambiar dentro de poco gracias a la alianza que Deutsche Telekom e Inmarsat han anunciado hoy mismo y con la que los viajeros en Europa podrían hacer uso de conexión a Internet durante el vuelo.

Se trata de una innovadora red combinada y basada en LTE en la que están trabajando conjuntamente estas dos compañías con el objetivo de desarrollar la Red Europea de Aviación, la cual, combinaría a la perfección la conectividad a través de un nuevo satélite Inmarsat S-banda con una red terrestre basada en LTE desarrollada y gestionada por Deutsche Telekom.

Entre esta alianza de compañías, Lufthansa será la primera aerolínea en aprovecharse de este nuevo servicio desde el cielo y se estima que a principios del verano de 2016 cuente en todos sus vuelos europeos con un servicio de banda ancha con el que los pasajeros podrán permanecer conectados a Internet durante su vuelo.

Estas plataformas de conectividad desarrolladas por Deutsche Telekom e Inmarsat han sido diseñadas específicamente para satisfacer las crecientes necesidades de los pasajeros que viajan por Europa y proporcionar una solución a largo plazo de la falta de conectividad en el espacio aéreo, asegurando una velocidad WIFI, capacidad y cobertura propia a la de un servicio similar en la tierra, es decir, poder disfrutar de una conexión de calidad mientras se va a bordo de un avión.

El proyecto combina una nueva red de banda ancha móvil terrestre de gran alcance, aproximadamente 300 sitios LTE, que estará desarrollada y gestionada por Deutsche Telekom, y donde cada sitio LTE será capaz de ofrecer un alcance de más de 80 km mientras que los sitios LTE convencionales tiene un alcance máximo de 10 km. Una vez que el avión alcance los 10.000 pies de altura, la red terrestre se combinará con el satélite de Inmarsat en donde la conmutación entre satélite y red terrestre será gestionada automáticamente por los sistema incluidos en la cabina del avión para no crear ningún tipo de interferencia con el servicio que se prestará a bordo.

Normas