Carlos Fernández Guerra

Un tuitero con alma de policía

El cerebro de la exitosa cuenta de Twitter de la Policía Nacional, Carlos Fernández Guerra, ficha por Iberdrola y se convierte en una apuesta muy personal del presidente de la compañía

Caricatura del experto en comunicación Carlos Fernández Guerra.
Caricatura del experto en comunicación Carlos Fernández Guerra.

Un reto de comunicación potente y prestigioso es lo que aseguraba el pasado mes de enero Carlos Fernández Guerra (Madrid, 1974) que haría falta para que abandonara la que ha sido su ocupación hasta hace poco y gracias a la que se ha convertido en el community manager de referencia en España: gestionar la cuenta de Twitter de la Policía Nacional. El desafío al que se refería hace unos meses este experto en comunicación corporativa y redes sociales ha llegado y tendrá lugar en la compañía energética Iberdrola, cuyo presidente, José Ignacio Sánchez Galán, ha querido apostar firmemente por Fernández Guerra.

Hace ya seis años que empezó a colaborar con la policía, ese cuerpo de seguridad al que siempre cuenta que soñó pertenecer de pequeño y a cuyo servicio tuvo la oportunidad de trabajar, aunque siempre vestido de paisano. Su cometido en el 2009 era dar a conocer las posibilidades del DNI electrónico, pero poco después empezó una aventura mucho mayor para acercar en su conjunto la institución al mundo 2.0 y a las costumbres digitales que la población adoptaba a una velocidad de vértigo.

El máximo exponente de esa misión que se le encomendó entonces ha sido su trabajo al frente del perfil @policia en la red de microblogging por excelencia. Su número de seguidores hoy en día supera los 1,75 millones, cifra con la que se sitúa por encima de los que tienen organismos como el FBI estadounidense.

El estilo directo y desenfadado, muchas veces divertido, de los mensajes que Fernández Guerra y el equipo que capitaneaba lanzaban a través de Twitter ha logrado meterse en el bolsillo a muchos internautas, especialmente entre el público más joven al que el community manager puso en su punto de mira. Como ha explicado en alguna ocasión el cerebro de la cuenta, el objetivo de ese lenguaje era acercarse al ciudadano con las mismas palabras que este emplea en el día a día.

Se considera alguien abierto y confiesa estar enganchado, más que a la tecnología, al uso de esta para contactar con el mundo

Así fue como vieron la luz algunos de esos tuits de @policia que todo apunta a que pasarán a la historia, como el que en plena noche de Reyes animaba a la gente a denunciar si habían visto algún camello (“y no de los de la cabalgata”, señalaban los 140 caracteres). Y es que hacer que la comunidad creada alrededor de la policía colaborara con el organismo fue también otro de los objetivos de Fernández Guerra y una experiencia que asegura que ahora se lleva consigo.

Por eso, el community manager explica que esa comunidad, junto al grupo de policías que le han acompañado en el proyecto que recientemente abandonaba, serán lo que más eche de menos en su nueva andadura. Y es que este Licenciado en Ciencias de la Comunicación y Máster en Comunicación Empresarial, controla como pocos las redes sociales pero se apoyaba en el equipo de agentes que le rodeaba cuando en su trabajo entraban en juego aspectos legales y de seguridad.

Carlos Fernández Guerra empezó su carrera en publicaciones de economía y negocios, pero la mayor parte de su trayectoria se ha desarrollado del lado de las empresas, tanto en comunicación interna como en departamentos de prensa. Pasó por Leroy Merlin y Renfe y, tras su notable éxito en la policía, vuelve al mundo puramente corporativo de la mano de Iberdrola.

En los últimos días, Fernández Guerra no se ha cansado de repetir que está muy ilusionado con la etapa que ahora comienza, en una corporación a la que alude como referente en su sector y que considera que apuesta por eso que a él tanto le gusta: la innovación. En la compañía se enfrenta nuevamente a una transformación digital, aunque en una situación muy diferente a su anterior trabajo puesto que la empresa energética ya cuenta con perfiles en varias redes sociales. Sacar lo mejor de ellos es su nuevo objetivo.

Este profesional, que se considera alguien abierto, confiesa estar enganchado, más que a la tecnología en sí, al uso de esta para contactar con el mundo. “Estar con gente”, afirma que es en resumen lo que más le gusta, ya sea de forma virtual o en persona. Para desconectar, salir a correr y escaparse a la montaña son algunas de sus actividades preferidas, igual que marcharse a algún que otro viaje.

@carfegue, como es conocido en las redes sociales por su cuenta personal de Twitter (en la que también es muy activo) se define también como alguien trabajador: “No creo en los atajos”, sentencia. Fernández Guerra se muestra convencido de que la generación de valor solo puede lograrse a largo plazo. Con la vista puesta en sus nuevas metas, lo que tiene claro es que una parte de su corazón se quedará en la Policía Nacional.

Normas