Para crear economías de escala

El Banco de España reclama nuevas fusiones

Restoy alerta sobre un periodo largo de bajos tipos de interés

La presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Elvira Rodríguez; el subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy y el presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), José María Marín (i a d).
La presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Elvira Rodríguez; el subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy y el presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), José María Marín (i a d). EFE

El subgobernador del Banco de España reclamó el viernes al sector financiero español que aborde un nuevo proceso de fusiones para aprovechar las economías de escala. Aunque en el discurso no mencionó a la banca media todo indica que el mensaje iba dirigido a unos destinatarios concreto. El hecho de que reclame estas operaciones para “aprovechar mejor las economías de escala” hacen pensar en que sus interlocutores son los bancos medianos.

Restoy aseguró que “aunque el grado de consolidación de la industria ha aumentado apreciablemente en loos últimos años, pudiera existir todavía en España algún margen par la ejecución de operaciones corporativas que generen valor a los accionistas de las entidades involucradas y refuercen la eficiencia de conjunto del sector bancario”. En este mismo contexto, también recomendó realizar fusiones transfronterizas, aprovechando la unión bancaria.

El subgobernador añadió “sólo espero que los personalismos tengan la menor relevancia posible y al final se actúe en beneficio de los accionistas y del sistema financiero”. El sector financiero español se ha reducido notablemente en los últimos años, tanto que incluso el presidente de la CNMC, dijo que su organismo vigilaba el proceso de concentraciòn en el sector en España. Pese a ello, los expertos aseguran que hay espacio para más uniones, que se podrían producir en torno a 2016. Restoy, no obstante, dijo que “no es un mensaje para nadie, pero no podemos ignorar las posibilidades de ganar eficiencia”, a través de estas fusiones.

Restoy, que clausuró un curso organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en colaboración con la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y patrocinado por BBVA, enmarcó estas operaciones también en un entorno de bajos tipos, con una elevada presión sobre los márgenes bancarios y una rentabilidad muy lejos de la existente antes de la crisis, que era de dos dígitos, frente al 6,5% actual. Y aunque es superior a la de otros países de Europa adviritió que “no hay margen para complacencia alguna por parte de las entidades bancarias españolas”. Para añadir que lo que sonó como un tirón de orejas generalizado “uan parte importante de los beneficios obtenidos por el sector bancario en el último año derivan de operaciones financieras no recurrentes” (por plusvalías).

Restoy así desgranó los “ajustes” estratégicos para restaurar niveles sostenibles de rentabilidad que aseguren la “viabilidad” del negocio bancario a medio plazo. Recomendó en ege contexto reducir costes y ganar eficiencia reduciendo sucursales aprovechando el desarrollo de las nuevas tecnologías. Eso sí, “sin alterar en lo sustancial” el modelo de proximidad vigente que ha resultado “exitoso”.

El supervisor aprovechó para hacer una defensa de las comisiones, al decantarse por generar valor en la prestación de servicios transaccionales o de gestión ante el contexto actual, lo que puede ser “directamente retribuida” con las comisiones correspondientes. “Resulta preciso que los agentes más directamente afectados por los bajos tipos de interés, como las entidades financieras, ajusten en lo necesario sus estrategias de negocio para adaptarlas al nuevo entorno económico”, subrayó.

El subgobernador destacó las medidas del BCE para reactivar la economía y que fluya el crédito, entre las que se encuentra mantener unos históricamente bajos tipos de inteerés. 2Las medidas del BCE han resultado efectivoas para contener los riesgos de que la zona del euro pudiera sumirse en un estado de atonía económica prolongada.

Pese a ello, advirtió de que un prolongado periodo de tiempo con tipos de interés “extremadamente reducidos puede generar algunos efectos adversos. Aunque considera que aún se está lejos de que estos efectos resulten preocupantes para nuestra economía, conviene asegurarnos de que disponemos de las herramientas de política económica precisas, como la política macroprudencial”. Y advirtió a la banva que “ajusten, en lo necesario, sus estrategias de negocio para adaptarlas al nuevo entorno económico”.

Normas