El traspaso ayudará a la vendedora a superar el concurso de acreedores

Rover Alcisa se lanza a liderar la obra portuaria con la toma de Cyes

La especialista en obra ferroviaria tendrá el 70% de la nueva Cyes Maritime Works

Obra de la constructora valenciana Cyes en Togo.
Obra de la constructora valenciana Cyes en Togo.

Una de las mayores especialistas españolas en proyectos ferroviarios, Rover Alcisa, busca ahora protagonismo en la construcción de puertos. La compañía que preside Alfredo Rodríguez Verdugo ha adquirido la división de obra marítima de Cyes, una de las empresas con mayor experiencia del país en este tipo de infraestructuras. Durante años se especuló con el posible matrimonio entre ambos grupos por su complementariedad, pero no ha sido hasta bien avanzado el concurso de acreedores de la valenciana Cyes, propiedad de Felipe Almenar, cuando se ha producido el acercamiento definitivo.

Felipe Almenar, presidente de Cyes.
Felipe Almenar, presidente de Cyes.

Rover Alcisa se ha impuesto, por 10,5 millones de euros, en la subasta impulsada por el administrador concursal, que partía de siete millones y en que había cinco firmas interesadas. Con el capital captado, Cyes toma oxígeno para tratar de superar un concurso de acreedores al que fue en 2014 con solo 16 millones de deuda que no pudo refinanciar.

Alfredo Rodríguez Verdugo, presidente de Rover Alcisa.
Alfredo Rodríguez Verdugo, presidente de Rover Alcisa.

Cifras tan nimias para un sector que disfrutó de gran fortaleza, dan idea del impacto de la crisis y las consiguientes restricciones presupuestarias en las constructoras medianas. Rover Alcisa alcanzó un pico de facturación de 240 millones en 2008, cayendo hasta los 82 millones del año pasado. Cyes llegó a emplear 1.500 personas y a facturar otros 240 millones en el arranque de la crisis.

La parte compradora respetará la marca de Cyes e incluso la ha involucrado en el capital. De este modo, se ha creado Cyes Maritime Works, en la que Rover Alcisa tiene un 70% y tres puestos en el consejo de administración, mientras Cyes se queda con el 30% y dos sillones en el órgano de decisión. Alfredo Rodríguez Verdugo estará al frente de la administración de la nueva empresa y Felipe Almenar se queda con la presidencia de honor.

La operación, según fuentes conocedoras de la misma, se cerró el pasado viernes y la prioridad es recuperar la clasificación como contratista del Ministerio de Fomento. A partir de ese primer paso, Rover Alcisa tiene intención de utilizar Cyes Maritime como punta de lanza en el exterior junto a su negocio ferroviario. En contra de lo que ha venido siendo costumbre, la constructora con sede en Madrid, ha financiado la adquisición, contando con el respaldo de Caixabank, Sabadell, Bankinter y Popular.

Consultado por este periódico, Rodríguez Verdugo ha resaltado su intención de potenciar el grupo en obra ferroviaria, donde cuenta con presencia en el proyecto del tren de alta velocidad de Arabia Saudí, entre La Meca y Medina; en concesiones tiene el foco puesto en mercados emergentes como Colombia y Perú, y estará en la construcción de puertos.

Rover Alcisa emplea a 272 personas, la mayoría ingenieros, y su objetivo es facturar 220 millones en 2017. Una cifra que supondría volver a volúmenes precrisis. La compañía, que surgió en 1962 con la creación de Alzados y Cimientos Alcisa, y ganó volumen en 1995 gracias a la fusión con la valenciana Rover y Rover, amasa una cartera de contratos de 370 millones de euros.

Cyes, por su parte, debía el 79% de su negocio a la construcción de puertos, actividad que encauzará ahora junto a su nuevo socio.

Ingenieros e innovación para infraestructuras marítimas

Tras distintos ajustes de plantilla, Cyes va a traspasar al grupo Rover Alcisa medio centenar de ingenieros altamente especializados en obras portuarias, además de una serie de proyectos por rematar en Togo, Croacia u Honduras.

Otro de sus valores, al margen de la experiencia, es la innovación. La compañía cuenta con un avanzado sistema de fabricación de cajones de hormigón (plataformas sumergibles) de hasta 51 metros de eslora, por 29 metros de manga y con un puntal de 20 metros. Estas piezas, diseñadas con un software propio, se utilizan para ampliar muelles como fue en 2012 el de Punta Sollana, en Bilbao, que precisó 11 cajones instalados por Cyes y Sacyr.

La empresa levantina también utiliza avanzados sistemas de detección de oleaje.

La base de mantenimiento del AVE de La Meca avanza

Rover Alcisa quiere hacer de su trabajo para Renfe en Arabia todo un trampolín que le sirva para avanzar en Oriente Medio.

La compañía de la familia Rodríguez Verdugo tiene a medio millar de personas trabajando en la base de mantenimiento que la citada Renfe utilizará en la línea de alta velocidad entre La Meca y Medina. La nave principal, que irá acompañada de otras instalaciones, tiene 400 metros de longitud por una anchura de 100 metros. La constructora tendrá que instalar 5.000 metros de vía.

El presidente, Alfredo Rodíguez, asegura que el proyecto ha sido supervisado por la Administración saudí, se ha asumido el ritmo exigido para las obras y que las relaciones con el ministerio local de Transportes, que encabeza Muhammed Al-Muqbel, son fluidas.

Normas
Entra en El País para participar