Las redes aeroportuarias, de carreteras y ferroviarias simbolizan una industria puntera de exportación

El tren de carga seduce al Magreb

Adif e Icex esbozan las oportunidades y retos en infraestructuras y exterior

Juan Ignacio Lema, de Adif; Jorge Rivera, director de CincoDías e Isaac Martín Barbero, del Icex.
Juan Ignacio Lema, de Adif; Jorge Rivera, director de CincoDías e Isaac Martín Barbero, del Icex.

España es un referente mundial en el sector de infraestructuras. Las redes aeroportuarias, de carreteras y, sobre todo, ferroviarias simbolizan hoy una industria puntera de exportación. “Su desarrollo ha cambiado también al propio país en los últimos 20 años y es un motor de arrastre del resto de servicios”, afirmó Juan Ignacio Lema, gerente de redes y corredores internacionales de Adif, en el segundo Foro Hispano-Árabe.

“Adif gestiona más de 15.000 kilómetros de vía y 1.900 estaciones de viajeros. Pero en los últimos años, el negocio que crece con diferencia es el de la alta velocidad, con 2.000 kilómetros de línea, la más larga y extensa de Europa y la segunda del mundo, por detrás de la que construye China. Llega a 10 de las 12 ciudades más pobladas de la península ibérica, por lo que más de la mitad de la población (47 millones) está a media hora de una estación de tren con AVE.

“Es una red que ha vuelto a poner al ferrocarril en el papel que no tenía desde hace casi 100 años, como vertebrador del territorio”, destacó Lema. Mientras que casi medio millón de viajeros usa la red de Cercanías, con uno de los estándares de calidad más altos de Europa, según el directivo.

Adif indica que el avance registrado en el sector ha permitido el nacimiento de empresas capaces de asumir proyectos complejos, que implican un aporte tecnológico relevante y profesionales de calidad. Por ejemplo, la obra ferroviaria más importante en el exterior: la construcción y explotación de la línea de alta velocidad entre Medina y La Meca (Arabia Saudí), gestionado por un consorcio de 12 empresas españolas, y donde Adif es responsable de la dirección de obra y su posterior explotación y control de tráfico.

El AVE, los metros y ferrocarriles pesados son los tres sectores potentes

En este contexto, empresarios de Mauritania expresaron su interés por las inversiones ferroviarias, en concreto, trenes de carga para impulsar el sector minero. “La mina de hierro exporta 13 millones de toneladas anuales, pero quiere que supere los 40 millones para 2025”, según las previsiones. Este mercado permite la constitución de sociedades mixtas o individuales y ofrece a las empresas seguridad jurídica. También puso a disposición la zona franca de libre comercio de Nuadibú, la segunda ciudad más importante y capital comercial, cuyas inversiones están exentas de impuestos.

Las delegaciones de Libia y Sudán pidieron tanto a España como a la UE la posibilidad de contar con su apoyo para el desarrollo de sectores prioritarios, como el agrícola, de energía, ferroviario y de infraestructuras, tomando en cuenta la inestabilidad política de sus países y de embargo económico, en el caso sudanés, por parte de EE UU.

A esta cuestión, el director de Internacionalización de la empresa del Icex, Isaac Martín Barbero, respondió: “Las políticas están encuadradas dentro de la acción exterior. Esto es compatible con prestar asesoría a empresas a la hora de abordar mercados en distintas situaciones de riesgo. Pero en este momento, debemos advertir de la problemática y actuar en consecuencia”, explicó Barbero.

Otro factor que lastra la inversión, según el Icex, es el tema de la financiación de las operaciones y las coberturas de los proyectos: el cobro, avales o garantías. “Hay oportunidades, pero son realidades con riesgos aún importantes”, subrayó.

Apelar a la unidad y superar los desafíos en seguridad e inmigración

Manuel Gómez-Acebo, director general para el Magreb, África, Mediterráneo y Oriente Próximo de Ministerio de Asuntos Exteriores.
Manuel Gómez-Acebo, director general para el Magreb, África, Mediterráneo y Oriente Próximo de Ministerio de Asuntos Exteriores.

Manuel Gómez-Acebo, director para el Magreb, África, Mediterráneo y Oriente Próximo del Ministerio de Asuntos Exteriores, apeló a la transmisión de una imagen de unidad y comunidad, no de fronteras, entre España y el mundo árabe. “Cuando se hable de proyectos de nuestro entorno, hay que pensar en los países árabes y del Mediterráneo”, exhortó.

Esta política de Estado de vecindad supone aún enormes desafíos, según Gómez-Acebo: “Cómo abordar el tema de la seguridad ante el aumento de la actividad de grupos terroristas, el auge de la inmigración, que se ve desde una óptica negativa, pero que puede ser una oportunidad para avanzar en los marcos regulatorios y de cooperación para evitar así que la gente se busque la vida fuera por cualquier medio, y fomentar la gobernanza democrática sobre los principios de amistad y respeto mutuo”.

Normas