Recupera la flexiblidad por la mayor competencia

La banca vuelve a relajar los criterios de concesión de crédito

Reloj en la fachada de la sede del Banco de España, en la Plaza de Cibeles en Madrid.
Reloj en la fachada de la sede del Banco de España, en la Plaza de Cibeles en Madrid. EFE

La banca española relajó en el segundo trimestre de este año los criterios que utiliza para la concesión de créditos a hogares para consumo y otros fines por primera vez desde el primer trimestre de 2014, debido a la mayor competencia en el sector y a las mejores expectativas sobre la economía.

Esta es una de las principales conclusiones que se extraen de la Encuesta sobre Préstamos Bancarios incluida en el Boletín Económico de julio y agosto que hoy ha publicado el Banco de España.

Esta relajación de las condiciones, que fue algo menor en la zona del euro, se notó en que los márgenes aplicados a los préstamos se estrecharon, mientras que los correspondientes a operaciones de mayor riesgo no variaron en España y se redujeron levemente en la UEM.

El resto de condiciones apenas experimentó cambios, salvo los gastos, excluidos intereses, que disminuyeron un poco, dice el informe.

De acuerdo con las respuestas de las entidades que participan en la Encuesta, en las dos zonas esta evolución fue consecuencia, sobre todo, “de un incremento de las presiones competitivas, de un descenso en los costes de financiación de las entidades y de la menor percepción de riesgos”.

Por su parte, el porcentaje de solicitudes de fondos rechazadas no mostró variaciones significativas ni en nuestro país ni en la unión monetaria.

Para el trimestre en curso, de julio a septiembre, las entidades españolas no anticipan cambios significativos en los criterios de concesión en ninguna modalidad, ni tampoco las de la zona del euro en el caso de los préstamos a las sociedades no financieras.

Pero estas últimas sí que esperaban variaciones en la oferta en las otras dos categorías: un cierto endurecimiento en la financiación a las familias para adquisición de vivienda y una leve relajación en la destinada a consumo y otros fines.

Por el lado de la demanda, tanto las entidades nacionales como las de la zona del euro informaron de que las solicitudes de financiación de empresas y de hogares para consumo y otros fines continuaron aumentando entre abril y junio de 2015, y en mayor medida en nuestro país.

Por su parte, las peticiones de préstamos a familias para adquisición de vivienda se mantuvieron estables en España y siguieron avanzando en la zona del euro.

Las instituciones de ambas áreas esperan nuevos incrementos en el trimestre en curso en todos los segmentos.

Asimismo, las entidades españolas señalaron que durante el segundo trimestre de 2015 percibieron una mejora en las condiciones de acceso tanto a la financiación minorista como a los mercados mayoristas.

En cuanto a las radicadas en el resto de los países de la unión monetaria, también detectaron una evolución favorable en el mercado de titulizaciones y en la capacidad para transferir riesgos.

Sin embargo, observaron un cierto deterioro de las condiciones en algunos segmentos, como el de los depósitos de la clientela a largo plazo, el monetario a horizontes superiores a una semana y el de renta fija.

Las instituciones de las dos áreas respondieron que, en el segundo semestre de 2015, las medidas regulatorias y supervisoras sobre capital recientes (implementadas o previstas) habrían favorecido “una cierta relajación” de los criterios de concesión de préstamos aplicados a las pymes y apenas habrían influido en los del resto de segmentos.

Y al mismo tiempo, habrían contribuido a un estrechamiento de los márgenes en todas las modalidades de préstamos, y España de forma más acusada.

 

Normas
Entra en El País para participar