Encadena una década de crecimiento del PIB

Perú busca socio para mejorar en energía e infraestructuras

El Gobierno de Ollanta Humala busca atraer las inversiones de empresas privadas

El presidente de Perú, Ollanta Humala, junto con el presidente del Grupo PRISA, Juan Luis Cebrián.
El presidente de Perú, Ollanta Humala, junto con el presidente del Grupo PRISA, Juan Luis Cebrián.

En 20 años, Perú ha doblado su PIB. Buena parte de culpa tiene que lleve una década con un crecimiento continuado del PIB. El último año fue del 4% y se espera que este lo sea del 5%. Pero para mantenerlo, el Gobierno necesita inversiones en sectores clave como las infraestructuras, la energía o la educación.

El presidente del país latinoamericano, Ollanta Humala, participó ayer en el foro El Perú, en futuro, organizado por El País. El mandatario afirmó que “las cosas se están arreglando” para su nación gracias, entre otras cosas, a “no hacer ideología en el manejo de la macroeconomía”. En este sentido, Humala aseguró que se ha hecho “un trabajo responsable” para crear una seguridad y una predictibilidad para los negocios, “aunque todavía queda mucho por hacer”. “Este Gobierno cumple lo que firma”, aseveró en su intervención junto con el presidente del Grupo PRISA, Juan Luis Cebrián. Al encuentro acudieron empresarios como Antonio Brufau, presidente de Repsol o Rafael del Pino, su homólogo en Ferrovial.

España es uno de los países que más interés ha puesto en el país sudamericano. Hay 386 empresas españolas instaladas, entre las que se encuentran algunas como Repsol, Telefónica, Ferrovial o Enagás. Magali Silva, ministra de Comercio Exterior y turismo, afirmó que una de las tareas pendientes es “impulsar la industria petroquímica”, a lo que hay que añadir el sector energético, donde Perú ha pasado de tener que importar a querer exportar energía, y las infraestructuras, que sirvan para cohesionar mejor el país. La dirigente defendió que es necesario “transformar la materia prima” para generar “valor añadido”.

El Estado afronta el futuro con una buena capacidad de inversión. “Tenemos una deuda externa que hoy en día no es problema para el Perú, ahora no llega al 6%”, argumentó el presidente Humala. “Hemos podido afrontar políticas anticíclicas, lo que ha atraído a empresas, entre ellas las españolas”.

“Hay un mercado jurídico muy sólido, con un crecimiento económico consolidado”, explicó Dante Blotte, director financiero de Repsol en España, quien señaló que hay una brecha de infraestructuras en Perú de hasta “100.000 millones de dólares”. Por ello, gana peso la necesidad de una colaboración entre el Estado y las empresas. “Está habiendo una aceptación creciente de la colaboración público-privada”, defendió Íñigo Meirás, consejero delegado de Ferrovial.

China ha sido un músculo inversor tradicional en la región. En los 80 tenían inversiones valoradas en 5.000 millones de dólares, ahora 10 veces más. Sin embargo, el primer ministro peruano, Pedro Cateriano, afirmó que “esperamos que no solo chinos, sino más países entren en el país”. “Es positivo que la empresa privada genere riqueza en nuestro país, aunque para eso tiene que haber unas reglas claras”.

Otro de los retos del país, en lo que coinciden empresas y Estado, es en la creación de mano de obra cualificada y la eliminación de las desigualdades. “La mejor apuesta que estamos haciendo es en la educación”, afirmó el presidente Humala, “nunca antes se había invertido tanto en esto en Perú”. El primer ministro Cateriano lamentó que “el desarrollo económico de Perú no ha ido acompañado de un desarrollo técnico y productivo”. El acto, que se cerró con un coloquio con artistas del país que han triunfado en el exterior, contó con el patrocinio de Telefónica, Enagás, Santander, Repsol y Ferrovial.

Menos trabas burocráticas para las empresas

Si hay una pega que ponen los empresarios con experiencia en Perú es la lentitud de algunas gestiones administrativas que se convierten en trabas para la inversión. “En ocasiones, la colaboración público-privada tarda mucho”, comentó Íñigo de Meirás, consejero delegado de Ferrovial. “Muchas veces las ideas son bien recibidas pero tramitación administrativa se demora”, lamentó.

Jorge Familiar, vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y Caribe, defendió que es necesario “fomentar las condiciones necesarias para que el sector privado se establezca, generando empleo, y crecimiento económico”. La presidenta de la Cámara Española de Comercio en Perú, Luisa García, también comentó que “hay que limitar la burocracia para crear inversión, ya que muchas empresas protestan porque no van todo lo rápido que querrían”.

En esta línea ha estado trabajando el Gobierno, quien defendió a través de la ministra Magali Silva, la creación de una ventanilla única para empresas extranjeras. “Queremos reducir así las trabas administrativas”, afirmó.

García criticó además el conservadurismo del Estado peruano a la hora del gasto público. “El Estado tiene dinero para gastar y quiere invertir pero la ley le pone trabas al gasto público”, criticó. A pesar de ello, aseguró que las empresas se muestran “tranquilas” y, de hecho, algunas de ellas llevan desde los años noventa desarrollando su actividad en el país. Sobre las elecciones previstas para dentro de un año, García asumió que “no hay preocupación” entre las firmas españolas. Este fue uno de los rasgos alabados por los ponentes, ya que en materia económica y legislativa entienden que habrá una continuidad con el próximo gabinete de Gobierno.

Normas