A veces es necesario seguir utilizando el formato “antiguo” de Word
DOC y DOCX, ¿cuál es su diferencia y por qué tienes problemas con ellos en Word?

DOC y DOCX, ¿cuál es su diferencia y por qué tienes problemas con ellos en Word?

Microsoft Office, como siempre decimos, es la suite ofimática por excelencia. Por ello, siempre ha marcado los estándares por los que las mayorías de empresas se mueven, es decir, si utilizamos un procesador de textos, los documentos se guardarán en formato DOCX para que los demás trabajadores y usuarios puedan seguir abriendo y editando el documento fácilmente en prácticamente cualquier lugar.

No obstante, el formato actual –que como hemos dicho, es DOCX- no ha sido el que siempre ha estado presente en la suite. Hace unos años, antes de la llegada de la generación de Microsoft Office 2013, los documentos normalmente se guardaban en DOC, un formato muy similar al actual (de hecho, éste último es casi retrocompatible) pero con ciertas diferencias fundamentales que provocan que, efectivamente, si queremos mantener el formato de forma correcta, el documento se deba guardar con su propio formato.

Teniendo esto en cuenta, ¿no te ha ocurrido alguna vez que, al subir un documento a algún servicio de ciertas compañías, se indicaba que el formato no era correcto? Normalmente, los propios mensajes indican que debe tratarse de un formato creado con Microsoft Word y, precisamente, el que acabas de subir también está creado en Word. ¿Cuál es el problema?

Pues bien, básicamente lo que acabamos de explicar. Si un sistema necesita un archivo DOC, no aceptará los DOCX, por lo que si utilizas una versión más moderna de Microsoft Office, al guardar por defecto el documento no podrás subirlo a la plataforma. La solución, eso sí, es realmente sencilla y, por desgracia, existen muchos usuarios que aún no la conocen.

Microsoft Word, al igual que las demás aplicaciones de Office como PowerPoint o Excel, ofrece la posibilidad de guardar un documento con varios formatos distintos. Office, por ejemplo, nos ayuda a crear un archivo PDF directamente para que el formato se mantenga inalterable desde el archivo original. ¿Cómo se consigue? Simplemente tenemos que dirigirnos al menú Archivo y, de ahí, a Guardar Cómo… Teniendo esto en cuenta, el proceso para guardar un archivo DOC es el mismo, aunque la única diferencia será que al aguardar el documento, tendremos que elegir el formato DOC, que se bautiza como “Documento de Word 97 – 2003”.

De esta forma, el sistema al que intentábamos subir el archivo no nos volverá a arrojar ningún problema. Sin lugar a dudas, se trata de un problema bastante importante pero que, a la vez, tiene también una solución muy sencilla.

Normas