Las expectativas de acuerdo en Grecia animan a las Bolsas

El Ibex 35 sube un 3,9% en su mejor semana desde enero

Peatones por delante de un monitor de cotizaciones.
Peatones por delante de un monitor de cotizaciones. REUTERS

Las Bolsas terminan la semana como la empezaron, con optimismo en torno a Grecia. Pero, entre medias, las dudas no se han marchado del parqué. El lunes el Ibex 35 se anotó la mayor subida diaria desde septiembre de 2012 (ese día el Ase griego se disparó un 9%) porque el acuerdo se veía inminente tras la reunión del Eurogrupo. Después volvieron las incertidumbres por diferencias entre Atenas y la troika, en particular el FMI, por lo que las Bolsas retrocedieron algo, para volver a subir hoy esperanzadas de nuevo. Un serial en toda regla que tendrá este fin de semana un nuevo capítulo, esta vez parece que "decisivo", en palabras de Angela Merkel.

El selectivo español avanza un 0,57% en la sesión, por lo que su revalorización semanal es del 3,9%, la mayor desde enero. El índice queda cerca de recuperar los 11.400 puntos (cierra en los 11.372,3). Las mayores subidas del día son las de FCC (+2,25%), OHL (+1,68%) y Sacyr (+1,63%), mientras que los peores valores de la sesión en el selectivo han sido Abengoa (-1,42%), Gas Natural (-0,49%) y ArcelorMittal (-0,25%).

El Ase heleno repunta un 16% en la semana. Es su mayor incremento desde 2008. Las otras Bolsas europeas también suben, aunque con menos fuerza, animadas por las expectativas de acuerdo.

Miguel Ángel Paz, director de la unidad de gestión de Unicorp, explica que la crisis griega no está perturbando la marcha de los mercados porque “los inversores prefieren asumir el riesgo de nuevas correcciones antes que el de perderse un lunes como el vivido esta semana. Son buenos síntomas que nos hacen pensar que aunque no se produzca un acuerdo y haya correcciones la semana que viene, no augurarían un cambio de tendencia”.

En el mercado secundario de deuda la semana también ha traído más calma. El interés del bono español a diez años cae al 2,1%, con la prima de riesgo en los 118 puntos.

El euro, por su parte, se deprecia hasta los 1,115 dólares.

Tan imbuidos están los inversores en la dinámica griega que apenas han hecho caso al desplome del 10% acumulado por la Bolsa china en las dos últimas semanas, tras haber subido un 124% en doce meses, una situación que la mayoría de los expertos tilda sin ambages de burbuja.

Los expertos de Barclays creen que estas caídas se deben a que “el mercado debe digerir una avalancha de salidas a Bolsa, un suministro de liquidez más ajustado y la incertidumbre sobre la política de su banco central”. Desde Morgan Stanley creen que la Bolsa del gigante asiático podría bajar un 30% más. De momento, este pinchazo de la aparente burbuja no está dañando al resto de mercados de renta variable.

El atentado terrorista en Túnez, donde han muerto al menos 27 personas, no ha tenido un impacto significativo en las Bolsas.

Normas