Entrevista con los gestores de Arcano European Income Fund

“Existen grandes oportunidades de inversión en deuda ‘high yield”

El producto ha obtenido una rentabilidad media anual del 9% desde su creación

Compran emisiones de bonos y participaciones en préstamos sindicados de buenas compañías

Alexandre Bruyelle y Manuel Mendivil, gestores de Arcano.
Alexandre Bruyelle y Manuel Mendivil, gestores de Arcano.

El grupo Arcano ha conseguido hacerse con un hueco importante en el segmento de la banca privada, la gestión de activos y la banca de inversión. Desde que se creó en 2002 ha ido expandiendo su actividad a nuevas áreas financieras, desde la gestión alternativa, a los fondos de inversión especializados, pasando por los préstamos directos.

Una de sus grandes apuestas es el fondo Arcano European Income Fund, con un patrimonio de 234 millones de euros. Se trata de un vehículo que invierte en bonos y en préstamos sindicados de emisores high yield (compañías que no tienen la máxima calificación crediticia). Esta combinación que aporta estabilidad al producto y un flujo permanente de retornos. La fórmula está funcionando y están logrando vender el fondo en toda Europa. Sus gestores son Manuel Mendivil (socio de Arcano) y Alex Bruyelle (director de inversiones).

Pregunta. ¿A quién va dirigido este fondo?

Inversores desde Suiza hasta Suecia

“Cuándo en 2012 nos reuníamos con inversores en Suiza nos miraban como si estuviéramos locos. ¿Unos españoles vendiendo un fondo a institucionales, con el país al borde del rescate? Es como si ahora vinieran unos griegos a vender un proyecto de inversión”. Manuel Mendivil, socio de Arcano y gestor del fondo Arcano European Income, rescata esta anécdota para explicar los difíciles inicios de este fondo.

Sin embargo, con el paso del tiempo ha sido el país helvético uno de los lugares donde más interés han encontrado a la hora de comercializar el producto. “Allí las tasas de interés son negativas y buscan productos conservadores, que logren un rendimiento interesante, pero con un nivel de volatilidad bajo, lo que encaja perfectamente con el fondo”, apunta Mendivil. En los primeros compases de la creación del fondo fueron varios family office españolas, junto con planes de empleo de grandes compañías y algunas aseguradoras las que pusieron el capital semilla para que el proyecto saliera adelante.

Ahora, la mayor parte de los inversores con internacionales. “Tenemos un inversor de Suecia, para el que somos su única referencia respecto a gestoras españolas”. Además, Arcano está preparando su desembarco para poder comercializar el fondo en Francia, Reino Unido, Italia...

“Creemos que es un producto que tiene pocos rivales directos y, tras tres años de historia, ha demostrado su consistencia”.

Respuesta de Alex Bruyelle (A. B.). Este producto está orientado a inversores institucionales, family offices y banca privada, que quieran invertir con un sesgo conservador en deuda corporativa de alto rendimiento, tanto bonos como préstamos bancarios corporativos líquidos de compañías europeas.

P. ¿No es contradictorio el sesgo conservador con la apuesta por deuda de emisores que no tienen la máxima calificación crediticia?

Respuesta de Manuel Mendivil (M. M). En los cuatro años de vida de este fondo hemos demostrado que no es para nada incompatible. Hay que tener en cuenta que el universo de emisores de deuda high yield ha cambiado muchísimo en los últimos años. Antes se asimilaba con bonos basura, pero recientemente hasta Telefónica estuvo al borde de perder la máxima calificación crediticia. Hay miles de buenas empresas europeas, con unos balances sólidos, ingresos recurrentes y bien gestionadas, que emiten deuda con cupones muy atractivos.

P. ¿Cuánto renta el Arcano European Income Fund desde 2011?

M. M.
Desde que empezó a tener una cartera consolidada, en febrero de 2012, ha rentado un 29,4%. El año pasado obtuvo un 5,6% y en lo que va de ejercicio un 5,1%. Pero el principal valor es la consistencia y la descorrelación respecto al mercado. A lo largo de toda su vida, apenas ha tenido correcciones importantes. Un ejemplo, de los últimos 23 meses tan solo en uno, en octubre de 2014, no cerró con una revalorización, y en esa ocasión la caída fue testimonial, de un 0,1%. Esto es algo que aprecian enormemente los inversores.

P. ¿Por qué optaron por incluir en el universo de inversión tanto bonos como préstamos, que es un activo menos líquido?

A. B. Son dos activos que se complementan muy bien. Los bonos high yield aportan mayores retornos y ofrecen más liquidez, efectivamente, pero también son más volátiles, y se mueven más con el mercado. Mientras tanto, los préstamos tienen una garantía de mayor rango, tiene tipos flotantes, por lo que no les influyen las políticas de tipos de interés, y eso hace que sean mucho menos volátiles. Además, son pequeñas participaciones en grandes préstamos sindicados realizados por grupos de bancos, y tienen un mercado secundario muy potente, con fondos especializados en esta clase de activos, por lo que no hay ningún problema si tenemos que deshacer una posición.

P. ¿Qué tipo de compañías emiten la deuda en la que invierten?

A. B.
Son compañías europeas. Un 25% son españolas, pero también hay un 17% de empresas alemanas, un 14% de francesas... Entre nuestras mayores posiciones hay firmas como Virgin Media, Europcar o Campofrío. Hay compañías como el fabricante de componentes de automóviles Gestamp, que exporta el 90% de su producción, o la firma de hemoderivados Grifols. Quien piense que estas firmas, porque sus bonos sean high yield tienen un perfil peligroso es que no las conoce en absoluto. Está claro que su deuda no es como la de Telefónica, pero no es una inversión de riesgo.

P. ¿Qué rendimientos tiene de media los bonos que tienen cartera?

M. M. Actualmente un 5,6%. Consideramos que entre comprar un bono a 10 años de una multinacional que ofrece un rendimiento anual del 1% y comprar bonos de compañías desconocidas que ofrecen el 10% anual, hay un mundo intermedio enorme, con grandes oportunidades de inversión en high yield.

P. ¿Qué ritmo de inversión tienen?

M. M. Compramos alrededor de 70 millones de euros al año en deuda high yield, unas dos operaciones al mes. Ahora, sobre todo en nuevas emisiones, pero en 2012 más en el secundario.

Normas