El Consell Nacional de UDC avala que el partido se presente fuera de CiU

Unió certifica la ruptura con Convergència

Unió certifica la ruptura con Convergència

El Consell Nacional de UDC ha avalado hoy, con la oposición del sector crítico, que el partido se presente en solitario a las elecciones catalanas del 27 de septiembre siguiendo la hoja de ruta que aprobó la militancia el pasado domingo, según fuentes del partido.

Así lo ha decidido un Consell Nacional de siete horas en el que ha habido unas 90 intervenciones y en el que se han enfrentado el sector independentista, partidario de concurrir con la lista del presidente catalán y de CDC, Artur Mas, y el sector próximo a Josep Antoni Duran Lleida, receloso con la independencia.

Por su parte, el presidente de la Generalitat y líder de CDC, Artur Mas, ha pedido hoy “la máxima unidad posible en el mundo soberanista catalán” de cara a las elecciones del 27 de septiembre, tras constatar que “el turbo de la ilusión soberanista ha bajado un poco de revoluciones”.

En una conferencia de algo más de una hora de duración con la que se inicia la campaña de CDC “Benvinguts al futur” (Bienvenidos al futuro), Mas ha esbozado las líneas generales de su proyecto para las elecciones catalanas del 27S, en cuyo carácter plebiscitario ha vuelto a insistir.

Mas ha reiterado que esta petición de “máxima unidad” no va dirigida a los partidos políticos soberanistas, que ya han rechazado la posibilidad de concurrir en una lista unitaria como él proponía, sino a las entidades de la sociedad civil, como la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural o la Asociación de Municipios para la Independencia (AMI).

Se ha detenido especialmente en la reciente ruptura con Unió y ha afirmado que no hubo “ningún ultimátum” a la formación democristiana que lidera Josep Antoni Duran Lleida, puesto que, ha dicho, UDC se comprometió a dar una respuesta definitiva respecto a su decisión de sumarse o no a la hoja de ruta soberanista una vez celebradas las municipales.

Mas ha destacado que con la fórmula de la federación CiU habían ganado todas las elecciones autonómicas desde 1980 y ha esgrimido esta ruptura con Unió como prueba palpable de que “las cosas van muy en serio y hemos puesto la directa”.

El presidente catalán ha insistido en que en estos más de seis meses transcurridos desde el 9N “el estado español no ha movido ni un solo milímetro su posición” y ha continuado con su “ataque sistemático” y su “recorte” de la autonomía.

Ha constatado después que “el turbo de la ilusión soberanista ha bajado un poco de revoluciones” y ha expresado la necesidad de que las revoluciones vuelvan a subir porque “la ilusión es el gran motor del cambio”.

Normas