Declaraciones de Pinto Ribeiro y Santos García, directores generales del banco

“España es un país estratégico para Novo Banco”

José PInto Ribeiro y José Luis Santos, directores generales de Novo Banco en España
José PInto Ribeiro y José Luis Santos, directores generales de Novo Banco en España

Los dos nuevos responsables de Novo Banco España, José Pinto Ribeiro, director general de gestión, y José Luis Santos, director general comercial, han logrado mantener el espíritu competidor en la plantilla de la entidad, pese a la fuerte competencia en el mercado español y al futuro aún incierto sobre el nuevo dueño del grupo. Según declaran a este periódico “hemos logrado ganar cuota de mercado. Incluso estamos captando empresas como clientes”. Y eso pese a que fueron nombrados directivos de la firma española en febrero de este año, cuando ya se había dado el pistoletazo de salida a la subasta del banco en Portugal, país de origen de Novo Banco (el banco bueno de Espírito Santo).

El pasado 30 de junio finalizó el plazo para que los interesados en pujar por Novo Banco presentaran al Banco de Portugal sus ofertas vinculantes por esta entidad. Por lo que se espera que en los próximos días el Gobierno luso anuncie la oferta ganadora de esta subasta, en la que Santander y CaixaBank quedaron eliminados. “Nosotros no tenemos ni idea de cómo va el proceso de venta de Novo Banco. Tampoco sabemos cuál es la oferta que cuenta con más posibilidades de quedarse con la entidad. Lo que sí podemos decir es que la filial española de Novo Banco es mucho más fuerte ahora que hace un año, e incluso que antes de la intervención del grupo”, destacan José Pinto Ribeiro y José Luis Santos.

En agosto de 2014 el Banco de Portugal rescató por 4.900 millones de euros BES. La entidad fue dividida en dos: los activos tóxicos pasaron a un banco malo con la estructura del antiguo BES, mientras que se creó una nueva institución, Novo Banco, para quedarse con la clientela, depósitos y créditos de calidad del grupo. Pinto Ribeiro, que lleva 24 años en el grupo (aunque solo cinco meses en España), confía en que el futuro nuevo dueño de Novo Banco apueste también por este país. “España da un valor añadido a los clientes del grupo. Estamos especializados en comercio exterior, donde somos muy buenos. También somos muy buenos en atender a las pequeñas y medianas empresas (con facturación entre 5 millones a 50 millones de euros) y a los empresarios, y hay muchas pymes ibéricas”, recalcan ambos ejecutivos, que añaden en este sentido que “España es el país más importante para el grupo fuera de Portugal, y muchas empresas piensan en la Península Ibérica como un mercado para hacer negocios. Una de cada cuatro empresas portuguesas trabajan con nosotros allí”.

Su empeño por crecer en España es tal, pese a las circunstancias del banco, que han logrado aumentar su base de clientes, además de su cuota de mercado. “En el año hemos captado 2.000 clientes, y nuestros depósitos han aumentado en el primer semestre en 230 millones de euros”, explican en la filial española.

El interés de Apollo y las chinas Fosun y Anbang

La filial española de Novo Banco, que cuenta con 35 sucursales y 475 empleados. Su negocio suma 9.399 millones de euros, y su ratio de liquidez es del 82%, lo que significa que sus depósitos cubren toda la cartera de créditos del banco. “Somos autosuficientes para cubrir nuestras necesidades de liquidez y dar créditos. No necesitamos acudir a la matriz para pedir dinero”, explica Pinto Ribeiro. Tanto Santos como Pinto mantienen que este año será “un buen ejercicio para la filial. Los resultados serán muy positivos”. La entidad está a la espera de que el Banco de Portugal se pronuncie sobre cuál es la mejor oferta vinculante para llevarse Novo Banco. El objetivo es que el Gobierno y los bancos lusos recuperen los 4.900 millones de euros que pusieron como ayudas. El fondo estadounidense Apollo (dueño en España de Evo Banco) y las firmas chinas Fosun y Anbang han presentado ofertas vinculantes por Novo Banco. Según aseguran desde Portugal fuentes financieras, la firma que parece que ha presentado una mayor oferta por el grupo luso es la aseguradora Anbang, cuya propuesta supera los 5.000 millones de euros. Novo Banco es el tercer banco de Portugal, con un balance de 72.000 millones de euros. De agosto de 2014 (fecha de su creación) a diciembre, Novo Banco perdió 467,9 millones de euros, aunque espera superar los números rojos este año.

“España es un país muy bueno para el banco, por eso quién compre el grupo debería mantener la filial española”, insiste Pinto Ribeiro.

A diferencia de las reestructuraciones llevadas a cabo en España en las cajas de ahorros que han recibido dinero público, Novo Banco no ha tenido que cerrar sus filiales exteriores, ni ha procedido a un ajuste en el país. “Hemos hecho lo contrario, una de las primeras cosas que hice cuando llegue a España fue reunir a la plantilla y comunicarles que contábamos con todo el mundo. Necesitamos potenciar más el banco para que el nuevo accionista se encuentre una filial dinámica y fiel a un modelo que ha funcionado”, explica el director general de gestión. “La opción era quedarnos quietos o potenciar el banco, y optamos por la segunda. La plantilla ha respondido positivamente y trabaja con gran entusiasmo. Y los clientes nos han respondido. Algunos se fueron, salió el 10% del negocio, pero gran parte de esos clientes han vuelto. Son muy fieles, que están contentos con el servicio que le prestamos, porque no competimos en precios, sino en calidad”, recalca Santos.

Pese a haber recortado sus costes en España un 15,7% en un año (sobre todo por la revisión de los alquileres de sus oficinas), eso sin haber cerrado oficinas o ajustado la plantilla, Novo Banco España tiene en marcha una campaña publicitaria para captar pymes. “Es una vía para reposicionar la marca. Hay que recordar que estamos en el mercado y estamos haciendo cosas. Estamos muy vivos y vamos a hacer ruido durante mucho tiempo”, afirma Pinto Ribeiro en un español perfecto.

Normas
Entra en El País para participar