Reforma electoral local

Rajoy quiere dejar aprobado que sea alcalde el más votado

El Gobierno sostiene que, a cuatro años de las próximas elecciones municipales, "ahora es el momento" de plantear la reforma electoral local. La posición del Gobierno la expresó recientemente la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, quien defendió la pertinencia de la propuesta del PP de establecer en las municipales una prima mayoritaria en el caso de que se consiga un porcentaje de votos superior al 35% y, si no, una segunda vuelta. La vicepresidenta rechazó que el PP pretenda así lograr lo que no consigue en las urnas al afirmar que "si hubiera sido así, se hubiera planteado antes de las elecciones" y defendió la propuesta en aras de la "estabilidad".

Si esta reforma saliera adelante, con este sistema de eleccion de alcaldes, 30 capitales hubieran tenido que votar en una segunda vuelta, entre ellas Madrid, Barcelona, Sevilla y Zaragoza, pues en ninguna de ellas ningún partido se hizo con el 35% de los votos.

El vicepresidente de la Organización del Partido Popular y presidente en Zamora, Fernando Martínez Maíllo, se mostró a favor de iniciar el debate sobre la reforma, y explicó que "lo importante es el voto de los ciudadanos y no los alcaldes elegidos en reuniones, aunque sea legítimo".

Por su parte, el PSOE se mostró partidario de un "debate en profundidad hablando de todos los temas después de las elecciones generales". Los socialistas evitaron entrar en el contenido de la propuesta, pero insistieron en que no les parece el momento adecuado para debatirla, a pocos meses de unas generales. Antonio Hernando, el portavoz del PSOE en el Congreso, se mostró dispuesto a abordar una reforma "en profundidad" después de los comicios.

El rechazo frontal llegó por parte del portavoz de Izquierda Plural, José Luis Centella, quien acusó al PP de intentar "trucar" el mandato de los votantes y querer dejar todo atado "diez minutos antes de irse".

Rafael Hernando, portavoz del PP, replicó a todos ellos que esta reforma está incluida en el programa socialista, y recordó que se había comprometido con el PSOE a presentarla pasadas las elecciones autonómicas. Hernando garantizó que no impondrán en este caso su mayoría absoluta, y explicó que su intención es que pueda debatirse antes de la disolución de las Cortes, de forma que cada partido se retrate.

En defensa de abordar esta reforma se pronunció también Esperanza Aguirre, quien explicó que se trata de evitar que la decisión de quién gobierna "se tome en los despachos".

Normas