Programa o destruye los correos enviados desde Gmail cuando quieras para que nadie los lea
Ya se pueden destruir, o hacer que se borren solos, los correos enviados por Gmail

Ya se pueden destruir, o hacer que se borren solos, los correos enviados por Gmail

Ya mostramos en su día la forma de poder cancelar el envío de mensajes de correo electrónico desde Gmail incluso después de haber pulsado el botón de enviar gracias a un ajuste dentro de la propia configuración del servicio de correo electrónico de Google y que durante unos segundos después de enviar un correo permite cancelar dicho envío si nos damos cuenta de cualquier error como un destinatario incorrecto o información no deseada.

Pues bien, ahora hay disponible una nueva extensión para el navegador Chrome que va un poco más allá, y es que permite enviar un mensaje de correo electrónico que se autodestruye pasado un tiempo al más puro estilo de los mensajes del Inspector Gadget.

Esta extensión se llama Dmail y se puede encontrar disponible en la Chrome Web Store para añadirla al navegador Chrome y utilizarla a través del correo electrónico de Gmail desde este mismo enlace.

Una vez instalada la extensión, debemos ir a la bandeja de entrada de Gmail y comenzar a redactar un nuevo mensaje de correo electrónico para ver que en la parte inferior de la pantalla, aparece una nueva barra de Dmail desde donde se puede activar o desactivar la extensión y elegir el tiempo que se quiere que pase desde que se envía el mensaje hasta que se autodestruye.

Se puede elegir entre varias opciones, una hora, un día, una semana o nunca, pero si queremos provocar una autodestrucción en cualquier otro momento, únicamente debemos ir a la carpeta de elementos enviados dentro del propio correo, abrir el mensaje enviado y pulsar sobre el botón rojo que se muestra en la parte superior izquierda llamado Revoke message para que el contenido del mensaje enviado sea autodestruido automáticamente en la bandeja de correo del destinatario o destinatarios.

En la bandeja de correo de la persona a la que se envía el correo seguirá apareciendo la entrada de dicho mensaje, pero sin embargo el cuerpo del mismo habrá desaparecido y no podrá ser recuperado por el destinatario de ninguna forma puesto que queda totalmente encriptado.

Se trata por lo tanto sin duda de una gran herramienta de fácil uso que en el caso de darnos cuenta del envío por equivocación de un mensaje de correo, éste pueda ser destruido incluso cuando haya llegado al destinatario e independientemente de si lo ha leído ya o no.

Dmail permite enviar mensajes desde Gmail a cualquier dirección de correo electrónico y cualquier usuario sin necesidad de que usen también la extensión, a los que se les mostrará un aviso de que el mensaje se le ha sido enviado a través de Dmail y para verlo tendrá que acceder a un enlace que permite mostrar el mensaje, quizás uno de los inconvenientes de la extensión.

Normas