Ludovic Helfgott, presidente de AstraZeneca

“Invertiremos 540 millones en un centro de I+D en España”

La multinacional británica inaugura en Barcelona una nueva sede mundial de I+D

Está destinado a patologías respiratorias, con un equipo procedente de la catalana Almirall

“Invertiremos 540 millones en un centro de I+D en España”

Hace poco menos de un año, AstraZeneca compró a la farmacéutica catalana Almirall su división para enfermedades respiratorias. Pagó 652,7 millones de euros más otros 910 millones según se cumplan avances en la investigación. Ahora, la multinacional británica ha decidido abrir un centro mundial, que se inaugura hoy, en Barcelona para este tipo de patologías, y que incluya investigadores propios y al equipo científico que proviene de Almirall. Ludovic Helfgott (Estrasburgo, Francia, 1974), licenciado en Farmacoeconomía, lleva las riendas de la empresa inglesa en España desde septiembre de 2013.

Pregunta. ¿Qué planes tiene para la compañía en España?

respuesta. Ser líderes en el corto plazo en las tres áreas terapéuticas donde trabajamos, que son oncología, respiratorio y cardiovascular y diabetes.

P. ¿Cómo se consigue?

r. Reenfocándonos en la ciencia, que además debe estar centrada en los pacientes. También dando confianza interna, ya que hemos hecho muchos avances en diabetes, oncología y respiratorio. Hay que devolver a la empresa la confianza de que puede ser líder.

P. ¿Qué planes científicos tienen para España?

r. Para AstraZeneca, España es un corazón de la I+D. Si miramos nuestro peso científico aquí, por número de pacientes en ensayos clínicos, es el doble del peso comercial. Hay un tejido académico que es muy rico en España. Por eso, vamos a abrir el centro de I+D en Barcelona.

“El Gobierno ha abierto una puerta para hablar”

Desde que AstraZeneca marcara máximos en 2007 en ventas en España, con 632,6 millones de euros, la facturación ha ido cayendo, por las pérdidas de patentes y, sobre todo desde 2010, por los recortes en gasto público. El pasado año, la compañía facturó 371,6 millones.

P. ¿Cómo afecta a la compañía la pérdida de patentes?

R. Ya existen productos genéricos para nuestro Symbicort, que van a quitar negocio, pero el producto es tan bueno que tenemos confianza. Vamos a bajar algo en esa parte, pero a la vez mejoraremos gracias a los otros lanzamientos que tenemos. Más o menos empezaremos a crecer en 2017. En volumen no hemos caído mucho, pero sí en precio por los recortes del Gobierno.

P. ¿Qué nuevo producto va a llegar que sea fuerte en el mercado?

R. Los productos de diabetes, como Xigduo y Bydureon. En oncología, el Lymparza, para el cáncer de ovario.

P. ¿Encuentran dificultades para incorporar nuevos medicamentos, más innovadores, al sistema público?

R. El clima ha mejorado y veo, tanto en el Gobierno como en las comunidades, una posibilidad de conversar mucho más amplia. No es perfecto, pero han abierto una puerta para hablar. También desde nuestra parte, porque aportamos más datos y más transparencia. Voy al Ministerio con la idea de que podemos hablar. Hay un respeto mutuo. Es verdad que tenemos un retraso en el acceso a los nuevos fármacos en España respecto a otros países, pero poco a poco disminuye.

P. ¿Se retrasa luego en las negociaciones con las comunidades autónomas?

R. Por eso apostamos por acuerdos de verdadero riesgo compartido, no que sea un descuento adicional en el precio, sino ver que los pacientes se benefician de verdad de nuestros medicamentos, midiéndolo en el tiempo.

P. ¿Dónde fabricarán los productos provenientes de Almirall?

R. Hemos alquilado la capacidad de producción en las plantas de Almirall.

P. ¿Por qué en Barcelona?

r. Porque tenemos un equipo muy bueno que procede de Almirall, que tiene una reputación excelente en ciencia también fuera de España. Estos científicos son de calidad y no los queremos perder, ya que han creado una red científica que funciona muy bien. Sería tonto cancelarlo. Crearemos relaciones con los centros de I+D que tenemos en Suecia e Inglaterra. También se sumarán investigadores de fuera para proyectos concretos. El director será Gonzalo de Miquel, que procede de Almirall.

P. ¿A qué se dedicará ese centro de I+D?

r. A investigación básica sobre productos de respiratorio que llegarán al mercado a más largo plazo y también sobre los desarrollos a corto plazo.

P. ¿Cuánto invertirá en ese centro?

r. En los próximos tres años, entre 2015 y 2017, vamos a invertir más de 600 millones de dólares (540 millones de euros) en este centro de investigación en respiratorio, en el área de broncodilatación procedente de Almirall.

P. ¿Cuántas personas trabajarán en esa instalación de Barcelona?

r. Entre 75 y 80 personas, más las que se unan por proyectos. Se trata de los equipos de Almirall más algunas personas de AstraZeneca, que conocen bien nuestros productos. Va a haber una mezcla de talento y experiencias.

P. ¿Qué aporta Almirall al negocio de AstraZeneca?

r. Lo hemos calculado, pero esa cifra no la podemos compartir. Hemos comprado la división de Almirall por 1.500 millones. Pero la adquisición merece la pena. No lo hubiésemos hecho si no fuese así. Nos aporta varias cosas: equipos que conocen muy bien el mercado de la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica); productos y dispositivos muy buenos; y futuros medicamentos.

P. ¿Por qué los accionistas de AstraZeneca han rechazado la venta de la empresa a Pfizer?

r. Desde la llegada del nuevo consejero delegado, Pascal Soriot , hay un enfoque más científico de la compañía. Hay una confianza en el liderazgo estratégico del laboratorio, centrado en esas tres áreas terapéuticas. Gusta mucho a los accionistas porque ven que es el futuro, porque son fármacos que cambian la vida. Hemos empezado a crecer en terapias como las diabetes, o como con Brilique en cardiovascular, que se lanzó bastante mal y del que ahora hemos cambiado el rumbo. Ven que lo que hacemos tiene un impacto, que es consistente y coherente. En año y medio hemos convertido la empresa en una biopharma cuando antes era una big pharma durmiente. El cambio tan rápido ha dado confianza. Y tal vez los argumentos de Pfizer no han sido tan convincentes.

P. El argumento es la chequera y la rentabilidad para el accionista.

r. Sí, pero puede haber accionistas que vean el valor que estamos construyendo a más largo plazo.

P. Cuanto más atractiva hagan la empresa, más interesante será para ser comprada.

r. No puedo decir que no nos vayan a comprar. No lo sabemos. Lo que digo es que demostramos a los accionistas que tenemos un valor que crece y que la estrategia no era una fábula.

P. ¿Qué fármaco actualmente es su superventas?

r. La columna vertebral de nuestros productos tradicionalmente han sido los destinados al sistema respiratorio. Un tercio de nuestras ventas en España corresponden a respiratorio. El que más ingresos aporta es Symbicort, que es alrededor del 25% del total. Desde hace año y medio, también con diabetes, con una cartera nueva muy completa. Y ahora empezamos a invertir en oncología.

Normas