Esta noche contra el Mónaco

El Valencia se juega el alivio financiero en 180 minutos

El nuevo sistema de reparto de la Champions le garantiza 12 millones por la fase de grupos

Por cada partido que gane ingresará 1,5 millones más

El entrenador del Valencia, Nuno Espírito Santo, durante el entrenamiento previo al partido que enfrenta hoy al club valencianista con el Mónaco, en la eliminatoria de acceso a la Liga de Campeones.
El entrenador del Valencia, Nuno Espírito Santo, durante el entrenamiento previo al partido que enfrenta hoy al club valencianista con el Mónaco, en la eliminatoria de acceso a la Liga de Campeones.

El Valencia comienza, a partir de esta noche (20.45 horas), su lucha por pasar a la fase de grupos de la Liga de Campeones. Lo hace contra el Mónaco, club que, como en el caso de los valencianistas con Peter Lim, está en manos de un multimillonario, el ruso Dimitri Rybolovlev. Una eliminatoria previa a doble partido que inicia en casa, en Mestalla, y con una triple motivación por delante: volver a la mayor competición de fútbol a nivel de clubes de todo el mundo, cosa que no hace desde la temporada 2012/2013; convertirse en el quinto equipo español que participará en el torneo, algo inédito hasta ahora;y asegurarse una buena bolsa económica solo por llegar a la fase de grupos. El orden de prioridades es, en este caso, modificable.

El posible retorno del Valencia a la Liga de Campeones coincide con un salto en los ingresos que genera esta competición, y también con un cambio en la forma en que los distribuye entre los participantes. Desde esta temporada, la bolsa a repartir entre los clubes pasa de 910 millones de euros a 1.257. Esto provoca que, frente a los 8,6 millones de euros que cada equipo se aseguraba solo por llegar a la fase de grupos, desde ahora la cifra se eleve a 12. El premio por victoria en esa ronda, además, pasa de un millón a 1,5.

De ganar su eliminatoria contra el Mónaco, el Valencia se aseguraría, por tanto, un mínimo de 12 millones de euros, a los que se sumarían 8,8 millones de ganar sus seis partidos de liguilla, y la cifra correspondiente por el market pool. Este se calcula según el valor proporcional de cada mercado televisivo, y el rendimiento de los equipos en los anteriores campeonatos de liga. El español, junto al inglés y el italiano, es uno de los principales mercados. Según el rendimiento del club, esta variable puede aportar hasta 25 millones de euros más al fijo.

Más que toda la Europa League

De no poder doblegar al Mónaco, con el que el Valencia comparte asesor en materia de fichajes, el portugués Jorge Mendes, el club valencianista caería a la Europa League, la segunda competición del continente. Una oportunidad, como ha demostrado el Sevilla en los últimos dos años, para ganar un título europeo de una manera más accesible que la Liga de Campeones, pero, más allá del valor deportivo, supone una pérdida importante de ingresos.

El equipo sevillista facturó 14,6 millones de euros por ganar la Europa League de 2014, cifra que, a falta de confirmación de la UEFA, habrá repetido por su título de este año, ya que el sistema de reparto y las cantidades eran similares. Mucho menos dinero por un torneo que, además, tiene una ronda eliminatoria más que la Liga de Campeones.

Para este año, la Europa League, en la que participarán el Villarreal y, si resuelve su eliminatoria previa, el Athletic Club, también incrementa sus premios, aunque en el mejor de los casos, el campeón ganará 15,3 millones, sin contar el market pool, que podría añadir algo más de cinco millones.

Por tanto, el Valencia, además de volver a situarse en la élite del fútbol, se juega un importante alivio financiero. Su gasto en fichajes se eleva a 100 millones este verano, y para su dueño, Peter Lim, es la vía para recuperar su inversión.

El Sevilla, directo a la Champions

Ever Banega, jugador del Sevilla, celebra un gol en la última Supercopa de Europa.
Ever Banega, jugador del Sevilla, celebra un gol en la última Supercopa de Europa.

Los cambios en la nueva temporada de la Liga de Campeones no se quedan solo en los mayores ingresos que percibirán los clubes. También desde este año varía la composición de los grupos de la primera fase. Una de las grandes novedades es que el ganador de la anterior Europa League, el Sevilla, pasa de forma directa a la fase de grupos de la Liga de Campeones. Una forma de estimular la participación de los equipos que compiten en el segundo torneo europeo.

El conjunto sevillista puede presumir de plaza en Champions sin necesidad de previa, pese a quedar quinto en la última liga.
También varían los cabezas de serie de los ocho grupos. Desde este año serán los campeones de las siete primeras ligas según un coeficiente fijado por la UEFA. Las deEspaña, Inglaterra, Alemania, Italia, Portugal y Francia y Rusia. La octava plaza es para el último ganador de la Liga de Campeones. Barça y Juve, campeón y subcampeón, garantizaron su presencia como ganadores de sus ligas, por lo que esa plaza pasa al campeón de la liga holandesa, octava en el ranking Uefa.

Normas