Las empresas que venden a China, las más afectadas

El Ibex 35 desciende un 1,4% por la devaluación del yuan

Sociedad de valores en la provincia de Jiangxi, China.
Sociedad de valores en la provincia de Jiangxi, China. REUTERS

China toma el relevo de Grecia como foco de atención del mercado. Con el país heleno y sus acreedores cerca de cerrar un acuerdo sobre el tercer rescate al país, los inquietantes datos macroeconómicos en el gigante asiático preocupan a los inversores y, sobre todo, a las autoridades chinas que se han puesto manos a la obra. 24 horas después de conocer un dato de exportaciones mucho peor de lo esperado, el Banco Popular del país (su banco central) ha acordado hoy depreciar el yuan un 1,86%, la mayor devaluación en 20 años.

En concreto, las autoridades chinas han situado en 6,2298 yuanes por dólar el nuevo tipo de cambio fijo, que determina a diario y sobre el que solo permite una fluctuación diaria del 2%. También han cambiado el sistema de fijación del tipo de cambio, que dependerá de variables del mercado como el precio del cierre del día anterior o las cotizaciones de las mayores divisas mundiales. Es una medida expeditiva para relanzar las exportaciones del país que podría dañar a las compañías extranjeras con más presencia en China, lo que ha resentido la sesión en las Bolsas europeas y ha impedido que se festejara el acuerdo con Grecia.

El Ibex 35 baja un 1,41% hasta los 11.152,3 puntos. Las compañías que más caen son aquellas más relacionadas con China como las industriales ArcelorMittal (-4,27%) y Acerinox  (-2,93%) la compañía textil Inditex (-2,62%), muy presente en el gigante asiático. Solo se libra de los descensos Sabadell, que cierra plano. 

Salidas de capitales

Está por ver si las autoridades del gigante asiático consiguen su objetivo con esta medida. Los expertos de Nomura recuerdan que “este movimiento podría acelerar la salida de capitales de China”. En esta línea, Tom Orlik, economista jefe de Asia en Bloomberg Intelligence considera que una depreciación del 1% del yuan eleva en otro 1% las exportaciones en tres meses, pero también incrementa las salidas de fondos del país en unos 40.000 millones de dólares. A ello se debe sumar la próxima subida de tipos en Estados Unidos, que probablemente acrecentará la salida de flujos.

Por esta razón, Craig Botham, economista de mercados emergentes de Schroders, cree que esta medida no es el inicio de una guerra de divisas. “Alentar las expectativas de una mayor depreciación del yuan solo serviría para exacerbar la salida de capitales, que ya fue considerable en el primer semestre, y desestabilizar el mercado”, aporta.

El Dax, tocado

Por lo pronto, la sesión bursátil ha estado monopolizada por esta decisión de la autoridad monetaria china. La depreciación forzada del yuan puede reducir las importaciones del gigante asiático, ya que rebajaría el poder adquisitivo de empresas y ciudadanos de aquel país. De ahí que las Bolsas con más compañías exportadoras anotaran ayer el peor comportamiento. El Dax alemán se desploma un 2,5%.

Los expertos de Nomura creen que el impacto de esta medida en Europa será limitado, pero señalan en un informe publicado hoy que podría presionar más a la baja la inflación, ya muy deprimida por la fuerte caída del precio del petróleo. Desde la firma japonesa consideran que “los temores de una menor inflación por el impacto negativo de esta devaluación del yuan sobre los precios de las importaciones podrían mitigarse con la extensión del programa de compra de deuda pública del BCE más allá de septiembre de 2016”.

IBEX 35 8.760,90 0,31%

Como indica Anthony Doyle, director de inversiones del área de renta fija de M&G Investments, “un yuan más débil sugiere una demanda menor y podría desembocar en un menor crecimiento de las economías que exportan a China, así como de la región asiática”.

Además, el sorprendente movimiento de las autoridades chinas provocará, en opinión de Clifford Lau, estratega de renta fija de Asia en Columbia Threadneedle Investments, “un seísmo en el mercado de divisas de la región”. La devaluación del yuan afectará “a los países que dependen de la competitividad de las exportaciones para crecer como Corea del Sur, Singapur y Taiwan”. Sus monedas descienden hoy en torno a un 1%.

La sesión bursátil ha terminado de estropearse cuando se ha conocido por la tarde que los costes laborales en Estados Unidos subieron cinco décimas (frente al 0,1% previsto), lo que acercaría la primera subida de tipos en aquel país desde 2006. Esto ha sentado mal a Wall Street y ha complicado aún más la jornada de las Bolsas europeas. Los principales índices de la Bolsa estadounidense descienden más de medio punto porcentual.

A pesar de esta cifra en EE UU, el euro se aprecia hasta las 1,1 dólares. En el mercado de deuda, a pesar de las turbulencias en el resto de mercados, el día ha sido tranquilo. El interés del bono español a diez años baja al 1,92%, con el riesgo país en los 129 puntos básicos.

Las materias primas han reaccionado de manera dispar a la devaluación del yuan, algo que podría reducir las importaciones de China y, por tanto, aumentar el exceso de oferta en el mercado. Así, el barril de petróleo Brent cae y vuelve a perder los 50 dólares (baja a los 48,9), mientras que el oro sube ligeramente.

Normas
Entra en El País para participar