Opciones muy sencillas pero desconocidas
Cómo cambiar el color de las rejillas en Excel

Cómo cambiar el color de las rejillas en Excel

Excel es uno de los programas ofimáticos por excelencia gracias a su gran potencia. Cualquier empresa que necesite cuadrar números o crear diversas fórmulas matemáticas para combinar y cuadrar datos, este programa se convierte en un aliado excepcional. Si bien muchos conocen cómo funciona, muy pocos lo dominan, y seguramente menos que estos saben que la rejilla de Excel puede cambiarse de color. Habitualmente, como ya habréis comprobado, el color que acompaña a las rejillas es el gris, aunque éste puede convertirse en cualquier otro fácilmente.

Para ello, lo primero que tendremos que hacer será abrir el programa y crear un documento en blanco. Posteriormente, nos dirigiremos a la pestaña superior izquierda, es decir, a la de Archivo, momento en el que buscaremos, entre todas las categorías que aparecen, “Opciones”.

Al entrar en Opciones veremos cómo tenemos la posibilidad de cambiar prácticamente todo lo que afecta al programa: el tema de Microsof Office, el nombre de usuario, las combinaciones de teclas que permiten realizar cualquier función, fuente y tipografía por defecto…, aunque a nosotros lo que nos interesa está dentro de la pestaña “Avanzadas”. En ella podremos ver una gran cantidad de opciones: opciones de edición, cortar, copiar y pegar, tamaño y calidad de imagen… Pues bien, en este caso tendremos que bajar hasta que veamos el apartado de “Mostrar opciones para esta hoja”. En este aparecen diversas opciones interesantes aunque obviamente la que más nos interesa es la última, la de Color de cuadrícula. En ella se pueden elegir hasta 64 colores distintos de toda la gama cromática, por lo que seguramente encontraréis aquel tono que os gusta. En el caso de que queráis volver al color inicial, solo tendréis que dirigiros hasta el menú anterior y, en la paleta de colores, elegir “Automático”.

Como podréis ver, el color que cambia es el de la hoja en la que nos encontremos del libro, es decir, que cuando creemos una nueva hoja o abramos un nuevo libro, tendremos que volver a reproducir los pasos para cambiar sus colores. No obstante, se trata de un truco bastante interesante que nos puede ayudar a disfrutar de un Excel mucho más “divertido” para acabar con la rutina.

Vía HowtoGeek

Normas