Mi Currículum

Juan José Almagro, un humanista de la empresa

El currículum de Almagro destaca por haber dado valor, en una empresa como Mapfre, a lo que hoy conocemos como responsabilidad social corporativa.

Juan José Almagro, un humanista de la empresa

Es uno de esos casos, cada vez menos frecuentes, de empleados que se mantienen fieles a su empresa durante toda su vida profesional. Juan José Almagro (Úbeda, Jaén, 1949), empezó a trabajar en Mapfre en 1972, y allí se mantuvo durante cerca de 40 años, la mayor parte desde cargos de responsabilidad directiva. Aunque no le faltaron opciones: “Tuve ofertas, de algún banco de los importantes de España. Pero nunca quise irme”.

El currículum de Almagro destaca por haber dado valor, en una empresa como Mapfre, a lo que hoy conocemos como responsabilidad social corporativa, en unos años en los que esta práctica, que dota a la compañía de un sentido y un compromiso con sus trabajadores y con la sociedad, era minoritaria y, en todo caso, anecdótica dentro de su filosofía. Licenciado en Derecho y primer doctor en Ciencias del Trabajo en España por la Universidad de Cádiz, defiende el situar al empleado, es decir, a la persona, en el centro de las preocupaciones de una corporación, y también señala su responsabilidad con la formación de sus trabajadores:“La empresa debe tener la obligación de formar a su gente. La educación es un factor fundamental”.

Entre sus reconocimientos, se encuentra el Premio al Desarrollo y Fomento de los Recursos Laborales y los Recursos Humanos de la Universidad de Granada, en 2012; o ser reconocido como ciudadano honorario por el Senado de la provincia de Mendoza (Argentina) en 2009. Ha escrito una decena de libros sobre responsabilidad social y gestión de personas, e impartido más de 500 conferencias. Y asegura que no piensa dejar de hacerlo.

Estuvo durante casi 40 años, toda su carrera, ligado a Mapfre

PASADO

La formación de Almagro se enfocó al Derecho, carrera de la que se licenció por la Universidad de Sevilla, para después realizar un doctorado en Ciencias del Trabajo, en el que explicó un modelo integral de responsabilidad social aplicable a las empresas, algo que definió posteriormente su carrera profesional, siempre ligada a Mapfre. “Vi un anuncio en el periódico en el que se reclamaba gente para la delegación de Sevilla”. Era el año 1972: “Empecé como abogado en ejercicio, y pasé también por Salamanca y Albacete”, relata. Solo con 25 años ya asumió responsabilidades directivas, como director de la delegación de Granada. “Hernando de Larramendi (entonces presidente de Mapfre) me preguntó si tenía miedo. Yo le dije que con 25 años no podía tener miedo”.

Reconoce que, en aquella época, era más osado en la toma de decisiones, algo que fue perfeccionado con el paso de los años. Pasó a ser director técnico comercial en Madrid, y en 1985 fue nombrado secretario general de Mapfre Seguros Generales, y accedió a su comisión ejecutiva. Y es que su crecimiento profesional fue de la mano del de la compañía, hasta llegar a su dimensión actual:“Fue una fortuna inmensa vivir la expansión de Mapfre. Además, ir asumiendo nuevas y mayores responsabilidades no me empequeñecía”.

En 1996 pasa a ser presidente de la unidad de recursos humanos del grupo Mapfre, con el objetivo de modernizar todo lo relacionado con la gestión de personas. “Siempre he estado vinculado a temas que me preocupan, y toda la vida he escrito sobre esto. Será fruto de haber nacido en Úbeda. Allí se le da mucha importancia a las personas, y yo se la doy”. Para Almagro, “la responsabilidad social es el compromiso de todos: familias, personas... Y de las empresas, que tienen el poder de transformar la sociedad. A muchas les da miedo. El directivo debe ser honesto, ejemplar, y que la gente que trabaja con él sea escuchada. Las compañías no pueden ser tan piramidales”. En 2002 le nombran director general de comunicación y responsabilidad social, cargo que desempeñó hasta su prejubilación en 2010.

Siempre he estado vinculado a temas que me preocupan, y toda la vida he escrito sobre responsabilidad social corporativa.

PRESENTE

Almagro tiene varios frentes abiertos, desde los que continúa con su trayectoria profesional. Uno de ellos es la vicepresidencia de Unicef Comité Español desde 2014. “Me llamó Carmelo Angulo, el presidente, y me propuso ayudar. Creo que puedo aportar una experiencia y una forma de hacer las cosas”. Sigue ligado a la empresa de su vida, formando parte de los consejos de administración de Mapfre Global y Mapfre América, pero reconoce que “lo que más gozo me produce en la actualidad es la universidad”. Ha dado clases en el Instituto de Empresa y en la Universidad San Pablo CEU, es profesor honorario de la Universidad Complutense de Madrid y actualmente es coordinador y docente en el máster de Responsabilidad Social Corporativa de la Universidad de Alcalá, donde también es presidente del consejo de la Cátedra de Responsabilidad Social Corporativa. “Me gusta, pero no porque tenga mucho que enseñar, sino por el hecho de compartir unos valores con gente más joven que yo, a partir del ejemplo y la coherencia”.

Afirma que esta es una faceta que siempre le llamó la atención, y que alimentó en sus primeras clases en el Instituto de Empresa. “El objetivo es tratar de ayudar y proponer soluciones para ir hacia un mundo mejor”. También es conocida su faceta como conferenciante, Ha participado en más de 500 charlas, tanto en España como en Latinoamérica: “Voy donde me llaman y donde creo que puedo aportar algo”, pero reconoce sentirse más cómodo escribiendo, “algo que me satisface mucho”. Desde hace 10 años es una firma habitual en las páginas de opinión de CincoDías, único periódico en el que colabora.

FUTURO

No tiene previsto retirarse, ni siquiera dejar alguna de las funciones que le ocupan. “Probablemente no me voy a jubilar. Voy a seguir escribiendo de todo aquello en lo que creo. Mientras pueda tener un lápiz y un papel a mano, siempre voy a seguir haciéndolo”. No solo eso, sino que también maneja algún que otro nuevo proyecto: “Estoy preparando un libro sobre la corrupción y la desigualdad, y voy a seguir impartiendo conferencias allí donde me llamen, y afortunadamente me llaman cada vez más”.

Por supuesto, también prevé continuar con su papel en la vicepresidencia de Unicef en España, “ayudando a los niños de España y de todo el mundo”, y con su labor docente en la universidad, además de seguir de cerca las evoluciones de su Betis del alma:“Un sentimiento que no tiene que ver con el fútbol: es una filosofía de vida”.



Normas