Acumula una retribución desde principios de año de 314 millones

Telefónica Brasil aprueba un nuevo dividendo tras la compra de GVT

Tienda de Vivo, marca comercial de Telefónica Brasil, en Sao Paulo.
Tienda de Vivo, marca comercial de Telefónica Brasil, en Sao Paulo.

Desde el primer momento, Telefónica Brasil defendió que la compra de GVT sería una operación muy positiva para los accionistas por su potencial para la generación de valor. Y destacó la política de remuneración para los inversores que llevaría a cabo la nueva operadora surgida de la integración de ambas sociedades. Una vez cerrada la adquisición de la antigua filial brasileña de Vivendi, la filial brasileña de Telefónica parece haber retomado esta estrategia financiera.

Así, el consejo de administración de Telefónica Brasil aprobó este jueves una retribución a los inversores tras la citada adquisición de GVT, en este caso por un importe de 237 millones de reales (unos 60 millones de euros) y bajo la modalidad de interés de capital propio, una fórmula clásica de las empresas del país sudamericano. Esta retribución será abonada a los accionistas que acrediten su posición antes del próximo 31 de agosto.

Este desembolso se une al aprobado a finales de julio, también bajo la modalidad de interés de capital propio, en este caso por un importe de 221 millones de reales.

Con las últimas decisiones, son ya cuatro las retribuciones para los accionistas aprobadas por Telefónica Brasil con cargo a los resultados de este 2015 (había aprobado otras dos en mayo, antes del cierre de la compra de GVT). De ellas, tres corresponden a la vía de interés de capital propio y una dentro de la fórmula de dividendo. El importe total suma en torno a 1.237 millones de reales (cerca de 314 millones de euros).

La mayor parte de estos fondos corresponderán a Telefónica dada su posición de primer accionista con cerca de un 70% del capital. Lo cierto es Brasil ha sido siempre uno de los principales motores de generación de caja de la operadora española, que tiene en el gigante sudamericano a su principal mercado en término de clientes, con más de 100 millones.

A su vez, Vivendi, con cerca de un 4,5% del capital de Telefónica Brasil tras la compra de GVT, también se beneficiará de estas retribuciones. Por detrás se sitúan ya otras gestoras como Brandes Investment, Third Point LLC, Thornburg Investments, Third Point, Schroder Investment y Oaktree, entre otras firmas.

La compañía, ahora dirigida por Amos Genish (ex consejero delegado de GVT), ha mantenido siempre una intensa actividad de retribución a los accionistas. Así, Telefónica Brasil aprobó un total de nueve retribuciones a los inversores con cargo al ejercicio de 2014, con un volumen total de 4.545 millones de reales (en torno a 1.152 millones de euros).

De momento, la empresa mantiene la estela del crecimiento pese al deterioro económico de Brasil. La filial de Telefónica elevó sus ingresos un 5,4% en el segundo trimestre, con un incremento del Ebitda del 2,8%.

Normas