Orange-Jazztel, Vodafone-Ono y Telefónica tienen el 85% de los ingresos

La industria española de las telecos estrena su nueva estructura

El objetivo de las operadoras pasará más por la rentabilidad que por la lucha por la cuota de mercado

Un usuario habla por su móvil en una calle de Madrid.
Un usuario habla por su móvil en una calle de Madrid.

Jazztel ya ha pasado a manos de Orange. Es el último gran movimiento corporativo de un sector en el que el proceso de consolidación ha cambiado totalmente su estructura en el último año. Y es que las integraciones de Orange y Jazztel por un lado, y de Vodafone y Ono por otro, dejan junto a Telefónica un mercado con tres grandes operadores, que controlan en torno al 85% de los ingresos totales, y que van a moverse bajo similares paradigmas de gestión y negocio.

En un informe publicado esta semana, la agencia Fitch, explicaba que con la actual mejora macroeconómica que está registrando España, “es probable que los tres grandes operadores reequilibren sus estrategias más hacia la rentabilidad que a ganar cuota de mercado, permitiendo una normalización del mercado”.

En esta línea, Goldman Sachs destacó que la doble consolidación ha convertido a España en uno de los países más atractivos de Europa en cuanto a la estructura del mercado de telecos, con tres operadores convergentes fijo-móvil. El banco de inversión indicó que con este escenario suben las previsiones sobre una mayor rentabilización del crecimiento de la demanda en los datos móviles, la banda ancha de alta velocidad y la televisión de pago. “La consolidación reduce la rotación de empleados (churn) y podría elevar el crecimiento del Ebitda de cada una de las operadores en al menos dos puntos porcentuales por año”, dijo el banco.

En estas circunstancias, algunos analistas han apuntado a una estabilización de los precios, e incluso a una subida. “Telefónica subió las tarifas de Fusión en mayo y todos los operadores se están moviendo en esa dirección”, señaló Barclays en un reciente informe.

Lo cierto es que Telefónica está en vías de recuperar la senda del crecimiento de los ingresos en España, algo que no sucede desde hace muchos años. En la última junta de accionistas, el presidente César Alierta anunció que en el mes de mayo, Telefónica España elevó sus ingresos por primera vez, en términos interanuales, desde 2009.

De momento, las tres grandes operadoras parecen fuertes en el segmento de la banda ancha fija, donde mantienen el 95% de las líneas (Telefónica un 45,1%, Orange-Jazztel un 28% y Vodafone-Ono un 21,9%), según las estimaciones de la CNMC, publicadas este viernes. El mercado cerró marzo con 12,83 millones de líneas, un 5,7% más que en el mismo mes de 2014.

Frente a esta evolución, el segmento del móvil perdió 133.173 líneas en marzo y enlaza ya seis meses seguidos de retrocesos. En este caso, el descenso vino motivados por la pérdida de 225.149 líneas de prepago.

Las grandes operadoras también se beneficiarán de la consolidación, según Goldman Sachs, que espera que este mercado vuelva al crecimiento a partir del segundo semestre de 2016. Y es que Ono y Jazztel han sido dos de las operadoras más agresivas en los últimos tiempos, una situación que podría cambiar con la integración en Vodafone y Orange, respectivamente.

Un cuarto operador pendiente de nuevas compras

Pese a la consolidación, la industria de las telecos debe afrontar todavía algunos cambios e incertidumbres, que podrían trastocar su estructura. Así, Orange tiene ya en marcha la venta de activos comprometida con la Comisión Europea para obtener el permiso en la compra de Jazztel. Entre ellos destaca la venta de 720.000 hogares pasados con fibra óptica, que Bruselas quiere que sean una base para la constitución de un cuarto operador. Entre los aspirantes figuran Másmóvil y Yoigo.

En este caso, Goldman advierte de que un hipotético cambio en la propiedad de Yoigo, cuarto operador de telefonía móvil de red, con la sustitución de TeliaSonera por otro grupo, convertiría a la compañía en un operador más agresivo. De comprar los citados activos de Orange, Yoigo estaría en disposición de reforzar su posición competidoras en las ofertas convergentes.

Dentro de los posibles movimientos corporativos todavía por concluir es la posible fusión entre los operadores de cable del norte, Euskaltel, Telecable y la gallega R. De momento, esta semana se ha dado un paso adelante con el debut en Bolsa de la teleco vasca para establecer una valoración. Euskaltel cerró la sesión del viernes con una capitalización bursátil de 1.278 millones de euros. El operador integrado único del norte contaría con una red de fibra que cubriría tres millones de hogares.

Otras de las incógnitas abiertas es la regulación de la banda ancha ultrarápida abierta por la CNMC, por la que se podría obligar a Telefónica a abrir su red de fibra a los competidores, salvo en nueve grandes ciudades. La revisión regulatoria debería finalizar en los próximos meses, aunque no sería descartable algún retraso.

Normas