Busca encaje para el consejero delegado de Testa

Merlin capta talento financiero de Sacyr junto a los activos de Testa

La socimi más activa del momento apenas emplea a 20 personas

Entre sus consejeros independientes ya está Ana de Pro, antigua ejecutiva de Sacyr

Fernando Lacadena, ex director financiero de Sacyr y actual consejero delegado de Testa, junto al presidente del grupo Sacyr, Manuel Manrique, en una imagen de archivo.  Juan Lázaro
Fernando Lacadena, ex director financiero de Sacyr y actual consejero delegado de Testa, junto al presidente del grupo Sacyr, Manuel Manrique, en una imagen de archivo. / Juan Lázaro

Ha tenido las puertas abiertas de Sacyr, en la que podría haber seguido como alto cargo, pero el destino de Fernando Lacadena vira hacia Merlin Properties, según fuentes cercanas al ejecutivo. Reconocido como uno de los directores financieros más solventes del Ibex, se espera su salto del grupo de infraestructuras a la socimi integrado en el equipo de la patrimonialista Testa, de la que es consejero delegado y desde la que ha pilotado la importante desinversión de Sacyr.

Desde que la pujante Merlin se lanzara a por Testa, el primer ejecutivo de la primera, Ismael Clemente, ha venido manifestando que contaba con el equipo de la absorbida para ampliar la modesta plantilla de su empresa, en gran parte formada por ex directivos del fondo RREEF que participaron en destacadas operaciones inmobiliarias. “En Merlin apenas son una veintena, incluidos dos administrativos, para gestionar activos por más de 5.000 millones. Los refuerzos que vienen de Testa tendrán fácil acomodo”, explicaba una fuente familiarizada con el exponencial crecimiento de la nueva propietaria de Testa.

Quedaba la duda de si Sacyr dejaría marchar a una de sus figuras. Y es que Lacadena tuvo un papel decisivo tanto en la etapa en que mandaba Luis del Rivero como en la posterior de Manuel Manrique, a la hora de lanzar importantes desinversiones como la de Itínere, capear los problemas financieros surgidos en el proyecto de ampliación del Canal de Panamá, desprenderse del voluminoso pasivo de Vallehermoso o ganarse la confianza de los numerosos acreedores para que la constructora pudiera mantenerse como inversor de referencia en Repsol, entre otras muchas vicisitudes que ha vivido Sacyr en los últimos años.

Plaza cubierta

Cuando en diciembre Sacyr confió a Lacadena la gestión de Testa, cubrió el puesto de director de Finanzas con Juan Gortázar, quien llegaba con una trayectoria de 20 años en la banca. Deutsche Bank, JP Morgan, BBVA y The Royal Bank of Scotland han sido sus empresas previamente.

También habitual en la interlocución con los analistas de Bolsa, la carrera de este financiero, forjado durante años en Arthur Andersen, posteriormente en la dirección económica de Dragados y en distintos puestos en Sacyr, dio un giro meses atrás cuando su empresa desde 2005 le confió la dirección de Testa y, con ello, los mandos de la operación de venta. Todo un traspaso valorado en más de 3.000 millones, y que a la postre se ha mostrado fundamental para el futuro del grupo. La liquidez captada le servirá a Sacyr para lanzar nuevas actividades como la de construcción industrial y ampliar su mapa de oportunidades de los negocios de Construcción y Concesiones. Además, recorta deuda en 1.600 millones y espera recuperar el nivel de ebitda de 2014 ya en el cierre de 2016. La “joya de la corona”, que solía decir el presidente Manrique, está ahora en el joyero de Merlin.

En esta última a Lacadena le espera una antigua conocida y colaboradora, Ana de Pro, quien dirige actualmente el área financiera de Amadeus y ocupa un sillón de consejera independiente en la firma de inversión inmobiliaria.

Ambos coincidieron entre 1990 y 1994 en Arthur Andersen, cuando la ejecutiva empezaba a lanzar su carrera como auditora y Lacadena era ya un consolidado manager de la firma de servicios corporativos, en la que se especializó en el sector de la construcción. Los dos dejaron esa casa en 1994, la primera con destino Metrovacesa, en la que desempeñó el papel de subdirectora general y directora financiera, mientras el segundo fichaba por Dragados Servicios y Concesiones. Posteriormente hicieron tándem en Sacyr, como directora general corporativa ella y como director financiero él.

Merlin reunirá, por tanto, a dos primeros espadas tanto por su experiencia financiera como por el conocimiento del negocio patrimonialista e inmobiliario.

Con los puestos de alta responsabilidad ya cubiertos, habrá que esperar para conocer aún el papel que Fernando Lacadena desempeñará en Merlin, donde se guarda silencio. Las fuentes consultadas apuntan a que podría descargar de tareas a Miguel Ollero, también ex Arthur Andersen y quien está al frente de las direcciones de Operaciones y Financiera de Merlin Properties. Apuntando más alto, el otro consejero ejecutivo de la socimi es el propio Ismael Clemente, que ocupa la presidencia y el puesto de consejero delegado. La decisión se tomará pronto.

 

La constructora busca jefe para buscar obras en EE UU

Sacyr publicó días atrás en su tablón de anuncios la convocatoria de un puesto de trabajo que puede resultar más que apetitoso para un colectivo con fuerte desempleo como es el de ingeniero de caminos.

La plaza a cubrir es la de director de desarrollo de negocio en Estados Unidos para Sacyr Construcción, un mercado en el que la compañía lleva años intentando entrar y que ha declarado estratégico en recientes presentaciones.

Entre los requerimientos, la lógica exigencia de un alto nivel de inglés, la carrera de ingeniero y diez años de experiencia en el sector de la construcción, con un mínimo de cinco años de labor en el país norteamericano. Además, se valora la experiencia en multinacionales y la disponibilidad para viajar.

Sacyr ha declarado su intención de crecer en los mercados anglosajones, para lo que cuenta con alianzas a uno y otro lado del Atlántico para el desarrollo de obra civil y edificación.

El socio en Estados Unidos es Manhattan Construction Group, firma con la que formará consorcios para presentarse a concursos en todo el país.

En el caso de Europa, Sacyr está impulsando a su filial portuguesa Somague a la vista del declive de trabajo en sus mercado naturales (Portugal, Angola, Mozambique o Brasil). Esta cuenta con una joint venture con la irlandesa Lagan Construction, con la que ya trabaja en la segunda fase del campus de Belfast para la Universidad del Ulster.

Normas