El Ibex recupera los 10.000 y la divisa cae a 1,11 dólares

El BCE debilita al euro e impulsa a las Bolsas europeas

El euro cae a 1,11 dólares, niveles previos al 'lunes negro'

Un inversor observa paneles de cotización del Nikkei de Tokio.
Un inversor observa paneles de cotización del Nikkei de Tokio.

Los mercados se han tomado un respiro. Las ganancias del miércoles por la noche en Wall Street  impulsaron a Europa en la apertura de ayer y la inercia compradora se mantuvo. Las palabras de Mario Draghi anunciando que está dispuesto a actuar con más medidas si la crisis emergente se agudiza impulsaron al conjunto de las Bolsas europeas y permitieron al Ibex recuperar de nuevo los 10.000 puntos, con un alza del 1,05%. Cerró en los 10.042,4. Por su parte, Wall Street cerró plano anoche: el Dow Jones subió un 0,14% (16.374,5 puntos) y el S&P registró un ascenso del 0,11% (1.951,1 puntos).

La reacción de las Bolsas europeas fue más intensa, con avances que alcanzaron el 3% en el caso del Dax alemán, beneficiado especialmente por la caída del euro que propició el mensaje del BCE. El Ibex se quedó atrás en las subidas por culpa de la banca: Sabadell cayóo más del 3,53% tras una rebaja de recomendación, a infraponderar, por parte de Credit Suisse. Popular y Bankinter, que el miercoles anunció la compra de la filial portuguesa de Barclays, descendieron el 1,1% y 1,35% respectivamente. Abengoa marcó un día más las mayores caídas, del 6,82%, mientras Acerinox repuntó el 7,21% y fue, con diferencia, el mejor valor del Ibex.

IBEX 35 8.906,40 -0,42%

También habían cerrado en positivo los mercados en Asia, ayer desprovistos de los sustos habituales en China. El país está inmerso en las conmemoraciones de la victoria contra Japón en la II Guerra Mudial, por lo que las Bolsas del país (y de Hong Kong), estaban cerradas. El Nikkei de Tokio avanzó en torno a un 1,4%.

En Europa los inversores permanecieron buena parte de la sesión muy atentos al BCE y los mensajes de su presidente, Mario Draghi, tras la primera reunión del consejo de gobierno después las vacaciones. El BCE reconoció que la crisis emergente está pesando en la economía de la zona euro y recortó las previsiones de crecimiento de PIB e inflación para este año, 2016 y 2017. El Banco Central Europeo rebajó además las expectativas de inflación hasta el 0,1% en 2015, frente al 0,3% anterior, y al 1,1% en 2016 (1,5% en junio).

La rebaja de las previsiones del BCE, acompañada eso sí de un firme compromiso el aumento de los estímulos si fuera necesario, se hizo notar en el mercado de divisas: el euro perdió posiciones frente al dólar, y cotizó a 1,11 dólares, con una caída cercana al 1%. Regresa a los niveles previos al lunes negro. En paralelo, los analistas destacaron que la puerta para que la Reserva Federal suba los tipos de interés dentro de dos semanas no está cerrada.

En cuanto al mercado del petróleo, el mensaje del BCE también caló en el precio; el Brent comenzó a apreciarse tras las palabras de Draghi y cerró con una subida del 0,19%, hasta los 50,73 dólares por barril. La prima de riesgo sigue estable, en 134 puntos básicos. El Tesoro español colocó ayer 5.908 millones de euros en deuda a largo plazo de cuatro denominaciones diferentes, en la banda alta del objetivo previsto de 5.500 millones, aunque tuvo que elevar el interés de todas ellas, menos el de unas obligaciones indexadas a la inflación.

Normas
Entra en El País para participar