CVC y Abanca entrarán en la vasca

Euskaltel y R ponen la base para la unión de telecos norteñas

La vasca sube un 12% en Bolsa tras anunciar el acuerdo para integrar a la compañía de cable gallega

Sede de Euskaltel.
Sede de Euskaltel.

A última hora de la tarde del jueves saltaba la noticia: Euskaltel había llegado a un acuerdo con la gallega R para integrarla en su organización. Una operación valorada en 1.155 millones de euros y que sienta las bases para la creación de un grupo fuerte de telecomunicaciones en el norte de España.

La unión se encuentra todavía en los primeros pasos, concretamente en el conocido como due diligence, por lo que todavía se desconocen los plazos para iniciar la integración de los dos grupos. Sin embargo, fuentes del mercado analizan que hasta finales de septiembre o principios de octubre es posible que no haya más avances.

Tampoco se conoce por el momento como quedará el accionariado resultante de la nueva compañía, al que ya se sabe que entrarán CVC y Abanca, los accionistas de R al 70 y al 30% respectivamente. Sí que se anunció a la CNMV que Kutxabank mantendrá un 25% de la propiedad, frente al 30,1% que tiene ahora. Para la entrada de las nuevas sociedades se emitirán acciones nuevas.

El acuerdo entre ambas forma un grupo con 715.000 clientes residenciales y empresas y con unos ingresos estimados de 570 millones, además de un ebitda de 265 millones. “La operación representa un hito en la historia de ambas compañías dentro del proceso de consolidación del mercado de las telecomunicaciones”, afirmó Euskaltel en su comunicado a la CNMV.

Efectivamente, el acuerdo se encuadra dentro de una creciente concentración en España, con acuerdos como los firmados por Vodafone y Ono o Orange y Jazztel. Pero también a nivel europeo, como la compra de Telefónica Deutschland de la holandesa E-Plus, entre otras fusiones y adquisiciones. La propia Comisión Europea se ha mostrado partidaria de los procesos de concentración con el fin de crear actores más fuertes y competitivos.

La operación anunciada el jueves puede que no sea la última en la que participe la compañía vasca, puesto que desde hace ya casi dos años se rumorea sobre la posibilidad de que Euskaltel pudiera hacerse con la asturiana Telecable para crear un grupo líder en el norte de España. Sin embargo, ni Euskaltel ni Carlyle, fondo de capital riesgo propietario del 85% de Telecable, comentan esta posibilidad.

Pero antes de que eso llegue, si es que finalmente se produce, la firma vasca tiene por delante el cierre de esta operación que ya cuenta con el visto bueno de los consejos de administración de ambas compañías. Queda por ver si las autoridades de Competencia dan su aprobación.

Ambos actores son líderes en sus respectivos mercados. Euskaltel tuvo unos ingresos de 312 millones de euros en 2014, frente a los 240 millones facturados por R. La unión supone una complementariedad por los mercados en los que están circunscritos. Se espera que ambas compañías continúen con sus respectivas marcas “por el arraigo que tienen”, según comunicó la teleco vasca a la CNMV.

Los mercados recibieron con buen ánimo el principio de acuerdo e impulsaron la cotización de Euskaltel, en Bolsa desde el 1 de julio. La firma cerró la sesión del viernes con una subida del 12,39%, hasta los 11,52 euros por acción, con un crecimiento del 21% desde su estreno en el parqué, cuando llegó con un valor de 9,50.

Normas