La mayoría de los analistas recomienda acudir a la operación

Opa de Orange sobre Jazztel, el final de la cuenta atrás

Para que la operación fructifique es necesario que Orange se haga con el 50% del capital de Jazztel

Leopoldo Fernández Pujals, presidente de Jazztel.
Leopoldo Fernández Pujals, presidente de Jazztel.

Recta final de la opa de Orange sobre Jazztel. El miércoles, 24 de junio, es el último día que tienen los accionistas de la compañía española para acudir a la opa de la operadora francesa. A falta de menos de una semana para que venza el plazo, la opinión generalizada en el mercado es favorable a acudir a esta operación, la mayor de estas características en el mercado financiero español en los últimos meses y que puede superar los 3.400 millones de euros si acude en su totalidad el conjunto de los accionistas de Jazztel.

En su oferta, Orange se ha comprometido a pagar 13 euros en efectivo por acción. El efecto más inmediato sobre los títulos de Jazztel nada más anunciarse la oferta pública de adquisición de la compañía francesa es que su precio ha tendido a acercarse al precio de la opa, si bien no lo ha llegado a tocar. Ayer cerró en los 12,97 euros.

En cualquier caso, la mayoría de los analistas es favorable a la oferta. Entre los 23 bancos de inversión y firmas de análisis que estudian a Jazztel, 19 están a favor de acudir a la opa de Orange. En todas ellas el precio objetivo otorgado a la compañía española ronda los 13 euros. El más alto es el de RBC, que lo eleva a los 14 euros, y el más bajo de los analistas que siguen a Jazztel y aconsejan acudir a la opa de Orange es de Ahorro Corporación (11,9 euros).

BBVA y Barclays, por su parte, mantienen una recomendación de sobreponderar e infraponderar, respectivamente, con un precio objetivo de 13 y 11,5 euros por acción. En su caso, no se han pronunciado sobre la conveniencia o no de acudir a la opa de Orange.

Para que la oferta se lleve a cabo es necesario que Orange se haga con el 50% del capital social de Jazztel. En caso de no llegar a ese porcentaje, la opa no saldría adelante. Es una opción, en todo caso, poco probable dado que Leopoldo Fernández Pujals y otros dos directivos –José Miguel García Fernández, el consejero delegado, y José Ortiz Martínez, secretario del consejo de administración– se han comprometido a vender en la opa un porcentaje del capital de la operadora española que roza el 15%.

El éxito o fracaso de la operación va a estar en manos en gran medida de los principales accionistas, algunos de los cuales no han dejado de moverse en los últimos días, con el periodo de aceptación de la opa ya iniciado.

En la actualidad, los 10 primeros inversores, sin incluir el citado Fernández Pujals, poseen cerca del 28% del capital. Bajo el ranking actual de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), DNCA Finance se mantiene como primer accionista institucional con el 8,31% del capital, por delante de Credit Suisse, que posee un 6,72%; Water Island Capital, que tiene un 3,21%, y AQR Capital, con un 3,10%. JP Morgan, Crédit Industriel, Gabelli Funds, UBS, Vanguard Group, BlackRock o Groupama también tendrán que pronunciarse.

Entre los inversores españoles presentes en Jazztel destaca Ibercaja Gestión, que controla un 1,85% del capital de la operadora a través de distintos fondos de inversión; Banco Santander, con un 0,49%, y BBVA, con el 0,33%. También deberán decidir.

Para aquellos accionistas de Jazztel que decidan no acudir a la opa quedan dos opciones. En caso de que Orange se haga con más del 90% del capital de la compañía española, la operadora francesa se compromete a llevar a cabo la “oferta forzosa”, es decir, comprará a estos titulares de las acciones de Jazztel sus participaciones en la compañía al mismo precio que el de la opa. Los propios accionistas podrían en ese caso solicitar a Orange que les compre los títulos a 13 euros.

Menos halagüeño, o al menos más incierto, es el escenario contrario. En el que no acudan a la opa accionistas que representen más del 90% del capital de la empresa. En ese caso, Orange no estaría obligada a recomprar las acciones, de forma que Jazztel seguiría cotizando, pero con muy escaso free float y, por tanto, los títulos de la empresa se convertirían en terreno abonado para la especulación. Un antecedente es lo ocurrido con la opa a Endesa en 2007. Los títulos de la eléctrica cayeron entonces con fuerza.

La operación va a tener una relevancia decisiva para la nueva configuración del sector español de las telecomunicaciones. Con la compra de Jazztel, la mayor realizada por el grupo Orange en la última década en todo el mundo, la teleco francesa busca responder a Telefónica, que acaba de cerrar la compra de Canal+, y a Vodafone, que en 2014 se hizo con la compañía de cable Ono, por 7.200 millones de euros.

Orange, que tiene en España la segunda fuente de ingresos solo por detrás del mercado francés, obtendrá con Jazztel una gran red nacional de fibra. La empresa que preside Fernández Pujals cerró el primer trimestre con 3,7 millones de hogares pasados, casi los mismos que Orange en Francia. El objetivo contemplado por la compañía francesa en su plan estratégico Essentials2020 es alcanzar en España los 10 millones de hogares conectados a final de 2016.

Posible cambio en el Ibex 35

Si la opa de Orange sobre Jazztel tiene éxito finalmente, supondría la salida del Ibex 35 de la compañía española. En este contexto, la previsible exclusión de Jazztel de la Bolsa española tras la opa de Orange ha llevado al Comité Técnico Asesor del Ibex a convocar una reunión extraordinaria el 8 de julio en la que tomará “las decisiones que estime oportunas”. Por tanto, desde que se ejecute la opa de Orange hasta que se decida la entrada de una nueva empresa en el selectivo, en el Ibex cotizarán provisionalmente 34 compañías. Entre los inversores han empezado las apuestas. Así, alguna de las empresas que salieron de él (Acciona y BME) u otras compañías muy negociadas (aquí todas las miradas se dirigen a Cellnex) podrían entrar en el selectivo.

Venta posterior de activos

El cierre de la operación de Jazztel desbloqueará otros movimientos corporativos en el mercado español. De esta forma, y para cumplir con los requisitos impuestos por la Comisión Europea, Orange deberá vender distintos activos, entre los que figurarían cerca de 720.000 accesos de fibra óptica ya instalados por Jazztel en grandes ciudades como Madrid, Barcelona y Valencia. Orange paralizó este movimiento hasta el cierre definitivo de la opa sobre Jazztel, según señalan fuentes del sector.

Entre los interesados en estos activos figuran compañías como Yoigo, que cuenta con el respaldo de su principal accionista TeliaSonera, y Másmóvil, que en el último año ha llevado a cabo una imparable carrera de adquisiciones en distintos segmentos del mercado.

Evolución de Jazztel en Bolsa

La evolución en Bolsa de Jazztel en los últimos años ha sido de constantes subidas. Y es que hace justo tres años, los títulos se movían en el entorno de los 4 euros. Es decir, en este periodo de tiempo habría triplicado su valor. El gran calentón de las acciones de Jazztel empezó a finales de 2013, al calor de los rumores de opa en el mercado español, dentro del entonces incipiente proceso de consolidación en el sector europeo de las telecomunicaciones. El acuerdo de compra de Ono por parte de Vodafone supuso ya el punto definitivo del despegue bursátil de Jazztel. Y es que la gran mayoría de los inversores consideraba que la única salida que tenía Orange para crecer en España pasaba por la compra del grupo español.

Normas