Los márgenes de beneficio son mayores

La banca española apuesta por el crédito al consumo

A finales de 2015 esta modalidad de préstamo habrá recuperado casi los niveles de 2010

El volumen de las hipotecas se queda en menos de un 50% de lo que supuso en ese año

La banca española apuesta por el crédito al consumo

La concesión desmedida de crédito fue una de las causas de la profunda reestructuración que hubo de atravesar la banca española. Tras una situación de barra libre, vino un cierre casi total del grifo. En 2015 empiezan a vislumbrarse síntomas de recuperación. Así, aunque las secuelas de aquellas políticas de riesgo persisten, la financiación empieza a fluir de nuevo. En concreto, las entidades bancarias apuestan por fomentar el consumo familiar.

Durante el primer semestre, el volumen de créditos al consumo ascendió a 23.336 millones de euros, según los últimos datos del Banco de España. Si la tónica se mantiene, a finales de año está cifra superará los 45.000 millones, casi el 90% de lo que alcanzó en 2010 y un 37% más que en 2014.

Bankia es una de las entidades financieras que ha llevado a cabo una apuesta evidente por la financiación del consumo al haberla incrementado un 33% durante los seis primeros meses del año. Ha concedido 574 millones de euros frente a los 432 millones del mismo periodo del ejercicio precedente. Este ritmo de incremento supone duplicar el mantenido durante el conjunto del pasado año, en el que el banco creció a ritmos del 17% en este negocio.

Una de las causas que explica esta apuesta es la mayor rentabilidad que genera este tipo de productos.

La entidad con sede en Madrid ofrece en estos momentos en su página web diversos productos tales como el crédito súper con un monto que va desde los 9.000 hasta los 30.000 euros para la compra de un nuevo coche o la realización de reformas en el hogar. Este préstamos permite su amortización hasta en 8 años.

El volumen del préstamo hipotecario también ha crecido. Su incremento con respecto a 2014 ha llegado a ser de un 17%. Los bancos han concedido hipotecas por valor de 15.711 millones en los primeros seis meses. Por lo tanto, es probable que estas superen los 30.000 millones a 31 de diciembre. Ahora bien, aunque los préstamos para viviendas tengan un mayor volumen que los créditos al consumo, estos se quedan en menos de un 50% de lo que supusieron en 2010.

Una de las causas que explica esta apuesta es la mayor rentabilidad que genera este tipo de productos. En un entorno de tipos cero, las entidades encuentran en ellos su principal aliado para incrementar márgenes debido a los elevados intereses que aplican.

Los mínimos diferenciales que se aplican en los créditos hipotecarios rondaron de media en junio los 2,20 puntos. Frente a esto, en los créditos al consumo los tipos de interés son muy superiores y sus medias oscilan entre el 4,51 y el 7,76 TAE, en función de si están destinados a la adquisición de bienes o a otros fines tales como viajes, estudios, etcétera.

Uno de estos créditos es el de Kutxbank. La entidad banca ha lanzado una campaña especial para este verano, un préstamo al consumo que reduce el TIN en función del importe solicitado. Así, si es igual o superior a 5.000 euros, el descuento es del 10%; un 20% en montos iguales o superiores a los 15.000; y un 30% cuando alcance o supere los 25.000. Tras aplicar el descuento, y en función de la vinculación del cliente, el TIN puede variar desde el 4,16% hasta un 9,22%.

ING mantiene su estrategia con su Préstamo Naranja, una de las ofertas de financiación personal más barata del mercado. Este crédito del grupo holandés dispone de un tipo de interés del 7,18%. No cuenta con comisiones de ningún tipo, ni de estudio, ni por apertura ni por amortización parcial o cancelación total anticipada. No es necesario domiciliar la nómina en una cuenta de la entidad.

A la mayor rentabilidad para banca de los créditos al consumo hay que añadirle el menor riesgo que conllevan estos al ser sus cifras inferiores y sus plazos de devolución menores.

La banca española relajó, además, en el segundo trimestre de este año los criterios que utiliza para la concesión de créditos a hogares para consumo y otros fines por primera vez desde el primer trimestre de 2014, debido a la mayor competencia en el sector y a las mejores expectativas sobre la economía.

La banca española relajó, además, en el segundo trimestre de este año los criterios que utiliza para la concesión de créditos a hogares para consumo

Ahora bien, los bancos no están dispuestos a volver a abrir con demasiada ligereza la mano. La política de riesgos de las entidades financieras españolas es ahora mucho más estricta y comienza por reservar el crédito a aquellos clientes que, por su perfil financiero y el nivel de actividad que desarrollan, están en mejores condiciones de devolverlo.

Normas