Defiende el uso de cláusulas suelo

Medel pide una nueva política de subvención de la vivienda

El presidente de Unicaja ha criticado hoy que “la generación más preparada de la historia” no sea capaz de entender un contrato con cláusulas suelo.

El presidente de Unicaja, Braulio Medel, durante su intervención hoy en el curso "El nuevo modelo de desarrollo" que se celebra esta semana en la Universidad Internacional Menendez Pelayo (UIMP).
El presidente de Unicaja, Braulio Medel, durante su intervención hoy en el curso "El nuevo modelo de desarrollo" que se celebra esta semana en la Universidad Internacional Menendez Pelayo (UIMP). EFE

En un discurso muy meditado, Braulio Medel lanzó varios mensajes a un gran número de receptores. Supervisores, políticos, competidores, colegas e incluso clientes. Con el sentido de humor e ironía que le caracteriza, Medel se permitió ayer el lujo de sutilmente no dejar títere sin cabeza, como se suele decir.

Aprovechó su intervención para reclamar al Gobierno, en general, y al autonómico, en particular, un cambio en la política de ayudas a la población más desfavorecida para la compra de una vivienda o ante las medidas antidesahucio. Medel parte de que la vivienda debe considerarse un bien “de primera necesidad” y garantizarse a los ciudadanos, pero antes de crear una banca pública, o de mantener como hace 20 años una política de que garantice el crédito más barato a todos los ciudadanos, el banquero instó a la Administración y a la banca a que “hablen” para cambiar las ayudas a la vivienda. Así lo explicó en un curso organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en colaboración con la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y patrocinado por BBVA.

Medel criticó las propuestas de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, quien pretende priorizar la paralización de los desahucios. “Basar una política de vivienda exclusivamente en que no haya desahucios no es una política de vivienda ni tiene sentido”, sentenció tajantemente. En opinión de este banquero, uno de los más veteranos del sector y vinculado al partido socialista, la política de ayudas a la vivienda debe articularse a nivel nacional, con parámetros comunes, para establecer un sistema de protección de esta a precios asequibles que la considere como un bien de primera necesidad.

Consideró que con tipos casi al 0% no es ya muy lógico subvencionar la vivienda con ayudas en los intereses, como se ha hecho hasta ahora. Su proposición pasa por dar una subvención sobre el precio tasado de las casas. Además, el número uno de Unicaja restó importancia a la banca pública, algo que ahora algunos sectores, como los sindicatos, han comenzado a reclamar.

Señaló que antes de crear un banco público a través de Bankia, como piden los sindicatos, hay que dejar claro los objetivos a perseguir. “Hoy hay bancos públicos que no se diferencian en su actuación de los privados”, declaró, para más tarde defender la naturaleza y objetivos de las cajas de ahorros, que comparó con lo que se está pidiendo de a banca pública. “Cuando se habla de banca pública es para hacer determinadas cosas, como lo hacían las cajas”, dijo. Recordó que el ICO ya cumple estas funciones y que las comunidades autónomas cuentan con algunos mecanismos para hacerlo, aunque “dispersos”. Por ello, cree que, antes de crear una banca pública, “las autoridades y el sistema bancario tienen que hablar”, sobre todo para el mercado de la vivienda, que es “necesario”. Medel también defendió ayer las polémicas cláusulas suelo por los costes que asumen los bancos, tanto económicos como de capital, al tomar financiación para realizar estos préstamos y ante su concesión. Recordó que la sentencia del Tribunal Supremo no dice que son “abusivas”, sino poco transparentes.

Lamentó los problemas de reputación del sector por las cláusulas suelo y por la venta de productos “complicados”. “Parece que todo se hace mal y a conciencia”, subrayó. Pese a esta reflexión lanzó una meditada cuestión, ¿de verdad es entendible que el 95% o el 100% de la gente diga ahora que no ha comprendido este producto, cuando tenemos a una generación más preparada que nunca?”. Y añadió “nosotros vamos a seguir defendiendo estas cuestiones porque pensamos que hay base y fundamento”.

Medel, en un gesto de nostalgia, defendió a las cajas y su función social, ya que evitaban, recordó, la exclusión financiera de una parte de la población. Mientras que ahora, con la fuerte competencia y la lucha por los clientes más rentables por parte de la banca, se puede caer en la tentación de expulsar a los usuarios menos rentables, lo que derivaría en un crecimiento de la exclusión financiera de una parte de la población.

 

No ve fusiones de la banca mediana ahora

Las dudas que giran sobre el futuro de Unicaja y de su presidente no tuvieron respuesta. Braulio Medel dijo que acatará la ley de fundaciones, que obliga a que a partir de junio de 2016 los presidentes de las antiguas cajas tengan que elegir entre presidir al ahora banco o la fundación, dueña de a entidad. Pero no aclaró su elección, “no sé donde estaré salvo en el Betis”, respondió. Tampoco aclaró cuándo saldrá Unicaja a Bolsa. “Cuando sea el momento más propicio” en los mercados. Unicaja tiene previsto salir a Bolsa en 2016, para que no se la penalice al controlar su fundación el 90% de su capital, porcentaje que tiene que rebajar a menos del 50%. Sobre una posible fusión con todas o algunas de las antiguas cajas medianas, como pide la banca tradicional, mantiene que por ahora no se producirá, aunque no la descarta. Medel comunicó que gana 570.000 euros.

Normas