La zona euro, obligada deberá mover ficha en el medio plazo

¿Cómo nos influirá la futura subida de tipos en Estados Unidos?

¿Cómo nos influirá la futura subida de tipos en Estados Unidos?

Que Estados Unidos suba tipos en 2015 estaba en las quinielas desde hace muchos meses. La subida del dólar frente al euro era una clara muestra de ello, aunque los planes se cortaron de repente tras unos decepcionantes e inesperados datos económicos. Que se vuelva a hablar abiertamente de subida de tipos es positivo a nivel global a corto plazo ya que es un síntoma de que la economía estadounidense ha superado este bache puntual y seguirá creciendo en los próximos meses.

Con este crecimiento en gasto e inversiones duraderas garantizado según las previsiones de la FED, una subida de tipos es completamente asumible a nivel local. Incluso el mercado hipotecario no corre riesgos, o que se contagie una subida en un menor consumo, ya que en Estados Unidos se referencian a tipo fijo. Pero a nivel global si se generarán importantes cambios.

Efectos a nivel mundial

Estados Unidos lleva con los tipos en el 0% desde diciembre de 2008. Los movimientos de otros países hicieron que se entrara en una coyuntura única, la confluencia de tipos cercanos al 0% en las principales economías mundiales: Japón (0,10%), Zona Euro (0,05% desde el 2014) o Suiza, con tipos negativos. De hecho la economía desarrollada con tipos más altos es el Reino Unido, con tan sólo un 0,50%.

En esta circunstancia anómala, una subida de tipos en una economía estable actuará de imán, desplazando inversiones al país que lo haga y fortaleciendo su moneda, y esto es lo que ocurrirá en Estados Unidos. Los primeros afectados serán los países que utilizan el dólar para financiar inversiones de forma más barata como ocurre con naciones iberoamericanas (Brasil la más importante) e incluso fuera del continente (Turquía). Estos países verán como financiarán más caro en un momento dudoso para muchos países por el menor peso de las exportaciones y el precio inferior de las mismas. Pero también Europa y España verán cambios importantes.

La encrucijada de Europa

Este movimiento de dinero hacía el billete verde, debilitará el euro. En un principio es asumible, facilitará exportaciones mientras que perjudica las compras. De todas ellas una de las principales partidas es el petróleo, pero si continúa el precio bajo se amortiguará el impacto.

Pero Europa no puede dejar al euro deteriorarse sin realizar movimientos muchos meses, por lo que también se verá abocado a mover tipos al alza si no a finales de 2015, si en 2016, y para ello, se necesitan despejar dudas y que la economía europea crezca a buen ritmo antes.

En definitiva, si Estados Unidos sube tipos veremos en España cómo pueden surgir problemas en países iberoamericanos (principalmente Brasil) donde muchas grandes empresas tienen inversiones, nos costará importar más caro y el efecto de un petróleo más barato no lo notaremos a la hora de repostar por un dólar más caro pero también que arranca un proceso que llevará a en el medio plazo, con crecimiento global, se suban los tipos de interés. Una subida que notaremos antes en el Euribor, que de momento se mueve ligeramente al alza y que por primera vez en muchos meses, en el mes de julio, cerrará más alto que el mes precedente.

Normas
Entra en El País para participar