La reactivación de la licencia no será posible en este caso
Un cambio significativo de hardware hará que tengas que comprar Windows 10

Un cambio significativo de hardware hará que tengas que comprar Windows 10

Desde la llegada de Windows 10 de forma oficial están corriendo “ríos de tinta” respecto a las opciones que ofrece, las mejores configuraciones posibles e, incluso, como conseguir de forma optimizada una instalación rápida y sin esperas. Pero lo cierto es que hay un tema del que no se ha comentado mucho y que resulta de lo más importante: ¿qué ocurre con la licencia si se cambia el hardware de un ordenador con una licencia gratuita? Pues lo cierto, es que por lo que parece nada bueno.

Según se puede leer en esta página, si lo comentado se produce, la licencia gratuita que has conseguido de Windows 10 deja de ser válida. De esta forma, no se puede activar de nuevo y sólo quedan dos posibles opciones: pagar por una nueva o, en su defecto, volver a la versión anterior que utilizabas. Así de sencillo y poco positivo.

Lo cierto es que hablamos de cambios importantes en el hardware del ordenador en cuestión, como por ejemplo la placa base que utiliza e, incluso, el disco duro (ya que aquí es donde está una gran parte de la información y opciones importantes de la activación en cuestión que se tiene). El caso, es que si esto se produce las limitaciones son obvias, y por lo tanto los usuarios que gustan de cambiar su hardware de forma habitual, deben tener esto muy presente -ya sea en un ordenador portátil o de sobremesa-.

Cambio de estrategia

Pues lo cierto es que se ve un cambio de estrategia muy importante por parte de Microsoft, al menos en la versión gratuita de Windows 10, ya que con las anteriores del desarrollo de los de Redmond, como son Windows 7 y 8, cuando esto sucedía y la activación no se realizaba correctamente, se podía recurrir a un teléfono en el que indicaban los pasos a dar para que todo volviera a su estado normal. Quizá, en la versión de pago del nuevo sistema operativo esto sea posible, pero no deja de ser negativo lo que hemos comentado.

Imagen de Windows

El caso es que esta es la decisión tomada para la versión gratuita temporal que es posible instalar en los ordenadores de Windows 10, y lo cierto es que al tomarla se olvidan de posibles causas habituales para que se tenga que producir un cambio de hardware, como por ejemplo la rotura de este o, simplemente, que quede obsoleto. Por lo tanto, no es la mejor de las opciones posibles ya que en el caso de no poder activar, hay que realizar una migración que es muy tediosa a una versión anterior del sistema operativo o, como se dice comúnmente, “pasar por caja”.

Normas