Hasta 63,9 millones

La caída de precios lastra un 16% el beneficio de Acerinox

Planta de Acerinox.
Planta de Acerinox.

El grupo siderúrgico Acerinox obtuvo un beneficio neto de 63,9 millones de euros en el primer semestre del año, un 16 % menos que en el mismo periodo de 2014, comunicó hoy la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Este descenso se debió, según la compañía, a la complicada situación del mercado de aceros inoxidables, con precios en continuo descenso.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) descendió un 4,4 % y se situó en 203,6 millones, mientras que las ventas netas crecieron el 6,7 %, hasta 2.315, millones.

La producción de acería se redujo un 3 % respecto al primer semestre del año pasado, hasta 1,21 millones de toneladas. No obstante, la producción del segundo trimestre supera en un 2 % a la del primero.

La producción de productos laminados en frío creció un 4 %, hasta 825.471 toneladas, y se aceleró en el segundo trimestre, ya que aumentó un 9 % sobre el primero.

Por el contrario, la producción de laminación en caliente de productos largos se redujo un 7 % y se situó en 117.654 toneladas. Al igual que en el caso anterior, la producción creció en el segundo trimestre respecto al primero, en concreto un 6 %.

La deuda financiera neta de Acerinox se situó, al cierre de junio, en 801 millones, frente a los 828 millones en la misma fecha del año pasado.

Según el consejero delegado de Acerinox, Bernardo Velázquez, “los inventarios altos, unidos al continuo descenso del precio del níquel, han provocado un aplazamiento de las compras, con la consiguiente reducción del consumo”.

“En esta situación, los precios del acero inoxidable han sufrido una fuerte presión, regresando a mínimos históricos”, explica Velázquez en un comunicado.

Acerinox mantiene las previsiones de beneficios para el futuro aunque, según su consejero delegado, “los resultados del tercer trimestre acusarán el deterioro de las condiciones del mercado y la menor actividad de los meses de verano”.

En opinión de Velázquez, “es previsible que el mercado mejore si se despejan las incertidumbres macroeconómicas, ya que los bajos precios de cotización del níquel no reflejan los datos fundamentales del sector y el consumo de acero está aumentando en todos los mercados”.

Normas