Si Windows 10 no te ha convencido, sigue estos pasos para volver a tu versión anterior
Cómo desinstalar Windows 10 y volver a Windows 8 o Windows 7

Cómo desinstalar Windows 10 y volver a Windows 8 o Windows 7

Después de la llegada en el día de ayer de la nueva versión del sistema operativo de Microsoft, Windows 10, una versión a la que han tenido acceso aquellos usuarios que eran usuarios de Windows 7 o Windows 8 y había solicitado su actualización, seguramente haya muchos usuarios que después de haber vivido casi dos días la experiencia del uso del nuevo sistema, éste no haya sido de su agrado y prefieran volver a su versión de Windows 7 o Windows 8.

Un tema que no ha estado muy claro de si la compañía ofrecería la posibilidad o no, pero que finalmente según explica en una sección dedicada a preguntas frecuentes sobre Windows 10 si podremos realizar. Para ello, si hemos llegado a Windows 10 mediante una actualización, existe una forma fácil de volver a la última versión que teníamos antes de actualizarnos y es a través de las opciones de recuperación del sistema.

Para acceder a ello debemos abrir el menú de Inicio y seleccionar Configuración > Seguridad y actualización y a continuación elegir la opción de Recuperación, donde se nos mostrará la opción de volver a la versión de Windows 7 o Windows 8 según la que estuviésemos utilizando anteriormente.

Esto es así, gracias a que Windows 10 guarda en la carpeta Windows.old de su ordenador los archivos necesarios para recuperar la anterior versión que se utilizaba del sistema operativo. Unos archivos que obviamente ocupan gran cantidad de espacio en el disco y que se pueden liberar desde la opción Liberar espacio en disco y a continuación seleccionar esa instalación y pulsar en Limpiar.

Si hace esto, obtendrá una liberación importante de espacio en disco, pero ya no se podrá proceder con la recuperación de la versión anterior del sistema, algo que tampoco se podrá hacer una vez que hayan pasado 30 días desde la actualización a Windows 10 puesto que es el plazo que Microsoft ha estimado como de prueba y que después de ahí el usuario usará definitivamente la nueva versión ya que la licencia será transferida a la nueva versión del sistema.

A partir de ese momento el retorno podría ser más complicado, ya que la única opción en este caso, sería hacer una restauración de una imagen de nuestra anterior versión, que tendríamos que haber realizado previamente o realizar una instalación desde cero con el CD o DVD original de la versión concreta de Windows. Proceso que por otra parte podría solicitarnos la clave de la licencia y por lo tanto debemos tenerla a mano para poder realizarlo con éxito.

Normas