La sociedad estatal cerró 2014 con 84 millones de euros de pérdidas

RTVE y Hunosa lastran las cuentas de SEPI

El presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Ramón Aguirre.
El presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Ramón Aguirre. EFE

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) cerró el ejercicio 2014 con unas pérdidas de 84 millones por la aportación a RTVE y las provisiones para el plan de Hunosa, epígrafes sin los cuales la cuenta de resultados se habría saldado con un beneficio de 481 millones.

Según una nota difundida hoy por la SEPI, pese a que la contribución de las empresas del Grupo permitían llegar a ese beneficio de 481 millones, las cuentas se han visto lastradas principalmente por tres motivos.

El primero es la dotación inicial de una provisión para ejecutar el Plan de Empresa de Hunosa 2013-2018 en cumplimiento del mandato de la Unión Europea; el segundo, la aportación de 130 millones de euros que llevó a cabo SEPI para compensar las pérdidas de la Corporación RTVE.

Finalmente, el tercer motivo es la evolución de la cotización del activo Indra que registró durante el pasado año unas minusvalías latentes de 70 millones de euros que hicieron necesario provisionar el riesgo, de conformidad con el marco legal.

Cifra de negocio

La actividad desarrollada en el ejercicio por las empresas que forman parte del Grupo SEPI ha generado una cifra de negocio consolidada de 3.661 millones de euros que, junto a otros ingresos netos, han dado lugar a unos ingresos totales de explotación del holding público empresarial de 4.304 millones de euros en 2014.

Entre los hechos más relevantes ha destacado la recuperación de la contratación de las empresas de producción del Grupo, que ha conducido a una cartera de pedidos agregada final de 5.063 millones de euros, un 19 % superior a la del ejercicio precedente, lo que se traducirá en una mayor actividad empresarial y, en consecuencia, facturación en el ejercicio 2015.

Según la SEPI, el aumento de la contratación ha sido especialmente relevante en Navantia, con la entrada en vigor del Buque de Apoyo a plataformas para Pemex, dos buques BAM para la Armada española, la Gran Carena del S-74 y 29 estructuras metálicas y una subestación para la planta Wikinger de generación de energía eólica marina.

Igualmente destaca la contratación en el Grupo Tragsa, en el que el valor de los pedidos se ha incrementado un 29 % en relación a 2013, situando la cartera neta un 19 % por encima de la del año precedente.

La SEPI subraya el esfuerzo realizado para la consecución de la firma del nuevo Plan de Empresa de Hunosa que permitirá cumplir con el cierre de las unidades extractivas de interior como actividad principal de la empresa y su posicionamiento en actividades de diversificación, rentables y generadoras de empleo, haciendo posible su continuidad más allá de 2018.

Los gastos totales asociados a la actividad de las empresas del Grupo se situaron en 4.266 millones de euros. Esta cifra excluye la dotación extraordinaria de la provisión por el nuevo Plan de Hunosa, y representa un descenso del 7,1 % en relación con los del año anterior.

Las operaciones de consolidación de cartera más importantes formalizadas durante 2014 fueron la venta del 51 % de la participación de Enusa en el capital social de su filial Molypharma al socio minoritario; la adjudicación del 100 % de las acciones de Renosa (filial de Navantia) a Remolcadores Ría de Ferrol y la venta por Hunosa de su participación del 49 % en la Sociedad Centro de Asesoramiento y Búsqueda de Empleo de Asturias.

Asímismo, se formalizó la extinción de Desotermia, por absorción por Emgrisa, ambas filiales de Enusa.

La plantilla del Grupo SEPI a 31 de diciembre de 2014 era de 72.909 personas

Normas