El complejo, de 18.0000 metros cuadrados, es una fábrica de empresas y empresarios

Roig convierte Valencia en un polo para emprendedores

 El presidente de Mercadona, Juan Roig (cuarto por la derecha, de pie), junto a autoridades en la inauguración del polo de emprendimiento.
El presidente de Mercadona, Juan Roig (cuarto por la derecha, de pie), junto a autoridades en la inauguración del polo de emprendimiento.

Los emprendedores españoles siguen de enhorabuena. Si el pasado 22 de junio fue Google quien inauguró a bombo y platillo su campus de emprendimiento en Madrid, hoy ha sido el empresario Juan Roig, dueño de Mercadona, quien ha anunciado lo que califica como “el mayor polo emprendedor del Mediterráneo”. Roig ha transformado las bases de los equipos de vela de la Copa del América, situadas en la marina de Valencia, en un complejo emprendedor que aúna la sede de la Escuela de Empresarios EDEM, la incubadora de empresas Lanzadera y su empresa de inversiones Angels. Se trata de otra potente iniciativa para ayudar a impulsar la creación de startups en España, y donde la comunidad emprendedora encontrará muchas de las cosas que precisa para empezar y hacer prosperar sus ideas: formación y asesoramiento, aceleración e inversión.

La iniciativa, impulsada a título personal y con capital privado de Roig, pretende generar “un ecosistema emprendedor único” que acogerá a más de 1.000 personas. Se espera que en 2017 haya impulsado ya la creación de más de 200 empresas, ha explicado el empresario.

En la construcción del complejo –bautizado como la “Marina de Empresas”– se ha invertido 30 millones de euros y más de 500 personas de toda España, entre estudiantes universitarios y emprendedores, se encuentran actualmente en sus instalaciones.

En su discurso de inauguración, Roig ha afirmado que el complejo es una fábrica de empresas, empresarios y directivos a los que se ayudará a “navegar en mar abierto sin hundirse”, ha informado. Este ha añadido apeló a la ética, la honestidad y la responsabilidad de los empresarios y al inconformismo de los emprendedores, que deben “nadar contra corriente y asumir riesgos para convertirse desde pequeños barcos a transatlánticos”.

"Hay que invertir (...) y hay que pagar impuestos"

La iniciativa impulsada por Roig aspira “a hacer algo único en España: una fábrica de empresas y de ejecutivos”, según destacó. El directivo animó a invertir en el desarrollo de empresas. “Hay gente que se cree que cuando te vas al otro mundo te llevas el dinero que tienes; lo mejor es invertirlo, cada uno lo que tiene”, subrayó.

Roig, que también dijo que no quiere que la falta de recursos económicos sea un problema para convertirse en empresario si hay una buena idea, defendió que “hay que ganar dinero, pero respetando los valores constantemente. Y hay que contribuir a la sociedad, entre muchas otras cosas, con el pago de impuestos”, resaltó el empresario, que espera que su nuevo proyecto contribuya a impulsar la ciudad de Valencia.

Espíritu global

El polo emprendedor, “creado con un espíritu global”, según han destacado, cuenta con una superficie aproximada de 18.000 metros cuadrados construidos, de los cuales 9.000 están ocupados por la escuela de negocios EDEM, fundación cuyo patronato está formado por más de 25 empresas destacadas de la Comunidad Valenciana. En los otros 9.000 metros cuadrados se ubican Lanzadera (la aceleradora de startups impulsada también por el empresario valenciano) y su empresa de inversiones (capital semilla) Angels.

Roig ha estado acompañado en la inauguración por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig;el alcalde de Valencia, Juan Ribó, y el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, en un acto al que han asistido más de 200 destacados empresarios y directivos, entre ellos José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia; Antonio Catalán, presidente de AC Hotels By Marriott; Javier Campo, presidente del Grupo Cortefiel; María José Soriano, consejera delegada de Porcelanosa, y Adolfo Utor, presidente de Baleària.

En su discurso, Roig ha destacado igualmente que con este polo empresarial hace realidad uno de sus sueños “que es ayudar a otros emprendedores a que consigan los suyos”. Así, ha añadido que el ha “recibido mucho” de su familia, de la empresa que preside y “de la sociedad”, por lo que aseguró que quiere “devolver” a la sociedad y a las empresas lo que éstas le han dado a él. “Queremos impulsar a empresas, empresarios y ejecutivos para crear entre todos una cultura empresarial cada vez más amplia, más sólida y más ejemplar; porque la iniciativa empresarial es clave para la prosperidad de nuestro país”, ha insistido.

La iniciativa pretende inculcar a los empresarios lecciones como las que le han hecho triunfar. “Nos salen dos lecciones importantes. Primero hay que dar, y después recibir, y si recibes tienes que devolver, sin preguntar si hay otros que lo están devolviendo”, ha desracado. El empresario ha insistido igualmente en la importancia de fomentar valores como el esfuerzo, la honestidad, la persistencia y la ética, “atributos todos clave para cualquier emprendedor o empresario”. Asimismo, ha reconocido que en la puesta en marcha de las tres iniciativas que engloba el Polo ha cosechado tanto aciertos como errores y “que saber afrontar estos últimos y aprender de ellos es clave para consolidar cualquier proyecto como la propia Marina de Empresas”.

Normas
Entra en El País para participar