La firma brasileña nació en 1962

¿Por qué todo el mundo lleva Havaianas?

¿Por qué todo el mundo lleva Havaianas?

En 1962, el mundo está alerta ante la crisis de los misiles entre Estados Unidos, la Unión Soviética y Cuba. Es el año en el que España solicita por vez primera la entrada en el Mercado Común Europeo, al mismo tiempo que el Ministerio de Trabajo equipara los derechos laborales de la mujer y el hombre. Se celebra el mundial de fútbol en Chile que gana Brasil. Y es precisamente en este país, y en ese momento, donde se está concibiendo el que será considerado el calzado más informal del mundo, con suela de goma y unas tiras con forma de tirachinas.

Este simple concepto de sandalias fue el comienzo de Havaianas (en homenaje a Hawai y a ese espíritu de playa y disfrute), una historia empresarial, que refleja un estilo de vida de color y de las buenas vibraciones que transmite el pueblo brasileño.

Las Havaianas están inspiradas en el modelo de sandalia zori japonés, del que aún hoy más de medio siglo más tarde, guardan como homenaje una suela con textura de granos de arroz. Los primeros modelos fueron una auténtica revolución para los pies de los brasileños, que han adoptado este tipo de chanclas como calzado oficial. Desde el comienzo, las clases trabajadoras brasileñas abrazaron este producto, de suela bicolor (azul y blanca) y tiras azules a juego, por su comodidad, durabilidad y accesibilidad. Nacía el calzado del pueblo.

Más de 300 colores

¿Por qué todo el mundo lleva Havaianas?

La competencia no tardó en aparecer y Havaianas vivió serios aprietos a los que tuvo que reaccionar de manera implacable. En los años noventa tuvo que relanzar la marca y convertirla en objeto de deseo. Empezaron a fabricarse modelos y colores, llegando a 300 distintos (por no hablar de las opciones de personalización que ofrece un producto tan simple, como agregarle una pieza de bisutería de Swarovski a las tiras o que cada uno le ponga su propia suela).

La idea del make you own havaianas ha funcionado Desde entonces sus ventas han crecido a un ritmo de casi dos dígitos. A pesar de que la mayor parte de la clientela se encuentra en Brasil, gran parte de los ingresos proceden en estos momentos de fuera del país.

Esta historia se fragua en la Fábrica Brasileña de Alpargatas y Calzados, fundada en 1907 por el escocés Robert Fraser y un grupo empresarial inglés, que más tarde pasará a denominarse São Paulo Alpargatas Company, grupo empresarial que hoy cuenta con distintas marcas como Timberland, Osklen o Topper.

Poco a poco, y por casualidad, la chancla fue evolucionando. Una tirada completa de flip-flops originales, que debían fabricarse en su color tradicional, el azul, terminó saliendo en verde debido a un problema técnico. Lo que se suponía que iba a ser un desastre, en realidad fue el comienzo de una nueva etapa. El nuevo color tuvo una gran acogida, de manera que la marca comenzó a diseñar la misma sandalia de siempre pero con las tiras en distintas tonalidades: amarillo, verde, rojo y negro. El color comienza aquí a convertirse en un factor importante para los consumidores de Havaianas.

En los años 70, la marca se encontraba, ya no solo en los pies de miles de brasileños, sino que alcanzaba sus corazones. En esta década comenzaron a aparecer las primeras imitaciones, por lo que la firma respondió con su famoso eslogan Havaianas, las legítimas. Esta frase se unió a otra que también forma parte de la historia de esta marca: “No se deforman, las tiras no se desprenden y no huelen”.

Una década más tarde, en los 80, aún con solo cuatro colores del mismo modelo original, las Havaianas eran cada vez más populares entre clases humildes. A pesar de que se vendían en lugares con poca visibilidad, en bolsas de plástico y junto a los productos de limpieza, eran todo un best seller. Habían conseguido tal arraigo, que llegó a considerarse producto de primera necesidad por el gobierno, quien empezó a supervisar su precio, igual que hacía con otros productos como el arroz, para mantener la inflación bajo control. Hay cosas de las que puede prescindir un brasileño, jamás de sus chanclas.

Había enamorado a la clase trabajadora de Brasil, y el siguiente reto en los años 90 fue conquistar a la clase media. Ante esta situación, se siguió innovando para revitalizar la imagen pública de la marca, buscando la diferenciación en las sandalias. Comenzaron a dar la vuelta a la suela dejando la parte de color boca arriba. Esto pronto se convirtió en una fuerte tendencia que derivó en 1994 al nacimiento de la línea top.

Otro gran descubrimiento fue que, pese a su posicionamiento humilde y sencillo, cierta parte de la clase alta brasileña amaba este calzado y lo usaba como símbolo de autenticidad. Se trata de una marca percibida como honesta, verdadera y sincera, pero además había dejado de ser una simple chancla de goma para convertirse en un símbolo del estilo de vida casual y chic.

Con el nuevo siglo, Havaianas se convierte en un fenómeno mundial:todo aquel que visita Brasil se va con un par en la maleta. En 2007 abre delegación en Estados Unidos, y un año más tarde la firma llega a Europa. Hoy día, medio mundo viste de color sus pies, ya que está presente en 85 países y de las que se venden en todo el mundo 206 millones de unidades, que se fabrican en Campina Grande, al noroeste de Brasil..

Cronología

1962. La Fábrica Brasileña de Alpargatas y Calzados, fundada en 1907 por el escocés Robert Fraser, crea el concepto de sandalias en color azul y blanco, con suela de goma y tiras en forma de tirachinas. Están inspiradas en el calzado zori japonés. Nace Havaianas.

1970. Forma parte de la indumentaria de miles de brasileños. Se convierte en el calzado del pueblo. Las chanclas se venden en los supermercados. En esta década comienzan a aparecer las primeras imitaciones. Havaianas sale al paso con una campaña defendiendo su autenticidad. Comienzan a fabricarse, por casualidad, en otro color, el verde, que se convierte en todo un éxito.

1980. Todavía se fabrican en cuatro colores del mismo modelo original, con suela con textura de grano de arroz, siguiendo la inspiración japonesa. Comienzan a ser un best seller, a pesar de que son vendidas en lugares con poca visibilidad comercial, como supermercados.

1990. En esta década, la firma se marca el reto de conquistar no solo a la clase trabajadora sino a la clase media. De esta manera, en 1994, lanzan la línea top, una de las grandes innovaciones de este producto en 32 años. La clase alta brasileña la adopta como un símbolo de autenticidad.

Porque se trata de una marca que es percibida como honesta, verdadera y sincera, pero además transmite alegría.

En esta década, la agencia AlmapBBDO comienza a diseñar creativas e irreverentes campañas de publicidad, que consiguen trasladar la marca a un universo de color, buenas vibraciones, arte y optimismo.

2000. Havaianas es un fenómeno mundial. Todo aquel que viaja a Brasil se va con al menos un par de estas divertidas chanclas. Es el momento de expandirse. En 2008 se inaugura Havaianas Space, un espacio de 300 metros cuadrados en una de las calles más exclusivas del mundo, Óscar Freire, en Sao Paulo. En 2010, la marca llega a Europa, donde abre su primera tienda en Barcelona. La historia de esta chancla sigue escribiéndose.

Normas