Las solicitudes de patentes en España caen un 5,8% en el primer semestre del año

La ciencia, un sector que no responde

Las solicitudes de patentes descienden año tras año sin vistas de que vayan a tocar suelo.

Madrid, Cataluña y Andalucía acumulan casi la mitad de la actividad inventiva que se protege con el derecho de propiedad industrial en España.

La ciencia, un sector que no responde

Que la crisis económica ha derivado en recortes de presupuestos para ciencia y salud no es una novedad. Se trata de una situación que lleva años afectando al sector y que ha derivado en que la ciencia española se encuentre en cuidados paliativos.

Los últimos datos publicados por la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) confirman la tendencia negativa que lleva protagonizando el registro de patentes en España. “Lejos de percibir un cambio de tendencia, lo que constata es que desgraciadamente para todos todavía no hemos tocado suelo”, sentencia Nuria Marcos, directora general de la consultora Pons Patentes y Marcas.

En los seis primeros meses del año se han presentado a la OEPM 1.485 solicitudes de registro por parte de empresas, entidades públicas y particulares, lo que supone un descenso del 5,8% respecto al primer semestre de 2014, cuando el descenso respecto a 2013 fue del 3,2%. Una tendencia que Marcos califica de “alarmante”, ya que representa un ritmo de caída de casi el doble.

Las comunidades autónomas que más solicitudes de patentes han realizado son también las que registran los mayores descensos. Madrid, se sitúa a la cabeza, con 238 y un descenso del 5,9% respecto a 2014. Le siguen Cataluña con 236 y una caída del 11,6%, y Andalucía, con 200 y un 20,3% menos de solicitudes emitidas. Entre las tres acumulan casi la mitad de la actividad inventiva en España.

En el estudio se aprecia una clara diferencia entre las comunidades donde los presupuestos para el fomento de la investigación se han congelado, frente a las que han puesto en marcha planes de acción para ayudar a los emprendedores. Es el caso de Galicia, cuyas solicitudes han aumentado un 20%, de las 68 de 2014 a las 92 de este primer semestre, y el de Extremadura, donde las solicitudes se han incrementado en un 60%, de 12 a 30. 

Antes de solicitar una patente nacional

Desde la OEPM recomiendan que antes de solicitar una patente se revise el estado de la técnica que se pretende mejorar y realice una búsqueda previa en el campo técnico de la investigación “para evitar la pérdida de tiempo, esfuerzo y dinero en algo que ya está inventado”.

Para realizar la búsqueda, desde la OEPM plantean dos vías. La primera, gratuita, es consultar en la web de la agencia las bases de datos de invenciones. La segunda, previo pago de una tasa, es solicitar un informe tecnológico de patentes (ITP). En este caso, un técnico de la propia organización realizará la búsqueda y la relacionará con la información aportada por el solicitante.

La OEPM recuerda que una inversión es patentable cuando es nueva, implica actividad inventiva y tiene aplicación industrial. Por ello, recomienda no divulgar previamente el invento y evaluar el mercado en el que se quiere explotar la invención para escoger qué tipo de protección resultaría más conveniente. Además, antes de presentar la solicitud aconsejan estudiar los tipos de ayudas y subvenciones y redactarla correctamente.

Cambio de corriente en las solicitudes de marca

A diferencia de las patentes, las solicitudes de marca nacional muestran un ascenso generalizado, excepto en siete regiones, entre las que se encuentran Cataluña y País Vasco, donde registran caídas del 0,5% y 2,2% respectivamente.

Los datos muestran que la Comunidad de Madrid refuerza su posición de liderazgo autonómico en número de solicitudes con 6.478, lo que representa una evolución del 4,7% respecto al mismo semestre de 2014. La comunidad amplía su distancia con Cataluña, segunda en el ranking.

La evolución opuesta entre patentes y marcas puede tener varias causas, según Pons: el registro de marcas conlleva una tramitación más rápida que la de patentes, la actividad empresarial en España se ha incrementado y las compañías son cada vez más conscientes de la importancia de proteger un activo tan importante como una marca.

Para Nuria Marcos, este aumento representa mucho más: “Si las cifras del segundo semestre logran mejorar las del primero como esperamos, superaremos ampliamente la psicológica cifra de las 50.000 marcas y estaremos muy cerca de las 57.000 con las que cerró 2007, antes del inicio de la crisis”.

Normas
Entra en El País para participar