El producto local supone el 70% del total

Lidl se hace más español durante la crisis

Entrada a una tienda de Lidl en Madrid.
Entrada a una tienda de Lidl en Madrid.

Lidl cuenta ya con 500 provedores españoles, con lo que ha elevado al 70% el porcentaje del surtido que está compuesto por productos autóctonos. En 2008, al comienzo de la crisis, solo suponía un 38% del total. Lidl compró al sector agroalimentario nacional mercancía por valor 3.000 millones de euros, de los que la mitad fue destinada a la exportación a otros países donde tiene presencia la cadena alemana. “Somos el cliente número uno de la huerta española”, afirmó Paradela. El grupo importó producción por valor a 400 milones en 2014.

Hace 21 años el distribuidor alemán Lidl se plantaba en España con su primera tienda en Lérida. Desde entonces, ha cambiado el aspecto de sus tiendas, su surtido, y se ha convertido en el sexto distribuidor por cuota de mercado.

Lidl consiguió elevar su facturación un 7% hasta los 2.708 millones de euros. “Ojalá alcancemos este año las mismas ventas”, afirmó ayer Ferran Figueras, director general financiero de Lidl España. Las previsiones del grupo es mantener para este ejercicio otro crecimiento de cerca del 5%.

Aunque no se aportan datos del resultado al final del ejercicio, ya que las cuentas todavía no están aprobadas por la junta de accionistas, Figueras considera que ha sido un año positivo. La compañía ha acabado el ejercicio con una plantilla de 10.000 trabajadores, 500 más que en 2013. Para este año, ya anunció 400 nuevos contratos. Según datos de la compañía, el 95% de los contratados lo son de forma indefinida.

La compañía explica que el buen funcionamiento del grupo se basa en las modificaciones del surtido para “adaptarse a los consumidores”, como explicó Miguel Paradela, director general de compras. Los productos españoles y los frescos han ganado terreno.

Los frescos han alcanzado un 30% de la facturación del grupo de distribución alemán en España. Aun que ya hace años que se lanzaron a esta franja, es ahora cuando toma más presencia. “Aporta más asiduidad en las compras y diferencia respecto a los competidores”, comentó el responsable de compras.

1.000 millones de inversión

El grupo ha invertido en España una cifra cercana a los 1.000 millones de euros en los últimos seis años. Sin embargo, según explicó Figueras, esta aportación no se ha dedicado tanto a la apertura de nuevas tiendas como a su mejora. El grupo abrió 21 tiendas en 2014 y alcanzó las 535. Para este año se prevén 40 aperturas.

Para este año, la empresa anunció una inversión de más de 200 millones, la mayor desde su llegada a España. Entre los hitos de inversión de este año ha estado el comienzo de la construcción del centro logístico en Alcalá de Henares (Madrid) y cuya apertura está prevista para 2016.

Las ventas del grupo se han incrementado un 25% durante el periodo de crisis. Los responsables de la compañía explican que el precio ha sido un atractivo para nuevos clientes pero que se ha necesitado convercer por calidad de los productos. Actualmente tiene una cuota de mercado del 3,6%, el sexto grupo en España por detras de Mercadona (26,2%), Carrefour (10%), Eroski (8,1%), Dia (6,5%) y Auchan (6,1%).

Normas