Elvira Rodríguez da una llamada de atención a la banca española

La CNMV pide transparencia a las empresas para captar inversión

Elvira Rodríguez reivindica los logros conseguidos por las nuevas normas de gobierno corporativo

Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV.
Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV.

Las prácticas de buen gobierno en las empresas, especialmente las cotizadas, ha ganado relevancia con la aprobación del Código de Buenas prácticas de la CNMV y el cambio de la Ley de Sociedades de Capital del año pasado. La presidenta del órgano regulador, Elvira Rodríguez, participó ayer en el III Foro Anual del Consejero organizado por el IESE, El País y KPMG.

Rodríguez defendió en su discurso una transición hacia políticas de transparencia más amplias en las compañías, ya que otorgan competitividad en su funcionamiento. “Hay que trabajar para cambiar la cultura empresarial, tiene que haber un replanteamiento global”, defendió. “Este cambio atraerá a la inversión extranjera”, un motor necesario para “consolidar el crecimiento sostenible de nuestra economía, según la dirigente de la CNMV.

La expresidenta de la Asamblea de Madrid defendió los cambios regulatorios que se han producido en los últimos años para adaptar las buenas prácticas de las empresas españolas con las de los otros países del entorno. “La idea era crear un nuevo marco completo y responsable”, afirmó. Argumentó que “la preocupación por el gobierno corporativo no es novedosa” pero que ahora es una buena forma de superar los “desequilibrios” de la economía española.

Una mayor exigencia para los consejos

El encuentro celebrado ayer tuvo lugar en el campus madrileño del IESE. El profesor emérito de economía del centro educativo, Juan José Toribio, fue el encargado de abrir el encuentro, afirmando que la nueva regulación del gobierno corporativo debe servir para “liderar el crecimiento y la gestión del talento internacional”.

El presidente de KPMG en España, John Scott, afirmó que las nuevas leyes sobre sociedades de capital han hecho que haya “cada vez más exigencia” en los consejos de administración para que funcionen de una forma diferente a como estaban planteados hasta ahora, presentando nuevos desafíos para el gobierno corporativo.

El directivo de la consultora defendió que el objetivo último de estas normativas tiene que ser el “proteger al accionista” para asegurar que siga habiendo inversiones. “Este nuevo marco ayudará a abordar de mejor manera los procesos de transformación tecnológica y geopolítica”, afirmó, “ya no cuenta solo el plano nacional, sino que importa lo que ocurra en todo el mundo”. Señaló que los consejos de administración tienen que dar apoyo a los directivos en estas transformaciones.

España ha mejorado puestos en los rankings de buen gobierno de las empresas. La posición española sigue lejana de la de países de su entorno. Las nuevas regulaciones van en esa línea de adaptar este campo al de otros mercados. El reto de las compañías es el de asimilar estas recomendaciones en su política y que los planes estratégicos a futuro las incluyan. La egulación incluye cambios en la formación de los consejos y en la necesidad de otorgar una voz más importante de los accionistas en el funcionamiento de la compañía con instrumentos de control.

Tras su discurso, Rodríguez señaló en concreto a la banca. La presidenta afirmó con rotundidad que “si la AEB (Asociación Española de Banca) reflexiona un poco y tiene memoria, se dará cuenta de que para seguir inspirando confianza no le pasa nada por ser transparente”. De esta forma respondió a la asociación que acusó a la CNMV de dar “escasa regulación” a la llamada banca en la sombra.

La presidenta de la comisión lamentó que durante la tramitación de la ley se “trivializó” el tema del código de buenas prácticas. Sin embargo, remarcó que “hay que introducir valores sociales en las empresas, no son islas”. Por ello, consideró que ya no puede haber solo objetivos económicos en la actividad de las empresas.

Más mujeres

Elvira Rodríguez comentó en su ponencia que todas estas políticas deben incluir también a las mujeres, aumentando su importancia en la toma de decisiones. Afirmó que espera que para 2017 el 30% de los asientos en los consejos de administración de las compañías cotizadas estén ocupados por ellas.

Otra de las incorporaciones que tiene el código de buenas prácticas empresariales promulgado por la CNMV es la inclusión de la Responsabilidad Social Corporativa, algo que en el anterior, de 2006, no se hizo. “Esto es fundamental porque hay que construir las bases para que la empresa genere beneficios a la sociedad por encima del impacto negativo que pueda tener su actividad”.

La reforma del código ha traído consigo cambios en tres líneas. Por un lado, obliga a las empresas a dar información sobre el cumplimiento del mismo. En segundo lugar, “ha aportado mayor transparencia” en el funcionamiento de las juntas de accionistas, permitiendo la asistencia de todos. Por último, ha cambiado la relación entre los consejeros y los cargos ejecutivos de las empresas, dando independencia a unos y otros. “La transparencia no debe causar problemas a nadie, esta norma sirve para unir los intereses de los administradores y los accionistas, ahora solo queda que las empresas adopten todas estas estrategias”, concluyó.

Normas