Dos tercios del dinero efectivo de los fondos será liberado este mes

Banco Madrid entregará el informe concursal al juez en 10 días

La administración concursal informará desde hoy a los acreedores de Banco Madrid de la deuda que se les reconoce por si tienen alegaciones o matices que hacer.

Sede de Banco Madrid.
Sede de Banco Madrid.

La primera, y convulsa, fase del proceso concursal al que se ha sometido a Banco Madrid tras el escándalo de blanqueo de capitales que desde marzo rodea a la firma y a su matriz andorrana BPA, está a punto de culminar.

Los administradores concursales de la firma ultiman estos días el informe de liquidación de la entidad encargado por el juez, al que prevén remitírselo el próximo lunes 27 de julio. Este documento, clave en todo proceso concursal, detallará el montante total de deudas que tiene la entidad así como el conjunto de activos con los que puede hacer frente a los acreedores.

El análisis revelará si estos, con el Fondo de Garantía de Depósitos a la cabeza tras haber compensado hasta con 100.000 euros a cerca de 15.000 clientes del banco, cobrarán toda su deuda o no.

Excepciones: la liquidez que no será traspasada

Los administradores llevarán al concurso de acreedores una pequeñísima parte del efectivo de los fondos. Banco Madrid no ejercía como depositario en estos casos. Esas imposiciones podrían haberse contratado en cualquier otra entidad.

Uno de los productos más afectados será el BMN Fondepósitos, que cuenta con un patrimonio de 133 millones de euros.

Inicialmente, el juez dio un plazo de dos meses a la administración concursal de Banco Madrid, que lideran Pedro Martín Molina, de Legal y Económico, y Francisco Vera, de Data Concursal, junto a la Agencia Tributaria, para concluir el informe. Dada al especial “complejidad” de la tarea, el magistrado titular del juzgado de instrucción número 1 de Madrid permitió a los administradores ampliar este plazo.

En concreto, al superar el número de acreedores los 2.000, tenían derecho a hacerlo hasta en cuatro meses. A finales de mayo los gestores de la firma terminaron comunicando que necesitaban dos meses más, con lo que el plazo culmina el próximo domingo 26, que al no ser laborable permite presentar el informe un día después.

Este calendario supone que hoy, “diez días antes de la culminación del informe”, los administradores concursales procederán ya a remitir a cada acreedor una ficha informándoles de la deuda que se les reconoce por si tienen alguna alegación que hacer. El objetivo es subsanar posibles errores o matizaciones sin necesidad de judicializar sus reclamaciones.

En paralelo, la plantilla que permanece en Banco Madrid continúa trabajando bajo la batuta de la administración concursal en liberar los fondos de inversión que quedaron atrapados tras la intervención de la gestora de la entidad. Una vez encarrilado el traspaso de estos vehículos de inversión colectiva a Cecabank como nueva depositaria y Renta4 como gestora, el proceso se centra ahora en el dinero de estos que estaba en efectivo en cuentas del banco.

En total, cerca de 300 millones de euros que, después de un tenso pulso mantenido con la Comisión Nacional del Mercado de Valores (ver despiece), terminará siendo liberado. Fuentes cercanas al proceso estiman que a finales de este mes la entidad estará en disposición de traspasar cerca de 200 millones del total, mientras que el resto se terminará desbloqueando también en cuestión de semanas una vez que Banco Madrid logre mayor liquidez con la venta de determinados valores de su cartera.

Resuelta la situación de estos instrumentos, que no están sujetos a la liquidación al estar fuera del balance, se estima que el proceso concursal siga avanzando en septiembre, cuando se informará a los acreedores de las posibilidades que tienen de recuperar su dinero.

La gran misión de blindar los fondos de inversión

La liquidación de Banco Madrid ha puesto al descubierto varias goteras en la legislación de los fondos de inversión. El primer problema fue la interpretación del papel del depositario. Banco Madrid ejercía esta función en 21 fondos y 75 Sociedades de inversión colectiva, que fueron bloqueados el pasado 16 de marzo. La CNMV defendía que la liquidez de todas esas carteras, en cuentas de Banco Madrid, era parte del patrimonio de los fondos. Pero esta interpretación se oponía a la de los administradores concursales. A juicio de estos, los valores –acciones, bonos y otros fondos– de las instituciones de inversión colectiva sí debían entregarse a los fondos, pero no el dinero en metálico. Los liquidadores aseguraban que ese importe, que asciende a unos 300 millones, debía entrar en el concurso de acreedores. Los partícipes de los fondos deberían asumir por lo tanto unas minusvalías, al menos circunstancialmente, de cerca del 20%. Las pérdidas no serían definitivas, puesto que los 15.000 inversores de los fondos pasarían a ser acreedores y se les devolvería el dinero a medida que se fueran liquidando activos.

Los administradores decidieron zanjar el asunto el pasado 29 de mayo y accedieron a entregar la liquidez a los fondos. Para que no vuelva a haber dudas, Economía ha introducido una enmienda en la Ley de Segunda Oportunidad, que se publicará en el BOE en los próximos días. En ella se clarifica que, en caso de concurso de acreedores de una entidad financiera, los administradores deben regirse por la Ley de Instituciones de Inversión Colectiva en todo lo que se refiera a fondos de inversión.

La segunda vuelta de tuerca ha llegado con una modificación del reglamento de fondos de inversión que está en consulta pública. “La misión es dejar claro qué pertenece a quién”, explican fuentes financieras. Uno de los problemas que han retrasado todo el proceso de traspaso de la liquidez de los fondos de inversión de Banco Madrid ha sido dilucidar qué dinero era tesorería –y por tanto debía ser reembolsada íntegramente a las instituciones de inversión colectiva– y qué otros importes eran depósitos que podrían haber sido contratado en cualquier otra entidad. Fuentes jurídicas anticipan que habrá más cambios normativos para blindar a los fondos.

Normas