La compañía solo comercializará bombillas de ahorro inteligente

Ikea apuesta por vender la iluminación LED a sus clientes

A partir del 1 de septiembre la compañía no ofrecerá otros soportes de iluminación a sus clientes

Pretenden tener el precio más bajo del mercado para "garantizar el acceso a la mayoría"

Una de las tiendas de Ikea en la Comunidad de Madrid.
Una de las tiendas de Ikea en la Comunidad de Madrid.

Ikea, el gigante sueco de los muebles, acaba de dar un giro en su estrategia de ventas al apostar por la tecnología LED como su único arma para vender iluminación a sus clientes. La compañía anunció ayer que solo comercializará bombillas de ahorro inteligente en su nuevo catálogo 2016, que se pondrá a la venta a partir del 1 de septiembre.

Con este cambio, Ikea pretende impulsar “la vida sostenible en el hogar y el ahorro de energía”, pues la fuente de luz LED consume un 85% menos que los sistemas tradicionales y tiene una vida media de más de 20 años.

No obstante, el precio de las bombillas que utiliza esta tecnología también puede llegar a costar hasta cinco veces más, si bien desde la compañía sueca aseguran que ofrecerán “el precio más bajo del mercado” con el fin de “garantizar la sostenibilidad en el hogar y hacer que los precios sean accesibles para la mayoría”.

Asimismo, Ikea estima que el cambio de 10 bombillas incandescentes en un hogar generaría un ahorro de más de 400 euros al año en la factura eléctrica, además de disminuir los residuos de bombillas gracias a su larga duración y contribuir “a la adecuada sostenibilidad de su entorno”.

Estas medidas, que se enmarcan dentro de la estrategia People & Planet Positive con la que la firma sueca pretende “influir positivamente en el planeta” economizando sus recursos, llegan cuatro meses después de que la Unión Europea confirmara la prohibición de las bombillas halógenas, que se hará efectiva en 2018, y tres años más tarde desde que se dejaran de fabricar las incandescentes tras un proceso gradual que comenzó en 2009.

La compañía se suma así al cambio hacia la energía renovable, para la que ya anunció el pasado julio que invertirá 1.000 millones de euros en la lucha contra el cambio climático, destinando unos 600 millones de euros a instalaciones de energía solar y eólica y llegando a producir en 2020 la misma cantidad de energía limpia que la que consume.

Actualmente, el grupo Ikea cuenta con 303 tiendas distribuidas en 26 países. En España, la compañía sueca posee 16 establecimientos, la mayoría de ellos repartidas entre Madrid y Barcelona.

Eficiencia en otras compañías

La firma sueca no ha sido la única en apostar todo a la tecnología LED. Otras compañías, como la eléctrica Iberdrola ya han comenzado a instalar este sistema en alguno de sus trabajos, como en la iluminación del puente romano de Alcántara, con lo que se permitirá un ahorro superior al 75% de energía eléctrica, además de “mejorar la estética del monumento y de su entorno al reducir la contaminación lumínica actual”. Con esta actuación, que concluirá a finales de septiembre, Iberdrola sustituirá el actual sistema de iluminación que instaló en los años ochenta. Otra de las medidas para generar mayor ahorro energético ha sido la llevada a cabo por la empresa de fabricación de productos de limpieza KH Lloreda, que ha renovado el 100% de la iluminación de sus instalaciones con luminarias LED para reducir el consumo de energía. Como partner tecnológico y suministrador de las soluciones, la compañía eligió a Philips, que fue la encargada de conseguir la iluminación adecuada en sus instalaciones. Asimismo, la sede de Schneider Electric en Barcelona también instaló iluminación LED en su alumbrado de 24 horas, aplicando soluciones de eficiencia energética en su centro de datos. Como resultado, la compañía ha conseguido ahorrar un 24,6% en electricidad, un 42,5% en calefacción y un 33,1% en refrigeración en los últimos tres años. Además, su consumo energético ha caído un 29,6% gracias a la implementación de un sistema de gestión energética.

Normas