La mayoría de usuarios las usan sin conocer los verdades riesgos
Consejos para usar las WiFi abiertas de forma segura cuando viajamos al extranjero

Consejos para usar las WiFi abiertas de forma segura cuando viajamos al extranjero

La mayoría de españoles hacen uso de Internet cuando viajan al extranjero, ya que es el medio de comunicación más rápido y sobre todo barato a la hora de comunicarnos con nuestros familiares y amigos, puesto que con conexión a Internet somos capaces de utilizar las aplicaciones de mensajería como WhatsApp o el correo electrónico y así estar comunicados sin tener que pagar los caros servicios de roaming.

Un uso que se hace generalmente a través de las redes WiFi públicas y gratuitas que podemos encontrar en el hotel donde nos alojamos, cafeterías, restaurantes, tiendas o instituciones públicas del país extranjero donde estamos y que usamos para contactar con nuestros seres queridos, consultar el correo, las redes sociales e incluso un gran porcentaje para acceder a su banco.

Sin embargo, numerosos estudios afirman que más del 80% de los usuarios de este tipo de servicios gratuitos, hacen uso de ellos sin tener protegidos sus dispositivos ante los posibles riesgos que corremos haciendo uso de estas redes WiFi abiertas, ya que abren las puertas de sus teléfonos a piratas informáticos y todo tipo de malware, exponiéndose a que sus datos puedan ser robados y sean víctimas de algún fraude o suplantación de la identidad.

Por ello, vamos a nombrar algunos de los consejos más útiles para que los más despistados o menos conocimiento tienen sobre el tema tomen las debidas precauciones antes de salir al extranjero y hacer uso de sus smartphones para conectarse a redes WiFi abiertas y que no necesitan contraseña para su acceso.

Antes de nada, aunque no sea por motivos de seguridad, si no queremos incurrir en gastos de roaming y llevarnos un susto cuando nos llegue la factura del móvil al mes siguiente, lo primero que debemos hacer es desactivar los datos móviles de nuestro teléfono, ya que aunque nosotros no vayamos a hacer uso de Internet, WhatsApp o el correo electrónico, la entrada de mensajes en nuestros móviles ya realiza un consumo de datos.

Desactivar el WiFi del móvil
Para evitar que nuestro dispositivo se conecte accidentalmente a una red abierta, es aconsejable apagar el WiFi de nuestro teléfono siempre que estemos en el extranjero y nos encontremos en un lugar público, es decir, incluso cuando caminamos por la calle.

No usar las aplicaciones de mensajería
Salvo que estés conectado a una red WiFi segura, es recomendable no usar aplicaciones de mensajería como Skype o WhatsApp a través del servicio de redes WiFi abiertas puesto que los propios servicios puede estar utilizando puntos de acceso locales sin que te des cuenta y a través de los cuales los hackers pueden acceder a la información que estás enviando en ese momento a través de mensajes e incluso espiar tu voz si usas Internet como servicio telefónico, por ejemplo con las llamadas de WhatsApp.

No realizar transacciones bancarias
Las transacciones bancarias pueden hacer que nuestros datos más valiosos puedan ser capturados por terceros y por lo tanto siempre es recomendable esperar a estar conectado a una red más segura y privada para realizar este tipo de operaciones desde nuestros dispositivos y asegurarnos de que nuestros datos se mantienen a salvo.

Contratar un servicio de protección
Si vamos a utilizar nuestro dispositivo para manejar información importante y realizar transacciones bancarias, lo mejor es que contratemos un servicio de protección integral para nuestro terminal que proteja nuestros datos y contraseñas de todos los posibles intrusos, seguro que merece la pena.

Usar contraseñas lo más seguras posibles
Aunque esto de las contraseñas seguras es todo un mundo y en ocasiones ya nos hemos parado a informar con detenimiento con conseguir una contraseña segura, hoy en día las tecnologías con las que cuentas nuestros dispositivos pueden hacer que nuestras huellas, rasgos faciales o incluso iris de nuestros ojos sean nuestras propias contraseñas de acceso a aplicaciones, sitios web, etc. Por lo tanto, si se puede, es recomendable fortalecer nuestros accesos desde los dispositivos móviles aplicando la tecnología biométrica con la que cuentan hoy en día muchos de nuestros móviles.

 

Normas