La bajada sería de 350 millones frente a los 18 de Carmena

Aguirre tantea al PSOE para elevar al 28% la rebaja del IBI en Madrid

El recorte medio por contribuyente sería de 250 euros

La merma de ingresos se cubriría con la mitad del superávit fiscal

La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre.
La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre.

La oposición está cocinando el que puede ser el primer revés a la política económica de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que gobierna en minoría (20 concejales) frente al resto de grupos que suman 37 concejales: 21 del PP, 9 del PSOE y 7 de Ciudadanos. Si los tres partidos unen sus fuerzas pueden tumbar cualquier propuesta de la alcaldesa y forzarla a aceptar la que consensúen. Algo que puede suceder en las próximas semanas si sale adelante el pacto entre PP, PSOE y Ciudadanos para tumbar la propuesta fiscal presentada la pasada semana  por el concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Carlos Sánchez Mato.

En ella se establecía una bajada del recibo del IBI para 1,4 millones de contribuyentes, con una merma de recaudación de 18 millones de euros, que se vería compensada con la creación de una nueva tasa para grandes generadores de residuos (sin especificar si serían grandes superficies, industrias u hoteles, entre otros) e incrementos en el IAE (Impuesto de Actividades Económicas) y en el ICIO (Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras), que aportarían unos ingresos adicionales de 50 millones de euros.

Hacienda tendría que dar el visto bueno a que dedique 500 millones de superávit para compensar bajadas fiscales

Un esquema rechazado por el grupo municipal del PP en Madrid, que a través de su portavoz adjunto, Íñigo Henríquez de Luna, presentó una propuesta alternativa. "Los madrileños se merecen una bajada real de impuestos y no por la vía del tarifazo. Lo que no puede hacer es una bajada simbólica del IBI y luego elevar la presión fiscal", apuntó durante la presentación. La propuesta del PP establece una bajada de tipos (del 0,548% al 0,4% del valor catastral), lo que supone, según sus cálculos, una rebaja de 346 millones de euros (el 27% de los ingresos obtenidos por este tributo). La bajada media por contribuyente sería de 250 euros. "Una inyección económica para que los madrileños puedan gastarlo en lo que ellos quieran", remarcó. Una bajada del IBI que se vería acompañada de nuevas exenciones en el impuesto que grava las plusvalías municipales y que aportarían otros 156 millones a los madrileños. En total, una rebaja de 500 millones de euros que no se verían compensados por nuevos tributos, sino con el uso de la mitad del superávit fiscal que tiene el ayuntamiento.

La propuesta del PP no pasaría de ser otra más en la vida parlamentaria del Ayuntamiento de Madrid si no fuera porque cuenta, según fuentes populares, con el apoyo explícito de Ciudadanos y podría tener el aval de los socialistas. De hecho esas mismas fuentes se remiten al pleno municipal del pasado 22 de julio, en el que el PSOE presentó una propuesta para bajar el IBI, que contó con el apoyo de PP y Ciudadanos, y el rechazo de Ahora Madrid. La unidad de la oposición es la que, según el PP, ha llevado al equipo municipal a presentar una propuesta descafeinada de rebaja que en ningún caso conforma ni a populares, ni a socialistas ni a Ciudadanos. Todos coinciden en que es necesario bajar el IBI, pero mantienen diferencias en cuanto al reparto de la carga (los socialistas están a favor de elevar las ayudas y las bonificaciones para familias con ingresos reducidos) y en cuanto al catalizador de la propuesta. En julio fue Antonio Miguel Carmona, que ahora ya no es portavoz socialista, y ahora la que busca el apoyo de la oposición es Esperanza Aguirre.

Si finalmente sale adelante este pacto, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, también tiene la última palabra. Madrid es el ayuntamiento más endeudado de España, con 5.637 millones de euros en el segundo trimestre de 2015. Este elevado nivel de deuda obligó a la corporación presidida en la anterior legislatura por Ana Botella a presentar un plan económico financiero para reequilibrar sus cuentas. Fuentes populares consideran que no habrá problemas para que Hacienda de el visto bueno a esa medida, "ya que cumplimos escrupulosamente el plan de reequilibrio y contamos con un excedente para hacer frente a esa medida".

Tarifa cero a emprendedores y tarifa plana a empresas

La propuesta fiscal presentada por el PP no solo se centra en rebajas de impuestos, sino que también apuesta por el establecimiento de exenciones y reducciones para la actividad productiva. Ya en la anterior etapa de Ana Botella, el programa económico del consistorio priorizaba los incentivos fiscales y económicos para atraer empresas y evitar fugas a otras comunidades o países.

En el nuevo paquete se establece una tarifa cero de impuestos municipales para las nuevas empresas que se establezcan en la capital durante los dos próximos años. “No pagarán impuestos y si además durante los siguientes tres ejercicios no han entrado en beneficios, esa tarifa cero se mantendrá durante los cinco años”, apuntó el portavoz adjunto, Íñigo Henríquez de Luna.

La segunda propuesta se centra en la creación de una tarifa plana para el aparcamiento de empresarios y autónomos. Un proyecto que aún tiene que consensuar con el resto de grupos municipales y que trata de abaratar la factura a la que tienen que hacer frente los profesionales para aparcar en el centro de Madrid, donde es obligatorio el pago de los parquímetros. “De esta forma podrán estacionar sus vehículos industriales sin límite de tiempo en todo el ámbito municipal afectado por el servicio de estacionamiento regulado”, apuntó.

Entre los incentivos al empleo y la actividad en Madrid, los populares también han incluido una bonificación adicional en el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO). Actualmente este beneficio fiscal se encuentra en un 95% y el objetivo es aproximarlo aún más al 100% para aquellas obras que realicen empresarios y particulares.

Normas