KPMG revela que aumenta la confianza de los primeros ejecutivos

Los empresarios auguran tres años de fuerte crecimiento

Principales resultados de la encuesta Ampliar foto

Las buenas cifras económicas invitan al optimismo. Para los principales ejecutivos españoles, todo hace indicar que los próximos tres años serán más prósperos que los pasados. Esta es la principal conclusión del informe Global CEO Outlook de KPMG, para el que ha entrevistado a 1.278 CEOs de España, Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, China, India, Japón y Australia.

La vuelta al crecimiento de la economía española se ve reflejada con fuerza en la percepción de los primeros ejecutivos, que afirman que confían más que el año pasado en la mejoría del entorno. En concreto, de los 50 directivos españoles encuestados, 9 de cada 10 tienen más confianza ahora en el crecimiento de España de cara a los próximos tres ejercicios. Las respuestas señalan que los mayores beneficios se repartirán entre 2016, que será el mejor año para el 22% de los encuestados, 2017, que lo será para el 30%, y otro importante grupo del 22% que espera su mejor rendimiento a partir de 2019.

En el marco global, la percepción de los directivos de todo el mundo ha mejorado, especialmente los de Asia y Europa. Bill Robinson, economista jefe de KPMG en el Reino Unido, explica que los bajos precios del petróleo, la ausencia de inflación y las políticas de estímulos de los bancos centrales de Japón y Europa están inyectando este optimismo en la economía. Con respecto a las expectativas de creación de empleo, el 70% de los CEOs españoles señala que aumentará la contratación en los próximos tres años, y ninguno de los encuestados prevé reducir puestos de trabajo. De los que esperan contratar a más profesionales, un 48% ampliará sus plantillas entre un 6% y un 10%; un 14% lo hará con más intensidad, entre un 11% y un 25%; y solo un 8% lo hará por debajo del 5%.

Las áreas regulatorias que más preocupan a los CEOs españoles son la fiscalidad y la relativa al mercado laboral. El 36% afirma que los cambios en el impuesto sobre sociedades son los que más les inquietan, seguido por la normativa laboral, con un 24%, y por la medioambiental, con un 20%. María José Anguilo, socia responsable de KPMG Abogados, explica que "es lógico que los CEOs presten especial atención al impuesto sobre sociedades, pues tiene un impacto directo sobre la cuenta de resultados". Por encima de la legislación, los ejecutivos españoles también se muestran preocupados por seguir aumentando su competitividad a través de la innovación y los productos de mayor valor añadido, y piden al Gobierno que fomente más el gasto en I+D+i e invierta en educación, formación y desarrollo de competencias. En cuanto a las estrategias para consolidar el crecimiento, las empresas apuestan por seguir reduciendo sus costes.

El mercado exterior y la innovación, prioritarios

La mayoría de los directivos espera que el porcentaje de sus ingresos procedentes de la actividad exterior se incremente respecto a la cifra actual. A diferencia de hace años, cuando las empresas trataban de entrar en la mayor cantidad de mercados posibles, ahora miden con más precisión dónde se encuentran las mejores oportunidades. En este sentido, EE UU destaca como el mercado con mayor potencial de crecimiento para casi un 90% de los ejecutivos españoles, seguido de Brasil, Europa Occidental, Sudamérica, Rusia y China. Por otro lado, un asunto prioritario para los CEOs es la innovación, y lograr estimularla es el reto más difícil al que prevén enfrentarse. La estandarización de procesos y su aplicación en la empresa son los aspectos que deben mejorarse a corto plazo, según revela la encuesta. Solo 2 de cada 10 directivos afirman contar con un proceso ya implementado en todas las áreas de la compañía, y 6 de cada 10 afirman que estos procesos están comenzando a aplicarse. Esto muestra una ligera desventaja de las empresas españolas en el ámbito de la innovación con respecto a la media global, que asegura contar con procesos plenamente implantados en el 44% de los casos.

Por último, los riesgos que más preocupan a los CEOs españoles son el riesgo estratégico, el operacional y el de cadena de suministros. A estos les siguen las tecnologías emergentes, un elemento que inquieta a los altos cargos de las empresas. Pablo Bernard, socio responsable de Risk Consulting de KPMG, aclara que "es normal que se perciban especialmente estos riesgos, pues cambian muy deprisa".

Normas