El Banco de España estima que depende de las migraciones

España puede perder hasta dos millones de habitantes en 2050

Las últimas Proyecciones de Población de España fueron publicadas por el INE en octubre de 2014. Muestran un gradual y continuo descenso de la población en todo el horizonte estudiado, de forma que en 2050 el número de habitantes ascenderá a poco menos de 44 millones, dos millones menos que en la actualidad. Y en 2064 el nivel de la población se situará por debajo de los 41 millones, lo que supone una caída de más de 5,5 millones de personas en relación al 1 de enero pasado. En paralelo, las cifras auguran un progresivo envejecimiento demográfico y un incremento de la tasa de dependencia.

La población española se situó, el 1 de enero de 2015, en 46.439.864 personas, lo que supuso un descenso interanual de 70.000 personas (-0,16%). El peso de la población extranjera continúa con el descenso iniciado en 2008, y se situó en enero pasado en el 9,6%, con un total de 4,4 millones de habitantes.

Por nacionalidades, casi la mitad procede de Europa, seguida de América y de África (22,5% y 21%, respectivamente). El peso de los extranjeros originarios de América del Sur se ha visto reducido por los efectos de la crisis, en favor de los procedentes de la Unión Europea y de Asia, particularmente de Rumanía (un 16% del total de extranejeros) y China (4%).

Por tramos de edad, la población se concentra entre los 30 y los 64 años; y dentro de este grupo, en el colectivo de entre 45 y 64 en el caso de los nacionales, y de entre 30 y 44 en el de los extranjeros. El colectivo de 65 años o más tiene mucho más peso en la población nacional (19,2%) que en la población extranjera (7.5%). En cuanto a la evolución de los flujos de población, en 2014 continuaron disminuyendo las entradas de inmigrantes, pero al mismo tiempo también se moderó la salida de españoles. No obstante, el saldo migratorio volvió a ser negativo, (salieron más personas de las que entraron) y éste alcanzó las 100.000 personas, casi un 60% inferior al año anterior, como resultado de esa menor salida. Unos 80.000 españoles salieron del país en 2014, frente a los 330.000 extranjeros que también lo hicieron. La propensión a emigrar de los españoles volvió a mostrar una tendencia al alza, al contrario de lo que sucedió con el colectivo extranjero, cuya propensión a salir de España se redujo el ejercicio pasado casi un 2,5%.

Normas