Prevé un saldo positivo de 5.000 millones este año

Montoro fía el cumplimiento del objetivo de déficit al superávit local

Saldo fiscal de las administraciones públicas Ampliar foto

La Comisión Nacional de Administración Local (CNAL) aprobó ayer los objetivos de déficit para los ayuntamientos, que tienen la obligación de cerrar sus cuentas en equilibrio. Sin embargo, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se mostró confiado en que los municipios vuelvan a registrar un superávit del 0,5% del PIB y contribuya al cumplimiento del objetivo de estabilidad del conjunto de la Administración.

Los ayuntamientos tenían el deber de cerrar sus cuentas en equilibrio el año pasado y, sin embargo, lograron un superávit de 5.000 millones. Sin esa desviación positiva, España no hubiera logrado el objetivo de rebajar su déficit público total al 5,7% del PIB. Para los próximos años, el equilibrio presupuestario sigue siendo el objetivo fijado para los municipios, aunque el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró ayer que confía en que los municipios vuelvan a registrar este año un superávit en torno al 0,5% PIB.

De hecho, el Gobierno central confía en la desviación positiva de los ayuntamientos para absorber el más que probable incumplimiento de las comunidades autónomas. Como ya estaba previsto, la Comisión Nacional de Administración Local, el órgano que reúne al Ministerio de Hacienda con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) aprobó los objetivos de estabilidad para el período 2016-2018, que en todos los ejercicios son de equilibrio.

Montoro aseguró que los nuevos equipos de gobierno de los ayuntamientos que salieron de las elecciones del 24 de mayo tienen la obligación de comprometerse con la estabilidad presupuestaria. En este sentido, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y la de Barcelona, Ada Colau, ya han reclamado utilizar el superávit municipal para elevar el gasto social. Sin embargo, la Ley de Estabilidad Presupuestaria impone que los municipios destinen los saldos positivos a amortizar deuda. El Gobierno solo permite que una parte del superávit se destine a inversiones productivas. El presidente de la FEMP, Íñigo de la Serna, aseguró que espera que esta salvedad se incluya también en los Presupuestos Generales del Estado, cuya tramitación se iniciará este mes de agosto con el objetivo de que se aprueben en octubre, antes de las elecciones generales.

En la reunión de ayer también se estableció que el nivel de deuda pública se sitúe entre el 3,5% y el 3% en el período 2016-2018. Los últimos datos publicados por Hacienda muestran que cuatro de cada diez municipios no debe ni un euro al banco. En este contexto, De la Serna, que en septiembre dejará de presidir la FEMP, reclamó que el Gobierno permita un aumento del gasto local del 1,8% frente al 1,5% inicialmente previsto.

A pesar de la buena situación de la Administración local, algunos ayuntamientos se encuentran al borde de la quiebra económica y han precisado del rescate del Estado. Hasta la fecha, 17 municipios siguen acogidos al fondo de ordenación, un instrumento creado para aquellos municipios que se encuentran en una situación especialmente delicada. Incluye entidades cuyo nivel de deuda supere el 110% de sus ingresos o que no puedan refinanciar las operaciones de crédito. La secretaria general de Coordinación Autonómica y Local, Rosana Navarro, señaló que solo 90 municipios se benefician del fondo de impulso económico, ideado para financiar a ayuntamientos que han cumplido sus objetivos de estabilidad.

Normas
Entra en El País para participar